Cómo deshacerse de las plagas del jardín sin productos químicos

0
(0)

La jardinería doméstica representa el uso de casi 80 millones de libras de pesticidas por año en América del Norte.

La mayoría de estos se utilizan para controlar insectos en frutas y verduras.

Desde el jardín, la mayoría de estos productos químicos llegan a los arroyos y ríos como escorrentía y, desde allí, a los océanos.

Los organofosforados son el tipo más común de insecticidas e incluyen el malatión y el paratión .

Estos productos químicos son efectivamente agentes nerviosos, muy similares en composición a armas como el gas sarín, y se derivaron de la investigación nazi sobre armas químicas durante la Segunda Guerra Mundial.

Actúan inhibiendo los neurotransmisores del cerebro y del sistema nervioso, provocando parálisis, convulsiones y muerte. Son peligrosos para prácticamente todos los animales del planeta.

Su principal ventaja sobre los pesticidas más antiguos, como el DDT, es que no son persistentes y se descomponen muy rápidamente en el medio ambiente.

Afortunadamente, existen varias alternativas naturales a estos productos químicos potentes y peligrosos, la mayoría de los cuales son inofensivos para las personas y los animales.

 

Soluciones naturales para tu jardín

El problema más común al que se enfrentan los jardineros es el daño que los insectos provocan en sus plantas. Con métodos de cultivo y jardinería adecuados, este problema se puede reducir drásticamente antes de tener que recurrir a otros métodos.

Esto significa tener un suelo bien preparado, ajustar el equilibrio del pH según sea necesario, buen drenaje y circulación de aire.

1. Separación adecuada

A medida que su jardín crezca y tome forma, retire y deseche las plantas que tengan problemas. Asegúrese de mantener la zona de compostaje alejada de la zona principal de jardinería, ya que el montón de compost atraerá plagas.

2. Mantillo y compost

Mantenga los canteros de su jardín bien cubiertos con mantillo y abono para garantizar un desarrollo saludable de las plantas. Asegúrese de utilizar mantillo limpio, ya sea comprado a un distribuidor de confianza o cultivado por usted mismo.

3. Limpiar un perímetro

Asegúrese de mantener el área de su jardín libre de escombros y elementos que atraigan insectos. Si tiene árboles frutales cerca de su jardín, deseche inmediatamente cualquier fruta caída o podrida.

4. Fertilizar

Utilice fertilizantes naturales para su jardín. El estiércol limpio es una buena opción, al igual que los fertilizantes en aerosol a base de algas marinas. Son útiles para fortalecer el suelo y promover el crecimiento de las plantas.

Los aerosoles de algas contienen minerales y oligoelementos útiles como hierro, calcio, azufre y magnesio.

5. Variedad

Mezcle los canteros con distintos tipos de plantas intercaladas. Esto dificulta que las plagas específicas de las plantas se propaguen y se propaguen por todo el cantero.

Algunas plantas también son eficaces para ahuyentar a los insectos, incluidas las que se encuentran a su alrededor. Algunas de las mejores plantas repelentes de plagas son:

  • Albahaca: La albahaca es una hierba de aroma intenso que repele mosquitos, moscas y otros insectos. Se puede plantar cerca de verduras o flores para ayudar a mantener alejadas las plagas. 
  • Cebolletas: Las cebolletas son otra hierba de aroma intenso que puede ayudar a repeler plagas. Se pueden plantar alrededor del perímetro del jardín para crear una barrera natural. 
  • Crisantemos: Los crisantemos no sólo son flores hermosas, sino que también tienen propiedades repelentes de insectos. Se dice que son eficaces contra pulgones, moscas blancas y otras plagas. 
  • Caléndulas: Las caléndulas son otra opción popular para repeler insectos. Se dice que son eficaces contra una variedad de plagas, incluidos nematodos, escarabajos y hormigas. 
  • Menta: La menta es un potente repelente de insectos que se puede utilizar para mantener alejadas a las plagas de su jardín. Puede plantar menta cerca de sus vegetales o flores o hacer un espray de menta para utilizarlo como insecticida natural. 
  • Romero: El romero es una hierba aromática que repele mosquitos, moscas y otros insectos. Se puede plantar cerca de las verduras o flores para ayudar a mantener alejadas las plagas. 

6. Esterilizar

Si ha utilizado sus herramientas de jardinería en plantas infectadas, asegúrese de esterilizarlas antes de usarlas en plantas sanas.

Por último, puedes recurrir al poder de la propia naturaleza para que te ayude en tu lucha. Si atraes o compras insectos que se alimentan de las plagas que molestan a tus plantas, podrás eliminarlas de forma natural.

Las mantis religiosas, las moscas sírfidas, las mariquitas, los calcídidos, los bracónidos e incluso las avispas del barro son insectos que te ayudarán a combatir las variedades comunes de plagas del jardín.

7. Tierra de diatomeas

La tierra de diatomeas puede constituir una barrera eficaz para la mayoría de los insectos y funciona abriendo el exoesqueleto del insecto y secándolo.

Las hormigas, al igual que la mayoría de los insectos, no suelen cruzar una línea de tierra de diatomeas. No afecta en absoluto a las lombrices de tierra ni, por desgracia, a las babosas.

8. Sprays naturales

Los aerosoles hechos con jabones naturales también son eficaces contra insectos pequeños de cuerpo blando, como pulgones y ácaros, y también destruirán los huevos de insectos más grandes.

Sin embargo, no afecta a los insectos más grandes.

