¿Puede el emprendimiento social protegernos contra futuros desastres climáticos?

Incluso en el sprint final de una de las elecciones más reñidas de la historia reciente, pocos políticos intentaron sacar puntos políticos de la muerte y destrucción que dejó el huracán Sandy.

De hecho, sucedió todo lo contrario cuando los rivales atrincherados cruzaron el pasillo en una muestra de apoyo bipartidista. Las imágenes inspiradoras de la gobernadora de NJ, Christie, y el presidente Obama trabajando juntos son excelentes ejemplos de la acción colaborativa que el electorado anhelaba desde hace mucho tiempo.

Más importante que esta cooperación, sin embargo, es el repentino foco de atención que el huracán Sandy ha puesto sobre los problemas ambientales normalmente marginados por una nación reacia a unirse a la comunidad internacional. Cobertura mediática como la de Bloomberg Businessweek Es el calentamiento global, estúpido Hubiera sido impensable hace apenas una semana. Ahora, tales historias están firmemente arraigadas en la mente del público y probablemente se volverán más populares en las próximas semanas y meses.

La marea está cambiando, pero ¿qué sucede después?

Tenga en cuenta que esto no es una derrota absoluta para los que niegan el cambio climático. La resistencia sigue muy viva, incluso frente a patrones climáticos erráticos en todo el mundo. Pero los detractores son perdiendo terreno.

¿Y ahora qué?

Aunque la aguja ciertamente se ha movido a nuestro favor, pasará un tiempo antes de que los estadounidenses estén listos para aceptar los amplios sacrificios que algunos científicos del clima han estado recomendando durante décadas. ¿Cómo traemos a los que fueron en la valla al redil y reunir los recursos necesarios para evitar que vuelvan a ocurrir desastres como el huracán Sandy (y peores)?

El auge del emprendimiento social y el bien público rentable

En Cómo cambiar el mundo: emprendedores sociales y el poder de las nuevas ideas, David Bornstein define a los emprendedores sociales como aquellos que logran un cambio significativo y positivo sin tener que comprometer los principios básicos de un buen negocio. En otras palabras, brindan beneficios públicos directos al mismo tiempo que generan ganancias sostenibles para sus empresas: dinero que reinvierten para producir aún más valor social.

En Re-Nuble, creemos que los amplios cambios recomendados por la comunidad científica mundial son absolutamente necesarios si nos tomamos en serio la protección del planeta. Sin embargo, también suscribimos la creencia de Bornstein de que es posible convertir los desafíos sociales y ambientales en oportunidades abordando de manera inteligente las necesidades del mercado no satisfechas.

Por ejemplo:

  • Problema 1: Un porcentaje alarmante de los cultivos que se cultivan en todo el mundo utilizan derivados de combustibles fósiles (es decir, petrofertilizantes, pesticidas), lo que hace que nuestra alimentación sea menos saludable y el medio ambiente más contaminado.
  • Problema 2: De esta comida, casi el 33% (1.300 millones de toneladas) nunca se come. En cambio, va a los vertederos donde se pudre, produciendo metano y otros gases tóxicos de efecto invernadero.

Pedirle a los agricultores que abandonen los fertilizantes o que cultiven menos alimentos requiere un sacrificio directo para ellos, lo que hace que tales soluciones sean económicamente poco atractivas a pesar del impacto ambiental positivo que tales enfoques puedan tener.

Abogamos por una muy diferente enfoque: uno que confiere beneficios a todas las partes interesadas en lugar de pérdidas.

Al reciclar los alimentos no consumidos en fertilizante orgánico y energía renovable, podemos:

  • ayudar a reducir la dependencia de los combustibles fósiles
  • fomentar el cultivo de alimentos más sanos
  • eliminar los gases de efecto invernadero

Como beneficio adicional, este enfoque también crea más empleos verdes en las industrias de alimentos, desechos y energía.

Abandonando un Modelo de Residuos Lineales Puros

No hay sacrificio en este circuito cerrado y sostenible. No son necesarias modificaciones importantes en nuestro estilo de vida actual. Los recursos ya están ahí, esperando ser utilizados. Y podemos usar esos recursos de manera rentable para generar cambios positivos que nos beneficien a todos.

Entre los que exigen una acción medioambiental radical y los que anteponen las ganancias a todo lo demás, las soluciones empresariales sociales como esta crean un terreno común muy necesario. Todo lo que se requiere es que nosotros, como país (y el mundo), apreciemos tanto la urgencia de los desafíos ambientales que enfrentamos como la viabilidad económica de las soluciones sobre la mesa.

En este sentido, la cooperación política que surgió tras el paso del huracán Sandy es muy alentadora: los desastres tienen una forma de derribar barreras (literal y figurativamente). Pero, ¿se derramará este espíritu cooperativo en el electorado antes de que ocurra el próximo gran desastre?

Ciertamente lo esperamos.

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

11 − 10 =