Cómo los microplásticos se abren paso en la cadena alimenticia del océano hasta convertirse en peces

Hasta 236 000 toneladas de microplásticos (diminutos trozos de plástico descompuesto más pequeños que la uña del dedo meñique) ingresan a nuestros océanos cada año. Esto preocupa a los investigadores de todo el mundo, ya que la vida silvestre puede verse perjudicada al comer el plástico o las toxinas adheridas a él.

Otra preocupación es que estos plásticos y toxinas podrían acumularse en las cadenas alimenticias y finalmente llegar a los animales que se alimentan de criaturas marinas, como nosotros.

En dos estudios recientes (uno en Biología marina y el otro en Comportamiento animal) descubrimos que los microplásticos pueden pasar de la cadena alimentaria a los peces. Pero también encontramos buenas noticias: los microplásticos parecían no tener efecto en su comportamiento.

Sudar las cosas pequeñas

Los microplásticos se definen como partículas de menos de 5 mm de diámetro. Una variedad de animales en todo el entorno marino, incluidos los corales y el zooplancton, consumen estas partículas.

Una vez en el océano, las sustancias químicas tóxicas persistentes, como el bisfenol A (BPA) y los pesticidas, se adhieren y acumulan en las partículas de plástico, lo que agrega capas adicionales de contaminación.

Es posible que los animales absorban los contaminantes de los microplásticos y entren en la cadena alimentaria. Si no matan a los animales, estos químicos tóxicos pueden afectar el comportamiento y los niveles hormonales de los animales.

La forma en que un animal se comporta en su entorno es crucial. A veces, los contaminantes no causan problemas de salud obvios, pero pueden alterar la forma en que un animal se alimenta, se mueve o socializa. La exposición a algunos productos químicos, por ejemplo, provoca la feminización en los machos, lo que reduce la actividad reproductiva y, en última instancia, afecta la estabilidad de la población.

Incluso los cambios menores en el comportamiento pueden afectar el rendimiento de un animal y pueden tener implicaciones a largo plazo para la supervivencia y la reproducción. Estos cambios en el comportamiento pueden ser una advertencia temprana de que algo está pasando, como el canario en la mina de carbón.

salta a eso

Queríamos saber si los microplásticos pasan a través de la red alimentaria. Los microplásticos se acumulan en las playas, por lo que evaluamos cómo responden los animales costeros cuando ingieren microplásticos.

Contaminamos los microplásticos sumergiéndolos en el puerto de Sídney durante dos meses y luego los alimentamos directamente a los saltamontes de playa, pequeños crustáceos saltadores en la parte inferior de la red alimentaria costera.

Luego alimentamos a los gobios, peces pequeños que comúnmente comen crustáceos como saltamontes de playa, con las chicharritas contaminadas con plástico.

Los saltamontes de playa comieron fácilmente microplásticos como parte de su dieta. Descubrimos que después de solo tres días, los microplásticos se habían acumulado en las tolvas de playa. Después de cinco días, los microplásticos habían causado un aumento de peso, una reducción en la capacidad de saltar de las tolvas y, en algunos casos, la muerte.

Acumulación de microplásticos en una tolva de playa tras 72 horas de exposición.
Louise Tossetto y otros, Autor proporcionado

Pero los peces, que alimentamos con saltamontes de playa contaminados durante cuatro semanas, no mostraron diferencias en el comportamiento en comparación con los peces que no fueron alimentados con saltamontes llenos de plástico. Este fue un resultado sorprendente, dado que las hormonas (importantes impulsores del comportamiento) son muy sensibles a los contaminantes.

Hundirse o nadar

Es vital que entendamos cómo se ven afectados los animales que están expuestos a los microplásticos.

Los saltamontes de playa son consumidores primarios, cruciales para la descomposición de las algas. Desempeñan un papel clave en el ciclo de los nutrientes de regreso a la playa. También son una importante fuente de alimento para pájaros, insectos y peces, lo que hace que las tolvas sean esenciales para transportar energía en la cadena alimentaria.

Si los microplásticos dañan a las tolvas de playa, entonces los procesos que llevan a cabo las tolvas también pueden verse afectados. Esto a su vez podría significar un cambio en los procesos costeros esenciales.

Si los saltamontes no pueden saltar tan lejos o tan alto, es posible que no puedan encontrar refugio tan rápido, lo que los pone en riesgo de ser comidos o de secarse en los ambientes expuestos de las playas de arena. Menos saltamontes en la playa podrían significar menos descomposición y reciclaje de nutrientes, así como menos alimentos disponibles para los animales que se encuentran más arriba en la cadena alimentaria.

Los gobios son depredadores de tamaño mediano que viven en aguas poco profundas y son importantes en la conectividad entre los ambientes costeros y el océano más profundo. Los gobios son devorados por peces más grandes y aves marinas.

Sabemos que el comportamiento de los peces puede cambiar después de la exposición a altos niveles de dióxido de carbono y productos farmacéuticos, pero nuestro estudio sugiere que comer saltamontes llenos de microplásticos tiene poco efecto.

Estos resultados desafían el paradigma de que los microplásticos ayudan a que los contaminantes se acumulen en la cadena alimentaria. Un estudio reciente sugiere que los contaminantes obtenidos del entorno natural y las presas superan con creces lo que se absorbe de los microplásticos ingeridos, lo que explica nuestro resultado.

Si bien este estudio sugiere que los microplásticos pueden no estar aumentando la contaminación de manera obvia, hay pocas dudas sobre su impacto en los animales que los consumen directamente. Quizás los impactos en el comportamiento serán más evidentes con tiempos de exposición más prolongados a fuentes de alimentos contaminados que los de nuestro estudio.

Después de todo, no puede ser bueno que los microplásticos sean tan abundantes en los océanos que dejen una huella innegable en el registro fósil.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el artículo original.La conversación

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

seis − dos =