¿Qué son los alimentos orgánicos y 15 beneficios para la salud de comer alimentos orgánicos?

Los alimentos orgánicos se refieren a productos alimenticios que se producen, preparan y procesan sin el uso de ningún producto químico. Significa que la producción de alimentos orgánicos prohíbe el uso de pesticidas químicos, fertilizantes químicos o conservantes químicos. En consecuencia, los alimentos orgánicos están ganando cada vez más popularidad porque una mayor parte de la población quiere conocer sus beneficios. La creencia del público en general es que los alimentos orgánicos son más saludables en comparación con los convencionales, y es la razón principal de su mayor demanda durante la última década.

La elección de consumir alimentos orgánicos es, por lo tanto, una tendencia creciente en el mundo de hoy tras la realización de necesidades saludables de superación personal. Sin embargo, encontrar datos precisos sobre los alimentos orgánicos siempre ha sido confuso, ya que las personas tienen opiniones variadas con respecto a sus beneficios en general. Este artículo define los hechos más precisos sobre la Los 15 principales beneficios para la salud de comer alimentos orgánicos.

Los 15 principales beneficios para la salud de comer alimentos orgánicos

  1. Mejor salud general

Debido a que los alimentos orgánicos no se producen ni procesan mediante el uso de pesticidas o fertilizantes químicos, no contienen elementos químicos tóxicos y es posible que no afecten la salud humana de manera dañina. El uso de técnicas naturales como el abono verde para fertilizar las tierras y la rotación de cultivos en el control de plagas y enfermedades funcionan absolutamente bien para producir productos alimenticios finales más seguros, saludables y olorosos. Además, alimentos sanos significa simplemente personas sanas y una mejor alimentación para una vida mejor tanto para las personas como para los animales.

  1. Contenido de antioxidantes

Los efectos positivos de los antioxidantes en la salud general se han establecido en una serie de estudios científicos, especialmente los derivados de alimentos orgánicos. Esto se debe a que los alimentos orgánicos están libres de sustancias químicas extrañas que normalmente reaccionan con las vitaminas, los compuestos orgánicos y los minerales, lo que reduce los impactos positivos esenciales de los antioxidantes en los productos alimenticios.

Los últimos estudios proponen que el consumo de alimentos orgánicos puede contribuir a una mayor ingesta de antioxidantes nutricionalmente ventajosos y una exposición limitada a los metales pesados. Los impactos positivos de los antioxidantes obtenidos de los alimentos orgánicos incluyen la prevención de enfermedades cardíacas, cáncer, problemas de visión, envejecimiento prematuro y mal funcionamiento cognitivo.

  1. Mejora de la condición del corazón

El pastoreo exclusivo en pasto natural aumenta las cantidades de CLA (ácido linoleico conjugado) que se encuentran en los productos animales. La energía del sol es absorbida por la hierba natural a través de la fotosíntesis y es convertida en el CLA orgánico más deseable por los herbívoros que se alimentan de ella. El CLA es un ácido graso saludable para el corazón con el potencial de reforzar la protección cardiovascular, y se encuentra en mayores cantidades en la carne y los productos lácteos de animales que han sido criados en libertad.

  1. Resistencia antibiótica

Los seres humanos son susceptibles a diversos problemas de salud y enfermedades, y la mayoría de las veces tienen que tomar medidas de precaución para asegurarse de que se mantengan saludables. Esto se logra al obtener una variedad de vacunas y antibióticos cuando se detecta una nueva cepa de virus o bacteria. De manera similar, las fuentes de alimentos no orgánicos (especialmente ganado y piensos) utilizan vacunas, hormonas de crecimiento, subproductos animales y antibióticos para tratar y alimentar a los animales.

Cuando los humanos consumen productos alimenticios no orgánicos, indirectamente consumen antibióticos, hormonas de crecimiento y vacunas que debilitan el sistema inmunológico debido a la sobredosis de antibióticos, vacunas, hormonas y subproductos animales. Esto puede alterar el sistema inmunológico, lo que hace que los humanos sean incapaces de defenderse contra las enfermedades. El beneficio de los alimentos orgánicos es que sus procesos de producción no involucran el uso de antibióticos, hormonas de crecimiento, subproductos animales o vacunas.

