Caza furtiva en Francia – Conservación de la naturaleza

En Francia, la caza y la pesca están sujetas a regulaciones específicas. Las autoridades establecen fechas y lugares específicos para estas actividades, las cuales están sujetas a la obtención de un permiso y deben cumplir con los medios legales de caza o pesca. También existen listas de especies autorizadas, que difieren según la edad y el tamaño de los individuos. El 70% de la caza furtiva francesa tiene lugar en el agua de ríos y lagos, pero también en mares y océanos, porque Francia está a la cabeza del segundo espacio marítimo del mundo.

Algunas especies son más codiciadas que otras: en Francia, este es por ejemplo el caso de los tiburones martillo, los holoturios (también llamados pepinos de mar) y las angulas.

Las angulas se refieren a los alevines de la anguila europea, es decir, a sus crías. Son un manjar muy popular en Asia y se calcula que cada año se exportan ilegalmente cientos de miles de kilos de anguilas cristal, para un mercado valorado en varios miles de millones de euros. En cuanto a los jilgueros, aves que viven en grupos pero que se venden individualmente, también son presa principal de los cazadores furtivos.

Francia es también un importante país de tránsito o destino en términos de comercio ilegal de flora y fauna. La Oficina Nacional de Caza y Vida Silvestre, en asociación con la aduana, informa que los bienes incautados con mayor frecuencia son el marfil de elefante, mamíferos y reptiles vivos, cuerpos de aves, así como plantas y corales vivos. La mayoría de los productos cazados furtivamente que pasan por Francia provienen de países africanos y casi la mitad de ellos tienen como destino China.

Desafíos sustanciales a largo plazo

La caza furtiva acelera la degradación de la biodiversidad y puede precipitar la desaparición de ecosistemas enteros.

Algunas especies sedentarias pueden simplemente desaparecer, mientras que la caza furtiva de especies migratorias puede afectar los ecosistemas de países distantes al degradar las posibilidades de supervivencia de los individuos. Ciertos factores agravan estas perturbaciones: los cazadores furtivos pueden atacar a individuos particularmente vulnerables, como las hembras preñadas que huyen con mucha menos eficacia, apuntar a lugares sensibles como los nidos, o elegir una estación como la hibernación que les permita atacar por sorpresa. Los cazadores furtivos también utilizan métodos prohibidos, incluidas redes o pegamento, que atrapan animales que no necesariamente fueron el objetivo.

La reproducción de especies está amenazada por estos comportamientos humanos. Algunos de ellos se adaptan a los cazadores furtivos y desarrollan comportamientos de extrema precaución o huida de los humanos, pero estas reacciones varían mucho de una especie a otra. Algunas especies se ven particularmente afectadas y su supervivencia puede verse rápidamente amenazada; sin embargo, si una especie desaparece como resultado de la caza furtiva, todo el ecosistema se debilita. Por último, muchas enfermedades aún desconocidas pueden transmitirse de animales a humanos si estos últimos consumen carne escalfada.

¿Cómo luchar contra la caza furtiva en Francia?

En Francia, la caza furtiva es ilegal. Esto no impide que los cazadores furtivos practiquen, o incluso que se desarrollen. Sin embargo, la ley del 10 de julio de 1964, conocida como la ley Verdeille, tenía como objetivo, entre otras cosas, luchar contra la caza furtiva y tomar medidas enérgicas contra los estafadores. Desde entonces se han seguido otras directivas, en particular la Directiva sobre aves de la Unión Europea. En particular, esto prohíbe la caza del hortelano: esta pequeña ave está incluida en la lista de especies protegidas francesas desde 1999, pero su población sigue disminuyendo. La disminución del 88% de sus individuos desde 1980 genera temores de una total extinción de la especie.

La misión de la Oficina Francesa de Biodiversidad es asegurar la correcta aplicación de la CITES (Convención Internacional sobre el Comercio de Especies Amenazadas): 1.800 agentes son responsables de rastrear comportamientos ilegales en el territorio. Pero la caza, especialmente la caza ilegal, se produce a gran escala en Francia. Para mejorar y hacer más eficaz la caza furtiva, asociaciones y ONG están abordando el tema, en particular la ONG Robin des Bois que realiza trabajos de localización de cazadores furtivos y también realiza misiones de sensibilización pública.

Otras asociaciones, por su parte, ofrecen recompensas para animar a las personas a involucrarse en la lucha contra la caza furtiva. Este es particularmente el caso de las asociaciones para la defensa del lince en Francia: esta especie, sin embargo, en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, sigue siendo un objetivo regular. Las recompensas tienen como objetivo identificar a los cazadores furtivos para su enjuiciamiento.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

cuatro + once =