Come orgánico para preservar tu salud

En sus inicios, los productos orgánicos se enfrentaron a algunas críticas, especialmente por el hecho de que eran demasiado caros y que sus beneficios no estaban probados. Sin embargo, las mentalidades están cambiando: en 2009, el 90% de los franceses pensaba que los productos orgánicos eran más naturales que los productos tradicionales, y el 81% estaba convencido de sus beneficios para la salud. En vista del constante aumento de las ventas de productos ecológicos, podemos suponer que la buena imagen de la agricultura ecológica también ha mejorado.

Los beneficios de los productos cultivados orgánicamente en la salud humana han sido corroborados por varios informes. Los estudios informan un mayor contenido de vitamina C y vitamina E en frutas, verduras y sus derivados (como el aceite de oliva) de la agricultura ecológica. Los lípidos de animales alimentados orgánicamente contienen menos ácidos grasos saturados. Sin embargo, si las cualidades nutricionales de los alimentos no difieren drásticamente entre productos de agricultura ecológica y productos más tradicionales, existen, sin embargo, ciertas diferencias a nivel de análisis. La presencia de pesticidas y residuos de agroquímicos es mucho menor en los productos orgánicos que en los convencionales. También hay un nivel mucho más bajo (hasta la mitad) de metales pesados ​​tóxicos, como cadmio, plomo y mercurio, así como nitratos y nitritos. Las pruebas urinarias realizadas en niños alimentados con alimentos orgánicos también muestran una concentración mucho menor de plaguicidas organofosforados.

La mayoría de los productos orgánicos vendidos en Francia se refieren a materias primas, es decir frutas y verduras, que se perciben como alimentos completamente naturales. Algunos alimentos se tratan abundantemente con pesticidas en la agricultura tradicional, por lo que es aconsejable elegirlos del sector orgánico, para evitar consumir demasiados residuos. Este es particularmente el caso de los tomates, las manzanas, las uvas, pero también los pimientos, los melocotones y las ensaladas. El aceite de oliva también es más seguro si es ecológico, ya que las aceitunas se prensan enteras y por tanto retienen todo el residuo. Los productos lácteos orgánicos están funcionando bien: la leche, los yogures y los huevos han aparecido en los estantes. Sin embargo, los cereales integrales de la agricultura ecológica, menos conocidos, ganarían si se establecieran: los plaguicidas se concentran en la cáscara de los cereales y los cereales «tradicionales» tienen una alta concentración de residuos.

¿Por qué elegir alimentos orgánicos?

Más allá de los beneficios para la salud, la elección de productos orgánicos (alimenticios y no alimenticios) permite que el consumo tenga un impacto positivo, en la naturaleza y en la sociedad. La conservación de la naturaleza es uno de los principales beneficios: de hecho, el agua, el suelo y el aire están protegidos. La no utilización de plaguicidas químicos ralentiza el empobrecimiento de los suelos, e incluso permite su regeneración; los cursos de agua ya no se ven afectados por productos tóxicos y, por lo tanto, evitan su propagación; finalmente, la biodiversidad se conserva porque la agricultura ecológica favorece los equilibrios naturales. La protección de la biodiversidad es uno de los principales criterios para el futuro desarrollo armonioso del planeta, en particular mediante la protección de poblaciones cruciales como las abejas. Elegir alimentos orgánicos también significa participar en la preservación de la salud animal: los requisitos de bienestar animal están incluidos en las cartas orgánicas, lo que garantiza que se procesen correctamente y la calidad de los productos utilizados para alimentarlos. La elección de alimentos orgánicos, cuyos rendimientos son inevitablemente menores, también permite reducir el desperdicio de alimentos, que hoy se estima en un tercio de todas las cosechas. Producir menos pero mejor significa hacer un mejor uso de los recursos disponibles.

El consumo de energía también es menor. La alimentación ecológica, que a menudo va de la mano de un consumo local y razonado, conlleva una disminución del consumo energético y, en particular, del transporte. Otros beneficios son menos obvios, pero igualmente positivos para la sociedad. El sector de la agricultura orgánica ayuda a respaldar el empleo local y crea más puestos de trabajo que el sector de la agricultura convencional. Esto permite una mejor integración profesional y también puede generar vocaciones, porque la agricultura vuelve a convertirse en una carrera rentable. Los productos orgánicos vendidos en cortocircuito, o a través de distribuidores locales o cooperativas, permiten efectivamente una remuneración justa y equitativa de los productores, a diferencia de los grandes centros de compra tradicionales que bajan los precios. Una agricultura orgánica y razonada (una no va sin la otra) permite así rebotes positivos en toda la empresa.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

5 × tres =