Paja de bambú: reutilizable y cero residuos

Si en la década de 1960 los objetos de plástico desechables de uso diario tuvieron su apogeo, este consumo excesivo hoy tiene consecuencias desastrosas sobre el medio ambiente.

Según National Geographic, hay más de 8,3 mil millones de pajitas de plástico en nuestros océanos. Una cifra que está llamando la atención, pero que afortunadamente debería caer con la prohibición de la venta de productos de un solo uso, así como con alternativas más sostenibles y ecológicas, como la paja de bambú, que cada vez es más popular entre ciudadanos y profesionales.

Pajitas de plástico: un producto no tan inocente

Añaden color a sus bebidas y batidos. Pero estas pajitas de plástico, que a menudo solo se usan durante unos minutos, tardan entre 200 y 400 años en degradarse en la naturaleza.

Entre los ocho millones de toneladas de basura que se vierten a los océanos cada año, una buena cantidad de pajitas.

Demasiado pequeños, los filtros no los detienen durante el proceso de reciclaje. La mayoría acaba en el mar así.

Solo en Europa, se producen 25 millones de toneladas de plásticos cada año.

La mayoría solo se usan en promedio veinte minutos antes de desecharse.

Y el reciclaje no es el único problema con los plásticos que abundan en los mares.

Seguro que has oído hablar de los continentes de plástico, el más inquietante de los cuales se encuentra en el noreste del Océano Pacífico, entre California y Hawai.

Tan grande como tres veces el tamaño de Francia, se formó debido a las corrientes marinas que unieron los detritos en un enorme archipiélago.

Actualmente, su superficie es evaluada por la revista «Scientific Report» en más de 1,6 millones de km². Por supuesto, aumenta constantemente con los nuevos residuos que se le agregan con el tiempo.

Los científicos han estimado que alrededor de 1,8 billones de piezas de plástico se amontonan en este gran continente flotante.

Los otros continentes se encuentran respectivamente en el norte y sur del Pacífico, en los dos extremos del Océano Atlántico y uno en el Océano Índico. En otras palabras, ninguno de los océanos se libra por completo de este fenómeno.

Denominados por los científicos «El séptimo continente», estos gigantescos montones de residuos son representativos de nuestro modo de vida y de la dificultad de reciclar estos productos nocivos para nuestro medio ambiente.

La particularidad de las pajitas de plástico en comparación con otros bienes de consumo cotidiano proviene, en particular, de su peligrosidad para los animales, que pueden tragarlas con facilidad.

Una vez en el océano, la paja tiene una alta probabilidad de ser absorbida por los mamíferos marinos. Estos últimos son, lamentablemente, las primeras víctimas del plástico. En Costa Rica, el video de una tortuga marina que se encontró con una pajita en una de sus fosas nasales ha sido visto más de 30 millones de veces y ha creado conciencia en todo el mundo.

Muy difícil de ver, podemos ver a un científico quitando una pajita de plástico clavada en la fosa nasal del animal. Podemos subrayar aquí uno de los muchos aspectos positivos de Internet que permite plantear un problema ecológico y compartirlo rápidamente.

Los gobiernos de todo el mundo también se han dado cuenta de la magnitud de los daños y la emergencia climática.

Por eso, varios proyectos de ley están en marcha o han entrado en vigor. Se relacionan con la contaminación, la protección costera y el consumo de bienes de un solo uso.

Y, una vez que no es costumbre, políticos y asociaciones ecologistas han acordado por unanimidad el proyecto de ley que tiene como objetivo prohibir la venta de productos plásticos de un solo uso.

El anunciado fin de las pajitas de plástico es, por tanto, un primer paso hacia una prohibición total de este tipo de productos.

Después de todo, ¿quién no ha tenido la experiencia de comprar una bebida para llevar y tirarla toda cinco minutos después?

Es la ley “Egalim” la que rige la prohibición a los propietarios de restaurantes, cantinas, restaurantes de comida rápida y tiendas de alimentos de vender pajitas de plástico a los consumidores.

Para ir más allá, el gobierno ha anunciado una restricción sobre los productos típicos de «envases de alimentos» que se encuentran en los envoltorios de los sándwiches.

Esta ley completa un proyecto más ambicioso que tiene como objetivo eliminar por completo los productos plásticos de un solo uso a partir de 2021.

¿Qué alternativas a las pajitas de plástico?

No es necesario que renuncies por completo a tu cóctel favorito para ser más ecológico. Se necesita un poco de ingenio para cambiar nuestros hábitos sin alterar demasiado nuestro estilo de vida. Y la alternativa a las pajitas de plástico ya existe: las pajitas de bambú.

El bambú es esta bonita planta que crece principalmente en las regiones asiáticas, principalmente en China.

Ciertos tipos de bambú también se ven en América o Australia.

Conocida por sus propiedades ecológicas, esta planta puede absorber hasta un 30% más de CO2 que los árboles de hoja caduca.

Para la misma densidad, una plantación de árboles de hoja caduca fija alrededor de 3 toneladas de CO2 al año. El bambú absorberá hasta 12 toneladas de CO2 al año.

Otro de los grandes beneficios de esta exótica planta es el rápido crecimiento del bambú. Un brote joven puede crecer hasta un metro por día, lo que facilita enormemente la explotación de los bosques.

Estas pajitas exóticas y ecológicas son 100% biodegradables y reutilizables.

¿Cómo se hacen las pajitas de bambú?

De los bosques de bambú, estas pajitas son completamente verdes.

El envasado sigue siendo un proceso bastante sencillo, ya que las pajitas adoptan la forma natural del bambú. La planta esbelta y vacía en el interior es la base perfecta para producir pajitas.

Varias empresas europeas obtienen sus suministros de Bali. El 24 de diciembre de 2018, la isla se convirtió, bajo el liderazgo del gobernador Wayan Koster, en uno de los primeros estados en luchar contra la contaminación estableciendo nuevos hábitos más ecológicos.

Las pajitas de plástico han dado paso al bambú.

Desde entonces, otros países también han querido prohibir el plástico para reemplazarlo con materiales alternativos y compostables.

Cuidado de la paja de bambú

Además de ser ecológicas, las pajitas de bambú también son fáciles de mantener.

Para lavarlos, simplemente colócalos en el lavavajillas como lo haces habitualmente con el resto de utensilios. No hay problema en cuanto a higiene, al igual que los cubiertos, las pajitas son fáciles de lavar.

Si tiene la posibilidad, seque sus pajitas al aire libre y omita el programa de secado de su lavavajillas. Tus pajitas durarán más.

Lave a mano sus pajitas con agua tibia y jabón. Las pajitas generalmente vienen con un cepillo para biberones para facilitar la limpieza. Luego déjelos secar al aire.

Si necesita desinfectar sus pajitas. Nada es más fácil. Deje que el agua, el vinagre y la sal hiervan juntos en una cacerola y sumerja sus utensilios de bambú durante cinco minutos.

Una vez secos, quedarán como nuevos.

Las pajitas de bambú tienen una vida útil de tres a doce meses, según el uso. Se pueden convertir en abono al final de sus vidas.

El argumento de la salud

¡Además de ser buenas para el planeta, las pajitas de bambú también son mejores para tu salud! ¿Cómo? ‘O’ ¿Qué? Es muy simple.

Al beber de un recipiente de plástico, también tragamos una pequeña cantidad de plástico que termina en el estómago.

¡El cuerpo humano obviamente no está hecho para absorber plástico y aún así! Según un estudio revelado por correo internacional, podríamos tragarnos en promedio el equivalente a una tarjeta de crédito por semana.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

veinte − 10 =