Los problemas de salud y sostenibilidad de comer pescado

Los pescados, mariscos y otros animales marinos han sido una parte importante de la dieta humana a lo largo de la historia humana, proporcionando nutrientes vitales y dando forma a gran parte de nuestro enfoque de los alimentos.

La increíble diversidad del océano ha influido incluso en la evolución de sociedades enteras.

Hoy en día, a medida que la ciencia aprende más acerca de cómo nos beneficiamos al comer pescado y mariscos, aparecen tendencias alarmantes de la sobrepesca industrial, la contaminación y la disminución de especies al borde de la extinción.

Para los consumidores, el mensaje es confuso por su complejidad. ¿Qué es seguro comer y qué debe evitarse por razones de sostenibilidad?

En las siguientes secciones exploramos estos temas, examinando diferentes tipos de pescado, con qué frecuencia comerlos, eligiendo formas sostenibles, los peligros del mercurio y encontrando alternativas para su dieta.

Beneficios de la salud

beneficios para la salud de comer pescado

Hay muchos beneficios para la salud asociados con el consumo de pescado y muchos consejos dietéticos recomiendan comer una o dos porciones de pescado por semana, incluida al menos una porción de pescado azul.

La razón de esto siempre se ha aclarado; El pescado azul es rico en ácidos grasos omega-3 que pueden ayudar a mantener el corazón sano, reducir los riesgos y los síntomas de trastornos como accidentes cerebrovasculares, diabetes, artritis, algunos tipos de cáncer y enfermedades digestivas, asma y deterioro mental.

Los ácidos grasos omega-3 esenciales no se producen en nuestro cuerpo, por lo que deben tomarse como parte de nuestra dieta. En general, el pescado es rico en proteínas y relativamente bajo en grasas en comparación con las carnes rojas como la carne de res.

El pescado también es una buena fuente de vitamina D, que es importante para la salud de los huesos. La vitamina D ayuda a nuestro cuerpo a absorber el calcio y ayuda a mantener huesos fuertes. Además, la vitamina D se ha relacionado con un riesgo reducido de varias enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades cardíacas, el cáncer y la diabetes.

Las formas más saludables de cocinar pescado incluyen al vapor, horneado, escalfado y asado a la parrilla. Es bien sabido que los japoneses también apoyan el consumo de pescado crudo como sashimi y sushi. Es una tendencia cultural que se ha extendido por todo el mundo y está ganando popularidad, ayudada por su aparición como una dieta saludable.

Tipos de pescado y recomendaciones dietéticas

Sushi

  • Pescado aceitoso contienen altos niveles de ácidos grasos omega-3 de cadena larga y vitaminas A y D. Los tipos de pescado azul incluyen especies como anchoas, carpas, arenques, jureles, caballas, sardinas, salmón, sardinas, espadines, truchas y morralla.
  • El NHS recomienda que las mujeres y las niñas que puedan quedar embarazadas en el futuro, las mujeres embarazadas y las mujeres que están amamantando no deben comer más de dos porciones de pescado azul por semana. Esto se debe a que este aceite de pescado puede contener contaminantes que pueden ser dañinos para los bebés en el útero.
  • Los niños y los hombres deben comer hasta cuatro raciones de pescado azul a la semana.
  • pescado de carne blanca son muy bajos en grasas, particularmente grasas saturadas. También contienen ácidos grasos omega-3 pero en menor cantidad que en el pescado azul. Los tipos de pescado blanco que se comen comúnmente incluyen especies como el bacalao, el eglefino, la solla y el abadejo.
  • El NHS establece que puede comer de forma segura tantas porciones de pescado blanco por semana como desee, aunque obviamente todos los alimentos deben consumirse con moderación.
  • Mariscos son típicamente bajos en grasa y una buena fuente de minerales que incluyen cobre, yodo, selenio y zinc. Los tipos de mariscos que se comen comúnmente incluyen cangrejo, langostinos, mejillones y gambas.

Elegir de manera sostenible

elegir pescado sostenible

En las últimas décadas se ha hecho evidente que las poblaciones de peces y los ambientes marinos han comenzado a enfrentar presiones extremas como resultado de la industria pesquera mundial.

El impacto de esta industria de miles de millones de dólares se manifiesta en dos formas clave; la sobrepesca más rápido de lo que la población de peces puede reponer, lo que resulta en el colapso de la población, y las técnicas de pesca dañinas que son destructivas (como la pesca de arrastre de fondo) o la pesca indiscriminada que mata especies no objetivo (como los delfines asesinados durante la pesca del atún).

La investigación sobre el tema ha sido alarmante, muchas fuentes indican que la pesca humana, al ritmo actual, provocará un colapso global de las especies de peces para 2048. Ha habido intentos de combatir esto; desde la década de 1990 ha habido un creciente interés en la sostenibilidad.

La pesca sostenible puede definirse como aquella que no altera el equilibrio ecológico de los océanos. Organizaciones como la Consejo de Administración Marina (MSC) fueron desarrollados con el objetivo de conservar la vida marina de los océanos.

El MSC intenta regular los productos del mar sostenibles certificando las pesquerías de acuerdo con sus prácticas y marcando los productos del mar aprobados con una ‘etiqueta ecológica’.

Los consumidores deben buscar la etiqueta ecológica del MSC cuando compran pescado para ayudar a reducir el impacto que tiene su dieta en el medio ambiente marino, aunque algunos críticos (como Greenpeace) han señalado que algunas pesquerías certificadas por el MSC son inadecuadas.

El MSC está trabajando con grupos de campaña para encontrar una solución a este problema, además de actualizar regularmente las listas de pescado certificado para comer en su sitio web, mientras que Greenpeace también ha elaborado una lista de especies en peligro de extinción que no deben comprarse:

  • bacalao atlántico,
  • Platija,
  • El atún blanco,
  • Langostinos tropicales (salvajes y de piscifactoría),
  • Eglefino (excepto islandés pescado con anzuelo),
  • merluza europea,
  • halibut atlántico,
  • rape,
  • Salmón del Atlántico (salvaje y de piscifactoría),
  • Pez espada,
  • Aguja,
  • tiburones,
  • Patines y rayas.

La amenaza del mercurio en los peces

mercurio en pescado

Debido a la contaminación de los océanos, el mercurio ahora prevalece en nuestros mares. Los pescados y mariscos acumulan mercurio dentro de sus cuerpos, generalmente en forma de metilmercurio, un compuesto orgánico altamente tóxico para los humanos.

Muchos pescados y mariscos solo contienen pequeñas cantidades de mercurio, por lo que no son dañinos si se comen con regularidad, pero ciertos tipos, particularmente los depredadores de larga vida que se encuentran más arriba en la cadena alimentaria, contienen niveles peligrosos de la toxina.

Debido a esto, es mejor evitar ciertas especies de peces por completo, por ejemplo; atún de aleta azul, trucha de lago, marlín, lucio, tiburón, delfín, pez espada y blanquillo.

El mercurio se acumula en los cuerpos de los peces y mariscos por un proceso de ‘biomagnificación’; pequeñas cantidades de mercurio están presentes en el agua de mar, las algas absorben el mercurio en forma de metilmercurio, los peces y otros organismos comen las algas, los peces comen otros peces y organismos que contienen mercurio, y en cada etapa de la cadena alimentaria se acumulan mayores cantidades de mercurio .

Los peces más grandes comen más peces pequeños y cuanto más vive un pez, más mercurio pueden acumular en sus cuerpos. Como resultado, existen pautas para el consumo de pescado;

  • El NHS recomienda que los niños pequeños, las mujeres que están tratando de quedar embarazadas, las mujeres que ya están embarazadas y las mujeres que amamantan deben evitar todo tipo de pescado que pueda contener altos niveles de mercurio.
  • Todos los demás adultos deben limitar el consumo de este tipo de pescado a un máximo de una porción por semana.

Una dieta alternativa

Para los vegetarianos o aquellos que desean dejar de comer pescado, es importante asegurarse de que los ácidos grasos esenciales omega-3 sean parte de su dieta.

Si bien se reconoce que el pescado es una fuente rica en estos ácidos grasos, el omega-3 también se encuentra en el aceite de colza, las semillas de lino, las nueces y en pequeñas cantidades en la leche entera y los huevos. Las personas que evitan comer pescado deben asegurarse de que su dieta contenga una variedad de estos alimentos.

La Sociedad Vegetariana también recomienda que los vegetarianos que deseen aumentar su consumo de omega-3 tomen suplementos de algas o semillas de lino.


Nota del editor: esta publicación se ha actualizado para que sea más fresca y coherente.

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario