Las mujeres se vieron más afectadas emocionalmente por la pandemia

Tenían más síntomas de depresión, ansiedad y estrés; en el conjunto de la población, hubo abusos de drogas, medicamentos y alimentos

Foto de Kat Jayne en Pexels

. También hubo un mayor consumo de drogas ilícitas, cigarrillos, medicinas y alimentos. Las más afectadas emocionalmente fueron las mujeres, con 40,5% de los síntomas de depresión, 34,9% de ansiedad y 37,3% de estrés. La encuesta escuchó a tres mil voluntarios y fue realizada por el equipo del neuropsicólogo Antônio de Pádua Serafim, del Instituto de Psiquiatría (IPq) del Hospital das Clínicas (HC), Facultad de Medicina de la USP (FMUSP).

“Si bien la investigación no ha detallado los motivos que llevaron a las mujeres a tener un mayor malestar psicológico, la literatura médica ha demostrado que son las que tienen mayor impacto debido a las condiciones sociales en las que viven. La pandemia solo empeoró esta situación ”, dice el neuropsicólogo. Siguen un doble turno, monitorean el desarrollo escolar de sus hijos y, en la pandemia, más personas se quedaron en casa, además de las inquietudes relacionadas con el virus en sí (contaminación inminente, la necesidad de cambiar los hábitos de higiene, reducir la vida social, familiares enfermos). ), etc.). “Todas estas circunstancias generan estrés y pueden desencadenar enfermedades mentales”, explica el profesor Pádua Serafim.

Además del perfil de una mujer multitarea que concilia el trabajo doméstico y la vida profesional, la investigación arrojó un interesante hallazgo que revela otro lado de la cuestión de género. El sufrimiento psíquico también afectó a quienes vivían solos y no tenían hijos. Los mayores niveles de estrés, depresión y ansiedad fueron reportados por mujeres en estas condiciones, situación que, según el estudio, probablemente se asoció con otras variables consideradas por la investigación y que podrían estar contribuyendo a la enfermedad de las entrevistadas: muchas de las estaban desempleados, tenían antecedentes de enfermedades crónicas (25,9%) y refirieron haber tenido contacto con personas diagnosticadas de covid-19 (35,2%).

Una de las hipótesis planteadas por el investigador fue que la pandemia dejó a este grupo más vulnerable a un estado de falta de perspectivas e incertidumbres sobre el futuro, lo que habría provocado más sentimientos de malestar, angustia, ansiedad e impotencia.

Capacidad de adaptación a situaciones estresantes

Según el investigador, el estudio exploratorio tenía como objetivo investigar la capacidad de las personas en la pandemia para hacer frente y cómo se adaptarían a situaciones de presión. «En una pandemia, como estamos viviendo, las personas tienden a ser más susceptibles a los cambios físicos, cognitivos, conductuales y emocionales, que podrían tener un impacto directo en su salud mental», dice.

La encuesta abarcó el período del 22 de mayo al 5 de junio de 2020 y utilizó un cuestionario a través de la plataforma Google Forms, con información sociodemográfica (edad, estado civil, número de hijos, educación, número de personas que viven en la residencia, etc.), y sobre las condiciones generales de salud de los participantes (sobre el contagio del covid-19, la muerte de familiares o amigos y el comportamiento ante las demandas generadas por la pandemia). La evaluación de los síntomas psicológicos se realizó mediante una escala denominada DASS-21, que permite verificar la prevalencia de síntomas de depresión, ansiedad y estrés.

Mayor consumo de drogas, alcohol, cigarrillos y comida.

De las 3 mil personas que respondieron el cuestionario, el 83% eran mujeres, casadas (50,6%), con estudios universitarios (70,1%) y ocupadas (46%). Del grupo general, incluidos hombres y mujeres, el 6,4% contrajo el virus y el 22,7% tenía amigos o familiares que habían fallecido a causa de la enfermedad. Con respecto a los datos conductuales, el 40,8% presentaba un mayor consumo de drogas ilícitas, cigarrillos, medicinas y alimentos, y casi la mitad de los participantes expresó tener síntomas de depresión (46,4%), ansiedad (39,7%) y estrés (42,2%).

En la evaluación del neuropsicólogo, el resultado mostró que las personas no tuvieron respuestas positivas y adaptativas a la pandemia, lo que significa que los problemas evidenciados por la investigación (condiciones clínicas) pueden empeorar y persistir en la pospandémica. En cuanto a la existencia de un grupo más vulnerable a situaciones de alta carga de estrés (en el caso de las mujeres), la recomendación es que haya más atención del sistema de salud mental a este grupo más vulnerable durante y después de la pandemia.

Estrategias de afrontamiento conductual

Según el estudio, las estrategias de afrontamiento del estrés son recursos que utilizan las personas cuando se enfrentan a un problema, y ​​pueden ser positivas o negativas. Los resultados presentados por la investigación indican que las conductas adoptadas por los participantes en la pandemia fueron negativas y de evitación-evitación. Comenzaron a consumir más alimentos y abusaron de las drogas, el tabaco y las medicinas. “Tales estrategias, por lo general, involucran a personas que imaginan posibles soluciones a un problema, sin embargo, sin tomar medidas para cambiarlo”, informa.

Sin embargo, dice que la investigación que aborda los signos de comportamiento relacionados con la ansiedad, la depresión y el estrés asociados con el covid-19 genera una alarma importante para los servicios de salud pública, que deben estar preparados para el aumento de la demanda y la urgencia en el tratamiento de nuevos casos de enfermedad mental. enfermedad, concluye.

 

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario

8 + 1 =