La sequía en el sur de África apunta a la necesidad urgente de planes contra el cambio climático

Se espera que las temperaturas en el sur de África aumenten entre 1,5 °C y 3 °C debido al cambio climático para el año 2050. Es probable que esto provoque fuertes fluctuaciones en los patrones climáticos y eventos meteorológicos severos más frecuentes, como sequías e inundaciones. La agricultura se verá gravemente afectada.

A su vez, muchas economías del sur de África que dependen de la agricultura sentirán el impacto. Los efectos del cambio climático ya se están sintiendo. La temporada agrícola de 2015 en el sur de África fue considerada la más seca en 35 años.

Cinco países de la región (Swazilandia, Lesotho, Malawi, Namibia y Zimbabue) declararon desastres nacionales por sequía. Ocho de las nueve provincias de Sudáfrica y las áreas central y sur de Mozambique declararon emergencias parciales por sequía.

Se experimentaron malas cosechas masivas en toda la región. Esto condujo a un déficit de 9,3 millones de toneladas en las cosechas de cultivos de cereales. Además de esto, se estimó que 643 000 cabezas de ganado murieron en la sequía. Debido a estos fracasos agrícolas, las poblaciones con inseguridad alimentaria aumentaron en un 31 %. Esto implicó que más de 40 millones de personas necesitaran asistencia humanitaria.

Este es un gran problema para la región. Requiere estrategias de adaptación y mitigación para hacer frente al cambio climático.

Adaptación y mitigación

El sur de África alberga una gran cantidad de especies de ganado estimadas en 64 millones de bovinos, 39 millones de ovejas, 38 millones de cabras, siete millones de cerdos, un millón de caballos y 380 millones de aves de corral. Una gran proporción son indígenas o diversos grados de cruces que mantienen los pequeños agricultores tradicionales.

Para desarrollar estrategias de mitigación y adaptación efectivas y apropiadas, es crucial comprender el impacto del cambio climático en diferentes cultivos y ganadería. Por ejemplo, es probable que las temperaturas más cálidas en general causen estrés por calor en el ganado criado en pastos naturales y en corrales de engorde.

Y las condiciones más cálidas, así como la escasez de precipitaciones, reducirán la cantidad y calidad del forraje y los cultivos. Esto, a su vez, reducirá el rendimiento del crecimiento y la mala calidad de la carne del ganado de pastoreo.

Los sistemas de producción ganadera intensiva también se verán afectados. El aumento de las temperaturas:

  • encarecer el pienso,
  • reducir el rendimiento reproductivo,
  • reducir la producción de leche,
  • aumento de la incidencia de enfermedades y altas tasas de mortalidad del ganado.

Estrategias para hacer frente

Como estrategia de mitigación, los agricultores deben hacer uso de especies o razas de ganado que sean tolerantes al calor y la sequía, y resistentes a enfermedades y parásitos.

Es probable que algunas especies, como las cabras y las ovejas, se adapten a las condiciones cálidas y secas mejor que el ganado, por ejemplo.

Es probable que algunas especies, como las cabras y las ovejas, se adapten mejor que el ganado a las condiciones cálidas y secas.
Shutterstock

Las cabras y las ovejas pueden usar forraje de baja calidad y navegar de manera más eficiente. Usan menos agua debido a los sistemas de retención bien desarrollados en sus riñones. Por lo tanto, podrían ser un sustituto sostenible del ganado en algunos casos.

Cuando se trata de ganado, algunas razas se manejarán mejor que otras. Las razas de ganado indígena Sanga como Nguni, Tuli y Tswana son conocidas por su buena capacidad maternal, longevidad, alta fertilidad y resistencia a enfermedades y parásitos. También pueden utilizar alimentos de baja calidad.

Estas razas se pueden utilizar como líneas femeninas en programas de cruzamiento, por ejemplo, toros Angus vs vacas Sanga. El cruzamiento se utiliza para mejorar la eficiencia de la producción de carne en las razas autóctonas o para aumentar la adaptabilidad de las razas exóticas.

Cómo se están adaptando los agricultores

Ya se están utilizando varias estrategias de mitigación tanto en entornos de agricultura intensiva como entre pequeños agricultores. Por ejemplo, el enfriamiento mecánico, incluida la ventilación forzada, el enfriamiento por evaporación y el sombreado (natural y artificial) se utilizan en sistemas de producción intensivos en el sector comercial.

También se recomiendan suplementos alternativos, que pueden reducir los efectos del estrés por calor. Estos incluyen minerales como potasio, sodio y cloro y el reemplazo de carbohidratos de fermentación rápida, como el maíz, con ácidos grasos saturados.

Y los granjeros están comenzando a usar suplementos dietéticos comerciales como la cama de aves, bloques/lamederos de urea, pastos cultivados (de secano o irrigados) y forrajes conservados como ensilaje, heno y residuos de cultivos.

También hay perspectivas de utilizar alimentos novedosos de diversas fuentes, como residuos de cultivos hortícolas y subproductos de la industria del vino, para proporcionar fuentes alternativas de proteínas y energía.

Otros pasos que los agricultores han tomado para hacer frente a la sequía y los largos períodos de sequía incluyen:

  • reducir el número de cabezas de ganado,
  • cambiando la composición del ganado,
  • diversificar y alterar el momento de las operaciones,
  • introducir el pastoreo rotativo y el pastoreo multiespecífico, y
  • resiembra de pastos naturales con gramíneas y leguminosas mejoradas.

Sorprendentemente, muy pocos países de la región cuentan con marcos de políticas nacionales sobre cambio climático. Malawi es una excepción. Ha adoptado un marco nacional de respuesta al cambio climático y también cuenta con un plan de inversión para el cambio climático.

En Sudáfrica, la provincia de Western Cape ha adoptado un marco de cambio climático y un plan de implementación. Pero claramente los países tienen mucho que hacer para ayudar a los agricultores a administrar.

Este artículo se basa en el Informe de política 153 del Instituto Sudafricano de Asuntos Internacionales, noviembre de 2016.

La conversación

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el artículo original.

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario

catorce − seis =