Existen algunas variaciones de un tema que puedes idear para mantener a raya a esas molestas plagas. Según la gravedad de las plagas de tu jardín, puedes probar una mezcla de ajo, pimientos picantes, levadura en polvo o jabón común y corriente.

Quizás quieras probar algunas de estas mezclas chorreantes.

9. Aceite de neem

El aceite de neem es seguro y eficaz contra una amplia variedad de insectos, incluidos algunos de los más problemáticos en el jardín, como hormigas, pulgones, langostas, minadores de hojas, orugas y muchos otros.

Soluciones para plagas específicas

Ya sean pulgones, babosas, caracoles o conejos, hay algunas cosas que puedes hacer para mantener a raya a los intrusos destructivos de la naturaleza.

Y lo que es mejor, hay muchas formas de hacerlo de forma natural.

Sin productos químicos, sin sustancias nocivas, sin amenazas para su salud o el medio ambiente: solo el método orgánico habitual.

a. Pulgones

Los pulgones, también conocidos como piojos de las plantas, son tan comunes que prácticamente todas las plantas tienen una especie que los padece.

Insectos pequeños y suaves que utilizan sus bocas en forma de aguja para succionar la savia al mismo tiempo que inyectan su propia saliva tóxica en la planta. ¡Sorprendentemente, nacen embarazadas, por lo que se multiplican muy rápido!

Sin embargo, se pueden combatir de varias formas. Procura cultivar plantas que atraigan a los pulgones y a sus depredadores o plantas con un olor fuerte, como cebollino, albahaca y menta, ya que los pulgones son repelidos por estos olores fuertes.

b. Babosas

Las babosas y los caracoles son dos de los principales culpables de incomodar (¡más bien, indignar!) al jardinero común.

Generalmente se los identifica por sus rastros viscosos y supurantes y marcas de mordeduras en las plantas, donde se han deslizado para morder a medianoche; generalmente se esconden en las sombras durante el día y emergen para un bocado nocturno.

Debido a que tienen vientres blandos, cáscaras de huevo aplastadas y esparcidas por todos lados, las plantas afectadas se deslizan como si fueran hojas de afeitar.

Sin embargo, una de las mejores soluciones es la trampa de cerveza (un plato poco profundo lleno de cerveza); les resulta irresistible un chorrito de cerveza auténtica, se deslizan para beber un sorbo, caen y se ahogan. Mueren en medio de la agonía de la intoxicación y el jardinero tiene una plaga menos con la que lidiar. Es una situación en la que todos ganan.

Las babosas también se pueden controlar con barreras de arena fina y alambre o cinta de cobre. Asegúrese de que el alambre o la cinta no estén en una pendiente que las separe de las plantas, ya que el agua que entre en contacto con el cobre podría filtrarse hacia las plantas y dañarlas o matarlas.

Además, los escarabajos, sapos y lagartijas son enemigos naturales de estos viscosos intrusos.

c. Conejos

Olvídate de los dulces recuerdos nostálgicos de Watership Down o de los simpáticos cuentos de Peter Rabbit, esos muchachos de orejas caídas pueden ser lindos, pero también son implacables, persistentes, astutos y rápidos.

Y, como cualquier jardinero sabe, les encanta devorar frutas y verduras.

Una buena defensa contra estos peludos y hambrientos insectos es rodear la zona afectada con una cerca similar a una malla de alambre.

Los molestos conejitos Bugs Bunny también detestan el olor a ajo, así que puedes preparar tu propio pesticida en aerosol. 

d. Orugas

Las orugas son las personalidades divididas del mundo de la jardinería, cuya doble vida es al mismo tiempo una bendición y una maldición para el jardinero.

Como orugas, son gusanos peludos implacables con un apetito voraz, pero una forma de deshacerse de ellos es simplemente recogerlos y alejarlos del jardín.

Al igual que las babosas, tienen vientres blandos, por lo que esparcir generosamente cáscaras de huevo trituradas alrededor de las bases de las plantas las mantendrá alejadas.

Sin embargo, una vez que se hayan metamorfoseado en hermosas mariposas o polillas revoloteando, puedes dejarlas en paz ya que serán tus colaboradores hortícolas, disuadiendo a las plagas y ayudando a que tus plantas perennes florezcan.

Algunos consejos más

  • Al igual que en el mundo humano, los débiles son vulnerables, así que trate de cultivar plantas sanas y libres de enfermedades desde el principio.
  • Inspeccione las hojas y las plantas para detectar cualquier decoloración o daño y, si es necesario, corte las flores marchitas, pellizque y retire todas las plantas que se enfermen.
  • Riega tus plantas con regularidad para mantenerlas sanas y con energía. Utiliza fertilizantes orgánicos y abono orgánico para protegerlas de la desnutrición.
  • Una vez que las malezas se propagan, pueden salirse de control y volverse destructivas, así que mantenga un entorno libre de malezas para minimizar el riesgo de atraer plagas.
  • No siempre tienes que abalanzarte furiosamente contra las avispas y las abejas con un periódico enrollado. Son depredadores naturales y les encanta atiborrarse de cualquier plaga que pase por su lado, así que abrázalas y anímalas a establecerse en tu jardín como las maravillas aladas milagrosas que son.

Así que aquí lo tienes: algunas formas probadas y comprobadas de combatir esos intrusos no deseados del jardín.

Evitar los pesticidas químicos y utilizar sustitutos naturales ayudará a que su jardín crezca bien y, lo que es más importante, de forma segura para usted y el medio ambiente en general.

Valora este artículo

Dale amor!!

Amor obtenido: 0 / 5. Contador: 0

Aún no hay votos, sé el primer en darle amor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas