Futuros más verdes y reciclaje de plástico

La cantidad de residuos producidos en el Reino Unido está disminuyendo y la cantidad que reciclamos está aumentando. Desde 2003/2004, el total de desechos generados por hogar ha disminuido a 1036 kg por año y, sin embargo, solo el 39 % de estos desechos se recicló y el 47 % se envió al vertedero, según DEFRA. Aunque las actitudes del Reino Unido hacia los desechos y el reciclaje están mejorando, en comparación con los países vecinos de la UE, todavía nos quedamos atrás, ya que algunos países reciclan más del 50 % de sus desechos. Rectificar este retraso es, en teoría, fácil. Como nación necesitamos cultivar actitudes más conscientes y reciclar más. Una innovación en el reciclaje que ha mejorado significativamente nuestro historial ha sido el reciclaje de plástico. A diferencia de reciclar cartón, vidrio o metal, reciclar plástico es mucho más difícil y, además, cada vez usamos más plástico en los envases. Este artículo analizará brevemente la necesidad de reciclar plástico, por qué es más difícil que otros materiales y en qué consiste el proceso.

¿Por qué necesitamos reciclar el plástico?

En la década de 1950, alrededor de 5 millones de toneladas de plástico se usaban internacionalmente cada año. Hoy utilizamos 100 millones de toneladas al año. El consumo de plástico crece alrededor de un 4 % cada año en Europa Occidental y el Reino Unido utiliza más de 5 millones de toneladas de plástico al año, de las cuales el 24 % se recupera o recicla actualmente, según la Federación Británica de Plásticos. Además, la producción de plástico requiere muchos recursos y combustibles fósiles primarios, tanto como materia prima como combustible durante el proceso de fabricación, lo que significa que la producción original, a diferencia del plástico reciclado, tiene un impacto significativo en el medio ambiente. Por esta razón, es cada vez más pertinente que instalemos sistemas de reciclaje de plástico que sean fáciles de usar y desarrollemos tecnologías prácticas para el reciclaje de plástico, de modo que podamos seguir utilizando este material finito y muy valioso en el futuro.

¿Por qué es más difícil reciclar plástico?

El plástico se considera un material difícil de reciclar porque los diferentes tipos de plástico no se pueden mezclar durante el reciclaje (como en el reciclaje de papel o cartón, por ejemplo), ya que esto producirá un material débil. Las grandes cadenas de polímeros en el plástico tienen un alto peso molecular, lo que significa que tienen una baja entropía de mezcla. El calor no es suficiente para disolver moléculas tan grandes, por lo que los plásticos deben tener una composición casi idéntica para poder mezclarse. Cuando se mezclan diferentes tipos de plásticos, se separan un poco como el aceite y el agua. Utilizamos muchos tipos diferentes de plástico, por lo que cada pieza de plástico debe clasificarse meticulosamente en sus diferentes tipos.

Otro problema con el reciclaje de plástico es lidiar con diferentes tintes y adictivos que a menudo se agregan al plástico. La eliminación de rellenos y adictivos es complicada porque el polímero generalmente es demasiado viscoso para ser tratado económicamente, con formas más baratas de eliminar los rellenos que probablemente causen daños al material. Además, muchos artículos pequeños de plástico no tienen un símbolo de reciclaje, lo que genera confusión cuando se desechan.

El proceso

El proceso real de reciclaje de plásticos implica cinco pasos de entrega, clasificación, calentamiento, reprocesamiento y, finalmente, fabricación en nuevos productos. Un ejemplo reciente de innovación en el reciclaje de plástico es el reciclaje de materiales de polipropileno. La empresa europea Exten recicla con éxito polipropileno utilizando productos innovadores desde 2005. Crea láminas de polipropileno 100 % recicladas.

El proceso primero consiste en separar el plástico de polipropileno de otros plásticos y rallarlo en pequeños gránulos o gránulos. Estos gránulos luego se introducen en un vasto sistema de tuberías donde luego pasan por un proceso de extrusión. La extrusión implica calentar los gránulos a 200 °C para que se derrita en forma líquida. Todos los gránulos que ingresan a la máquina provienen de material de desecho de polipropileno, lo que significa que el producto final será 100 % reciclado. Luego, el líquido fundido se pasa a través de una serie de rodillos para darle forma de láminas delgadas de plástico. El plástico pasa a través de un rodillo estampador para brindar una textura escarchada al material a medida que se enfría. Debido a que el material está hecho de muchos trozos diferentes de polipropileno, a veces se ven pequeños fragmentos de tinta, lo que le da una indicación auténtica de si el plástico es realmente reciclado o no. Luego, las hojas se envían a los fabricantes para que las conviertan en todo tipo de productos, incluidos artículos de papelería como carteras de plástico para documentos o carteras de polipropileno reciclado; Contenedores de comida; jarras de leche y botellas de bebidas.

El proyecto Exten-ExP demuestra que, aunque reciclar plástico es un desafío, no es uno que no se pueda superar. Una mayor investigación y desarrollo de tecnología nos permitirá continuar utilizando este material tan valioso con la tranquilidad de saber que estamos teniendo un impacto ambiental mínimo.

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario

13 − 4 =