¿Cómo llega el amianto a nuestro suelo, aire y agua y daña a los seres humanos y los animales?

Hoy tenemos que preocuparnos por todo. Las personas preocupadas piensan constantemente en la calidad del aire, la pureza del agua y el estado del suelo. No solo tenemos que preocuparnos por la contaminación directa de los desechos humanos y la basura, sino que también debemos tener en cuenta el impacto de las muchas cosas que los humanos hacemos a diario. Los subproductos del ingenio humano no son solo iPads y fidget spinners, son contaminantes industriales y escorrentías que amenazan el medio ambiente a escala global.

Estos contaminantes son a menudo el resultado de la producción en masa que refina los materiales naturales en lo que usamos todos los días, y lo que sobra se convierte en un problema. Estas sobras a menudo contaminan nuestro medio ambiente, poniendo en riesgo la vida de los seres humanos, los animales y el planeta.

Combatir estas amenazas no solo es importante, sino vital para la calidad de vida de todos en el futuro. Ser consciente de los contaminantes y cómo nos afectan es un trabajo importante, especialmente porque no todas las amenazas son entidades conocidas. Un contaminante que parece haber pasado desapercibido para la mayoría de los ambientalistas es el amianto.

¿Qué es el amianto?

El asbesto es un mineral de silicato natural extraído en fibras largas y delgadas para explotar sus cualidades deseables para uso humano. Estas propiedades confieren al amianto resistencia al calor y las llamas, absorción acústica, resistencia a la tracción y aislamiento eléctrico. También tiene la ventaja de ser asequible para extraer y refinar, lo que lo convierte en un material milagroso durante gran parte del siglo XX. Debido a sus propiedades naturales, el amianto se ha asociado más comúnmente con los sectores de la construcción y las materias primas.

Con la cantidad de acciones legales y la agitación general por el asbesto, la mayoría de la gente tiene la impresión de que ha sido prohibido por completo. Sin embargo, existen diversos niveles de regulación asociados con este mineral en todo el mundo. Estados Unidos todavía permite que el asbesto esté contenido en niveles del uno por ciento o menos en los productos, mientras que Australia lo ha prohibido por completo.

La regulación desigual dificulta saber exactamente dónde podría entrar en contacto con este carcinógeno. Más allá del temor de que el asbesto pueda estar todavía en los productos fabricados hoy, está la preocupación de los productos fabricados y utilizados hace décadas, antes de que se conocieran los peligros del mineral. La práctica de eliminar el amianto se conoce como reducción del amianto. Es probable que las casas, los edificios, los automóviles e incluso los barcos más antiguos contengan rastros de asbesto en alguna parte, por lo que es importante determinar si se ha realizado algún tipo de trabajo de eliminación ”.

¿Cómo llega al suelo y al agua?

Las fibras de asbesto son microscópicamente pequeñas, lo que les permite transportarse fácilmente por el aire. Una vez en el aire, es probable que se asienten en el entorno circundante o sean inhalados por criaturas, tanto humanos como animales, alrededor del área de exposición. Si se permite que el asbesto se asiente libremente en el suelo y el agua, se convierte en una bomba de tiempo que espera ser alterada.

El asbesto se libera fácilmente al medio ambiente cuando se alteran los lugares donde existen las fibras. Ya sea mediante la minería o perturbando los lugares donde existe la fibra, se libera al medio ambiente. Esto podría ser cualquier cosa, desde romper un trozo de aislamiento mientras se renueva una casa antigua hasta despojar un bote de los años 50 en busca de partes.

Preocupaciones ambientales

La contaminación del aire

La contaminación del aire es la mayor preocupación porque el asbesto es más peligroso cuando se inhala en los pulmones. Este tipo de contaminación se ha relacionado principalmente con enfermedades relacionadas con el amianto. El asbesto es friable, lo que significa que es propenso a desmoronarse fácilmente y liberar fibras invisibles en el aire. Esto no solo es un problema para la limpieza general del aire, sino que una vez que el asbesto se asienta en los pulmones, corre el riesgo de contraer mesotelioma, que puede formarse en el revestimiento de los pulmones, el corazón o el abdomen.

