Consecuencias ecológicas del calentamiento global en las aves

El impacto del cambio climático tiene lugar en la distribución geográfica y la distribución de las aves, la fenología de las aves, la cronología de la migración y la anidación. Desafortunadamente, no se conocen todas las consecuencias y mecanismos.

Las condiciones climáticas pueden tener un impacto significativo en la biología de las poblaciones de aves. Es probable que el clima afecte el metabolismo de las aves (por ejemplo, el frío aumenta el gasto energético para el mantenimiento de la temperatura) pero también efectos directos o indirectos sobre el comportamiento de las aves. Por ejemplo, puede influir en las condiciones de alimentación o incluso en el éxito reproductivo.

Los fenómenos meteorológicos extremos, como heladas o sequías, pueden tener efectos catastróficos en las poblaciones de aves, incluidos efectos a largo plazo en las cohortes.

Por ejemplo, un cambio periódico en las corrientes oceánicas a lo largo del lado occidental de América de El Niño da como resultado cambios en la abundancia de peces. Esto tiene un impacto negativo en las poblaciones de aves marinas del Pacífico con una falla catastrófica de reproducción e incluso la muerte de aves adultas.

La reflexión sobre el impacto del cambio climático en las aves es aún reciente. Sin embargo, existe evidencia de que los animales y las plantas se han visto afectados por el cambio climático reciente. El impacto se produce en particular en la reproducción, en los cambios en el calendario migratorio de las especies, en la evolución de los parámetros de reproducción (tamaño de los huevos, éxito reproductivo), en el número y distribución de las poblaciones, etc.

Cambio de distribución y distribución geográfica

La hipótesis de una migración de especies de sur a norte debido al cambio climático es difícil de justificar en la actualidad. Hay varios factores potenciales que podrían afectar la distribución de las aves. Los estudios realizados en Gran Bretaña sobre la distribución de cuarenta especies de aves han mostrado un desplazamiento medio de 19 km hacia el norte. Sin embargo, las especies ubicadas en el norte del país no han visto el sur de sus áreas de distribución moverse hacia el norte. Por lo tanto, este resultado debe tomarse con cautela, ya que podría ser el resultado de factores no tomados en cuenta en el estudio, como una modificación de los hábitats utilizados por estas especies en el sur.

También se puede encontrar una modificación de la distribución altitudinal debido al calentamiento global. Un estudio realizado en Costa Rica mostró que el calentamiento provocó un aumento en la altitud promedio que resultó en la colonización de los bosques de montaña por especies de aves bajas. En los bosques templados podrían producirse efectos similares.

Un método basado en un enfoque iterativo basado en inteligencia artificial ha demostrado cómo los nichos ecológicos de 1870 especies de aves, mamíferos y mariposas en México responden a diferentes escenarios de calentamiento global. Demostraron que aunque las extinciones y las reducciones drásticas en la distribución son poco frecuentes, la rotación de especies en algunas comunidades puede ser superior al 40%, lo que sugiere serias perturbaciones ecológicas.

Cambio de fenología

Esta es el área de estudio para la que existe la evidencia más sólida del impacto del cambio climático en las aves. En particular, se han realizado estudios que muestran cambios en el momento de la migración y la fecha promedio de puesta de huevos, la mayoría de los cuales se basan en observaciones realizadas en grandes áreas geográficas o durante largos períodos de tiempo. Las especies tenderían a llegar más temprano en la primavera, y los últimos avistamientos de aves en el otoño también serían más tarde. Por tanto, algunas especies permanecerían más tiempo en su territorio de anidación.

Los datos de estudios en la costa báltica de Rusia sugieren que la migración de las crías se produce a principios del otoño, lo que sugiere que la temporada de reproducción también se ha adelantado. Esto también se ha observado en el Reino Unido para algunas especies donde se observó una correlación entre el período de llegada en primavera y la fecha de puesta. Un análisis de los datos de anidación de varios miles de nidos en el Reino Unido para 65 especies de aves mostró que 20 mostraron una tendencia significativa a poner antes (51 especies sin considerar la importancia), una sola especie desovó significativamente más tarde. Los resultados mostraron que las tendencias no se limitan a ciertos grupos taxonómicos, incluidas las aves marinas, los córvidos, los insectívoros que anidan y migran y los que comen semillas. Las especies de anidación tempranas (como la urraca euroasiática, Pica pica) tenían más probabilidades de poner antes que las especies de anidación tardía (como Corn Bunting, Miliaria calandra).

Un estudio más profundo en un período de tiempo más amplio (casi 60 años) ha demostrado que la fecha de desove de estas especies está relacionada con la temperatura o la precipitación para 31 de las 36 especies en cuestión. Poco más de la mitad de estas especies (53%) mostraron tendencias a poner más tarde en el período de tiempo, 37% de las cuales podrían explicarse estadísticamente por el cambio climático.

Otro estudio se llevó a cabo en los Estados Unidos considerando más de 3450 nidos entre 1959 y 1991, y mostró que la fecha promedio de puesta de golondrinas (Tachycineta bicolor) se desplazó en promedio 9 días antes y que el principal factor correlativo fue el cambio en la temperatura del aire.

Los efectos del calentamiento global pueden ser más visibles en las especies pequeñas que en las grandes. El grado de avance de una especie sería entonces inversamente proporcional a la masa corporal. Esto podría explicar en parte la diferencia en la respuesta de las aves al calentamiento global.