  1. Mejor sabor

Aparte de la nutrición, las estructuras de minerales y azúcares en los alimentos orgánicos son sabrosas porque los cultivos tienen más tiempo para desarrollarse y madurar. El uso de técnicas de producción agrícola naturales y respetuosas con el medio ambiente se revela como la razón del mejor sabor de los productos alimenticios orgánicos. Comúnmente se informa que el sabor de las frutas y verduras orgánicas es de mayor calidad en comparación con las que se cultivan convencionalmente.

  1. Reducción de pesticidas

El consumo de pesticidas químicos está relacionado con una variedad de enfermedades y trastornos, como cánceres, disfunciones digestivas, dolores de cabeza, TDAH, defectos de nacimiento, sistema inmunológico debilitado e incluso muerte prematura. Los alimentos orgánicos están libres de pesticidas y por eso son preferibles para lograr una mejor salud en general. Así como los pesticidas tienen el poder de mantener ciertas plagas alejadas de los cultivos, también tienen químicos potentes como los organofosforados.

Estos productos químicos no son naturales y son los compuestos minerales que provocan varias anomalías en la salud de los seres humanos. Los organofosforados, por ejemplo, están asociados con varios trastornos del desarrollo, como el TDAH y el autismo. Por lo tanto, los productos alimenticios orgánicos ofrecen una mejor vida saludable, especialmente para los niños que se ven potencialmente afectados por las toxinas de los pesticidas durante su edad de desarrollo.

  1. Sistema inmunológico más fuerte

Las prácticas agrícolas tradicionales o industriales tienen como objetivo mejorar la producción y el rendimiento agrícola por todos los medios necesarios. Por ejemplo, la idea de producir más cereales, más carne y frutas más grandes mediante modificaciones genéticas y el uso de hormonas de crecimiento parece resolver algunas de las preocupaciones sobre la inseguridad alimentaria en el mundo. Los efectos aún no son visibles, pero a largo plazo, las consecuencias son la sensibilidad a los alérgenos y una reducción importante de la fuerza del sistema inmunológico.

Al comer alimentos orgánicos, los riesgos de disminución de la fuerza del sistema inmunológico se reducen significativamente porque los alimentos orgánicos no se alteran en absoluto. Además, los alimentos orgánicos tienen calidad y mayor contenido de vitaminas y minerales que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico humano.

  1. Los productos orgánicos no contienen veneno.

La agricultura ecológica no utiliza ningún tipo de productos químicos peligrosos para alejar plagas y enfermedades. Todas las prácticas son naturales y por lo tanto no dañan al consumidor. Aspectos como la biomagnificación se reducen a través de la práctica de la agricultura orgánica, ya que los pesticidas químicos, los fertilizantes, los herbicidas y las hormonas de crecimiento artificiales están prohibidos en una granja orgánica. Por lo tanto, los productos alimenticios orgánicos están libres de contaminación con sustancias químicas dañinas para la salud.

sandía-verano-alimentos-orgánicos

  1. Consumo de productos alimenticios altamente nutritivos

Los productos alimenticios orgánicos como la carne orgánica, la leche orgánica, el pescado orgánico y las aves orgánicas contienen un contenido nutricional muy alto porque no contienen ingredientes modificados en comparación con los productos alimenticios agrícolas convencionales. Otro factor que los hace altamente nutritivos es que se les da tiempo para desarrollarse y se les brindan las mejores condiciones naturales para su crecimiento. El contenido de vitaminas y minerales de los productos alimenticios orgánicos siempre es alto, ya que la vida y la salud del suelo ofrecen el mecanismo más adecuado para que los cultivos accedan a los nutrientes del suelo.

