Alberta 2062 – Aprovechado

Imagínese la economía más fuerte de Canadá en otros cincuenta años, el año 2062.

Los gatos de bombeo ya no bombean, las torres de perforación viejas abandonadas en los depósitos de chatarra, un cráter del tamaño de una pequeña ciudad en lugar de lo que conocemos como Fort McMurry. Pueblos petroleros como Drayton Valley y los pueblos fantasmas de Lloydminster, tapiados y abandonados a la ruina.

Lo que ahora es la joya económica de Canadá, la sólida y próspera economía basada en recursos que es Alberta, tiene una fecha de vencimiento que todos debemos planificar. Esta economía basada en recursos ya se encuentra en un estado de declive para la producción de petróleo tradicional, y se proyecta que la producción de las arenas petrolíferas alcanzará tasas decrecientes en 2020.

Con un futuro incierto, debemos poner en marcha un plan.

Es nuestra responsabilidad ser administradores ambientales y económicos para las generaciones futuras. Debemos asegurarnos de que Fort Mac no se convierta en un sitio para el turismo de desastres para las generaciones venideras. Los desafíos económicos que enfrentan los antiguos líderes manufactureros como Ontario y Michigan pueden ser el destino de Alberta dentro de una generación. La eventualidad de trabajadores calificados y no calificados que ganen un salario de seis cifras cambiará y el impacto ambiental de una industria explotadora mucho después de que se gasten los fondos de recuperación tendrá un impacto duradero.

Como corporaciones responsables, los productores de energía deben dedicar más tiempo a invertir en un mañana realista. Los programas típicos de Responsabilidad Social Corporativa en la industria de la energía giran en torno al principio de retribuir a las comunidades de las que están tomando. Es evidente que el sector es generoso por los impactos inmediatos que se sienten por los montos récord de recaudación de fondos de las organizaciones sin fines de lucro en la provincia. Es evidente que el adelanto es fundamental para la imagen de estas organizaciones, y podría decirse que ayuda a que la imagen de estas organizaciones permita que se lleve a cabo un trabajo más dañino. Cambiar la forma en que las empresas ven el avance es algo que debe suceder para garantizar que las generaciones futuras se queden con un sector energético fuerte y un futuro medioambiental brillante.

El término sostenibilidad tiene muchos significados. Se ha convertido en el eslogan del día en el sector energético como un enfoque para retribuir. Existe un mercado emergente de profesionales en el campo de la sustentabilidad listos para medir y cuantificar los esfuerzos de las corporaciones para reciclar, medir el consumo de energía y diagnosticar ineficiencias operativas. Es alentador ver el cálculo de las tasas de emisión, la compra de créditos compensatorios y el gasto de dinero para cuantificar y calificar la plétora de impactos ambientales; sin embargo, debemos seguir planificando para el mañana. Como miembros responsables del público, debemos presionar para obtener una definición clara de cómo las empresas de energía están invirtiendo en el mañana: el mañana después de que la actividad de la industria en la provincia se desacelere y los fondos de recuperación se agoten. Lo que hacemos hoy que paga a los empleados del sector energético, los inversionistas y todas las provincias a través de regalías y pagos de compensación podría terminar costando enormemente en el futuro a nuestros hijos, nietos, hijos, etc. Vivimos en el ahora en lo que respecta a la extracción y el agotamiento de recursos.

Una cosa está clara, el petróleo y el gas no serán la principal fuente de combustible para las generaciones venideras y debemos abordar esto hoy. La energía solar y eólica son igualmente recursos naturales, y posiblemente recursos que no rivalizarán con el petróleo y el gas en tasas de agotamiento. La industria necesita más regulaciones sobre Responsabilidad Social Corporativa, Sostenibilidad y planificación para el mañana. Es importante asegurarse de que estos fondos no se entreguen simplemente a organizaciones benéficas por un corazón cálido y una exención fiscal, y que se inviertan en tecnologías futuras de energía limpia que tendrán un impacto duradero.

Imagínese el paisaje de Alberta después de cincuenta años más de exploración y explotación de minerales. Hagamos nuestra parte para asegurarnos de que esta provincia siga siendo una tierra de oportunidades para las generaciones venideras y no se convierta en una tierra baldía gracias a las generaciones pasadas.

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

8 + 20 =