Impacto en factores demográficos

Se sabe relativamente poco sobre el impacto del cambio climático en factores demográficos, como el éxito reproductivo o la supervivencia, que influyen en la dinámica poblacional de las especies.

Una serie de factores que interactúan y que pueden influir en uno o más parámetros demográficos. Por ejemplo, el tamaño de la nidada puede variar según la fecha de puesta, la edad y la experiencia de los padres, la densidad de población o una variedad de factores ambientales como la latitud, la altitud o el hábitat. Diferentes estudios han demostrado que el clima también se puede correlacionar con el desempeño reproductivo.

Un estudio también ha demostrado en el papamoscas negro (Ficedula hypoleuca) que el tamaño del huevo aumentaba cuando los manantiales estaban calientes, y que el número de huevos aumentaba cuando la fecha de puesta era más temprana y la primavera cálida.

Varios estudios realizados en aves marinas han permitido destacar la influencia del clima en el rendimiento de la explotación. Por lo tanto, la fecha de puesta, el tamaño de los huevos y la cría están correlacionados con el clima.

Otro estudio más reciente, realizado en el fulmar septentrional (Fulmarus glacialis) también mostró la influencia del clima en el éxito de la eclosión y despegue de las crías. Esto en particular a través del impacto del duro invierno sobre la abundancia de presas (peces y crustáceos) que influirán en la condición física de los padres.

La respuesta de las aves marinas al cambio climático depende en parte de la respuesta de su presa principal a estos cambios de temperatura. Así, determinadas especies como Starique cristatelle (Aethia cristatella) pueden verse favorecidas (mejor éxito reproductivo) cuando las temperaturas de la superficie del mar son más bajas porque se alimentan de macro zooplancton que se ven favorecidos en tales condiciones. Mientras que otros como el frailecillo atlántico (Fratercula corniculata) tienen mejor éxito reproductivo cuando las temperaturas de la superficie del mar son más altas porque esto favorece al mesoplancton, presa de los peces devorados por los frailecillos.

Por lo tanto, es probable que los cambios a largo plazo en la temperatura de la superficie del mar afecten la viabilidad de las poblaciones de cada grupo de diferentes maneras y puedan alterar las comunidades de aves en un área.

Cambio climático y selección natural

La respuesta actual de muchas especies al cambio climático indica que la mayoría de las especies tienen la plasticidad fenotípica para hacer frente a estos cambios. Sin embargo, también se ha comprobado que determinadas especies pueden tener dificultades para adaptarse al cambio climático, por ejemplo porque los diferentes eslabones de la cadena alimentaria pueden reaccionar de forma diferente al cambio climático.

En Colorado, la marmota de vientre amarillo (Marmota flaviventris) emerge de la hibernación invernal a principios de la primavera debido a las temperaturas más cálidas. Sin embargo, a pesar de este aumento de temperatura, la fecha de deshielo no ha cambiado debido al aumento de los volúmenes de nieve, como resultado del aumento de las precipitaciones en invierno. Por lo tanto, el intervalo entre la salida de la hibernación y el período en el que el suelo ya no estará cubierto de nieve puede ser crítico.

Las aves migratorias también podrían sufrir el cambio climático. De hecho, podrían salir antes de sus áreas de invernada después de un estímulo ambiental favorable y llegar a su área de anidación cuando las condiciones no sean favorables y no se disponga de todos los recursos necesarios.

Conclusión

Aún existen muy pocos datos para interpretar la respuesta de la avifauna al cambio climático. Por tanto, es necesario seguir estudiando este fenómeno y, en particular, los diversos factores intrínsecos y extrínsecos que podrían incidir en la adaptación de determinadas especies. Estos factores son, por ejemplo:

  • Falta de adaptación fenotípica y genotípica: las especies que no pueden responder al cambio climático pueden ser más vulnerables.
  • Capacidad de dispersión: las especies que tienen poca capacidad de dispersión pueden no poder moverse debido a los cambios climáticos en su área.
  • espacio, especialmente cuando se ve afectado por la fragmentación del hábitat.
  • Plasticidad ecológica: es probable que la rápida evolución del medio favorezca a las especies generalistas y / o adaptables y perjudique a especies muy especializadas adaptadas a un nicho ecológico.
  • Población pequeña: estas poblaciones son las más vulnerables a los cambios rápidos.
  • Mayor frecuencia de eventos extremos: las poblaciones pueden verse muy reducidas por eventos climáticos extremos, y un aumento en su frecuencia puede afectar la viabilidad de las poblaciones a largo plazo.
  • Pérdida del hábitat o pérdida de la calidad del hábitat: el cambio climático puede afectar la viabilidad de los hábitats de las aves o cambiar la abundancia de sus recursos alimentarios. Los grandes cambios en la agricultura, incluidos los tipos de cultivos y el uso de pesticidas, serán un factor particularmente importante para muchas especies de aves que viven en hábitats modificados por los humanos.
  • Cambios en la distribución de otras especies: El potencial de las especies exóticas y / o invasoras de tener impactos adversos es otro factor importante que debe tenerse en cuenta. Algunas especies que actualmente no son un problema podrían colonizar ciertas áreas y cambiar su estado debido a cambios en las condiciones ambientales.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

diecisiete − quince =