  1. Los alimentos orgánicos no están modificados genéticamente.

Los alimentos orgánicos están libres de transgénicos, es decir, no están modificados genéticamente por naturaleza. La ingeniería genética de productos alimenticios es una gran preocupación en la era actual. Son alimentos o plantas con ADN alterado de maneras que no ocurren en la naturaleza, generalmente para mejorar la resistencia a pesticidas/herbicidas. Si bien no hay pruebas concluyentes de sus peligros, a los defensores de la seguridad alimentaria les preocupa que no se hayan realizado investigaciones a largo plazo para confirmar su seguridad.

Los defensores de la seguridad alimentaria creen que los OMG son una de las principales causas del crecimiento lento del cerebro, el daño a los órganos internos, los trastornos gastrointestinales y el engrosamiento del tracto digestivo. Así, el beneficio para la salud de consumir alimentos orgánicos es que están libres de OGM, un componente muy común en los alimentos no orgánicos.

  1. La seguridad ambiental

Los alimentos orgánicos se cultivan localmente y presentan una interferencia mínima con los recursos ambientales que sustentan una vida saludable. Dado que los productos químicos nocivos están prohibidos en la agricultura orgánica, existe una contaminación mínima del agua, el aire y el suelo, lo que garantiza un entorno más saludable y seguro. Para ser precisos, la agricultura orgánica disminuye las implicaciones a largo plazo para la salud humana causadas por la contaminación del aire, el agua y el suelo.

  1. Tienes la certeza de que estás consumiendo alimentos frescos

Los productos alimenticios orgánicos se guían por estándares muy estrictos de producción, procesamiento y preparación. En ningún momento encontrarás conservantes químicos utilizados en los alimentos ecológicos. Como tal, los alimentos orgánicos suelen ser más frescos y llenos de sabor, ya que no utilizan conservantes para que tengan una vida útil más larga. La mayoría de los productos alimenticios orgánicos se venden o se aprovechan localmente junto al lugar donde se producen.

  1. Disminución de las posibilidades de enfermedades transmitidas por los alimentos

Ha habido varios casos reportados de brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos. Los huevos, las espinacas, la mantequilla de maní, los melones y los alimentos de los restaurantes de comida rápida encabezan la lista, ya que su producción se centra principalmente en las ganancias de la agroindustria. Incluso los animales están enfermos, ya que un gran porcentaje de ellos están drogados, vacunados y alimentados con subproductos animales para mejorar su productividad y satisfacer las demandas cada vez mayores de la agroindustria.

Esta práctica se conoce como operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés) y provoca infecciones mortales resistentes a los medicamentos que adquieren los consumidores finales cuando comen los productos alimenticios. La mejor manera de prevenir los brotes de enfermedades transmitidas por alimentos es optar por alimentos orgánicos.

  1. Consumo de carne y leche de mayor calidad.

La carne y la leche orgánicas son de la más alta calidad. Hay afirmaciones de que la carne no es buena para la salud humana. Sin embargo, son las CAFO las que normalmente empeoran la calidad de la carne y la leche al introducir antibióticos extraños e insalubres, así como otras drogas en el producto alimenticio final.

Cuando consume leche y carne que se produce, prepara y procesa orgánicamente, tiene la garantía de productos con vitaminas y minerales de mayor calidad. Por ejemplo, se ha demostrado que la leche orgánica tiene un 60 % más de ácidos grasos omega-3, antioxidantes, vitaminas y CLA que la leche no orgánica. Además, las vacas orgánicas pastan en pastos, lo que resulta en una mejor calidad de la carne.

  1. Niveles más bajos de metales tóxicos

Por ahora, está claro que todo lo que ingerimos proviene indirectamente del suelo junto con otras interacciones ambientales físicas. Entonces, el hecho de que la agricultura orgánica no use agroquímicos para la producción de cultivos significa un consumo mínimo de metales tóxicos. Nuevos estudios confirman que los cultivos orgánicos tienen niveles 48% más bajos del metal tóxico cadmio que los cultivos convencionales.

Referencias: Guía de ayuda, HuffingtonPost
Crédito de la imagen: Unsplash, Jill

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

cinco − 4 =