La contaminación del agua

Un estudio de 2016 realizado en Toscana, Italia, encontró que el asbesto en el agua puede estar relacionado con enfermedades relacionadas con el asbesto. Durante años, las personas sin ninguna exposición directa al asbesto han sido diagnosticadas con estas enfermedades, lo que ha seguido confundiendo a médicos, pacientes y funcionarios. Sin embargo, el estudio resolvió ese misterio al afirmar que «la exposición al asbesto por ingestión podría explicar el hallazgo epidemiológico de mesotelioma en sujetos ciertamente no expuestos por inhalación».

En los Estados Unidos, la limpieza del agua está garantizada por la Ley de Agua Potable Segura (SDWA), que restringe los niveles de ciertos contaminantes en nuestra agua potable. Sin embargo, esto no es un «granizo» que protege el agua potable de daños. La SDWA es aplicada por la Agencia de Protección Ambiental (EPA), que últimamente ha sido falible. Basta con mirar a Flint, Michigan, como prueba de que las reglas y regulaciones no siempre detienen la contaminación del agua y el envenenamiento subsecuente.

La contaminación del suelo

La contaminación del suelo se debe principalmente a la contaminación del aire, cuando las fibras de asbesto que estaban en el aire se depositan en el suelo. Allí están al acecho y, si se les molesta, representan una amenaza para los animales y los seres humanos. Afortunadamente, no se ha establecido ningún vínculo entre la contaminación del suelo y el daño a la vida vegetal, pero este es solo un peligro más a tener en cuenta.

Preocupaciones de salud

El asbesto es quizás más conocido por estar relacionado con una serie de problemas de salud llamados «enfermedades relacionadas con el asbesto». La asbestosis, el cáncer de pulmón y el mesotelioma son las preocupaciones más comunes. El principal de ellos es el mesotelioma, un cáncer que se desarrolla en los delicados revestimientos de los órganos internos.

Este tipo de cáncer tiene tres variedades: pleural, que se forma en el revestimiento de los pulmones; peritoneal, que afecta el revestimiento abdominal; y pericárdico, que infesta el revestimiento del corazón. El mesotelioma, además de ser agresivo y raro, también es muy sutil. Tiene una latencia increíblemente larga, que tarda hasta 50 años desde la exposición hasta el diagnóstico. Una vez que se diagnostica la enfermedad, el pronóstico suele ser sombrío. Debido tanto a la naturaleza agresiva como al período de latencia, la esperanza de vida a menudo no es larga.

Incluso la exposición limitada al asbesto puede provocar estas complicaciones, y no se limitan solo a los seres humanos. El asbesto también puede ser peligroso para las mascotas y los animales salvajes, aunque estos casos son raros. Esto sí señala la necesidad de regulaciones unilaterales sobre el asbesto y su eliminación en todas las industrias. Si este mineral se continúa liberando en el aire, el agua y el suelo, aparecerán más y más casos, no solo en humanos, sino también en animales.

La comida para llevar

La contaminación industrial ha estado causando problemas ambientales durante años. Este término generalmente cubre materiales artificiales que se vuelven peligrosos o se descomponen cuando se liberan al medio ambiente, causando un gran daño a la ecosfera. Es difícil pensar que los minerales que se encuentran naturalmente en nuestro medio ambiente sean peligrosos, por lo que el asbesto no suele estar en la parte superior de la lista de preocupaciones ecológicas.

Con la tasa de colapso ambiental, es importante recordar que todas las toxinas son peligrosas y todas las industrias deben rendir cuentas. Si cree que el amianto puede estar presente en el entorno que lo rodea, asegúrese de contactar a un profesional para evaluar la situación. Al desechar de manera segura el mineral tóxico, reducirá las posibilidades de que otros se expongan accidentalmente y posiblemente desarrollen una enfermedad relacionada con el asbesto años después.

Crédito de la imagen: Crucial Environmental

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

9 − 1 =