Selección de la batería solar adecuada para su sistema solar residencial

Podemos cobrar una parte de las ventas de los artículos vinculados en esta página. Aprende más.

Hay una serie de demandas que las baterías del sistema solar deben abordar para que sean viables para uso residencial, como ciclos pesados, recarga irregular y energía de red inestable.

Plomo-ácido

Probadas y probadas a nivel mundial durante décadas, las baterías de plomo ácido de ciclo profundo se han utilizado durante mucho tiempo en energías renovables y se confía en ellas en aplicaciones fuera de la red.

Por lo general, estas baterías cuestan la mitad del precio de las de iones de litio.

Por lo general, las baterías AGM que están disponibles en el mercado no están diseñadas para ciclos profundos, sino para aplicaciones de reserva o de doble propósito, como respaldos de emergencia únicamente.

Sin embargo, hay nuevos AGM diseñados para ciclo profundo con mejor rendimiento y producción de energía total. En comparación con las baterías de gel, estas nuevas AGM son mejores opciones para aplicaciones de energía renovable.

Es difícil calcular cuándo cambiar estas baterías, ya que la vida útil de la batería depende de su instalación, configuración y mantenimiento.

El recinto de la batería debe ventilarse para evitar que los gases de hidrógeno se acumulen a niveles peligrosos. La batería de plomo-ácido inundada debe reemplazarse regularmente porque los electrolitos que sumergen las placas de la batería se evaporan cuando se cargan.

Las baterías AGM y de gel, por otro lado, no necesitan mucho mantenimiento al ser recombinantes. Alteran el hidrógeno y el oxígeno internamente en el agua.

Además, se pueden aplicar en cualquier posición excepto boca abajo ya que no tienen ácido libre en su interior.

Otro beneficio es la capacidad de configurar fácilmente las baterías teniendo en cuenta que las aplicaciones solares a menudo se encuentran en áreas de difícil acceso.

iones de litio

Las baterías de iones de litio tienen tres tipos, a saber: bolsas, cilíndricas y prismáticas.

Según un analista de Deutsche Bank, se estima que cuestan entre $500 y $950/kWh porque necesita un sistema de gestión de batería. Un sistema de gestión de la batería ayuda a evitar cargas y descargas excesivas, ya que le permite controlar la temperatura y el voltaje de cada celda.

Sin embargo, varios fabricantes han notado que si las baterías tienen el tamaño correcto, pueden reducir el costo de algunos dispositivos periféricos.

En comparación con las baterías de plomo-ácido, las baterías de iones de litio proporcionan más ciclos durante su vida útil. Además, tiene altas eficiencias de descarga/carga, lo que ayuda a recolectar más energía para las instalaciones solares. También pierde menos capacidad cuando no se utiliza.

Estas baterías son fáciles de instalar y reemplazar ya que son livianas y autónomas. Se pueden montar en una pared en interiores o exteriores, y debido a que son sólidos, no requieren mantenimiento ni recargas.

Baterías de flujo

La batería Vanadium Redox Flow se considera la tecnología más desarrollada y se perfila como otra opción de almacenamiento. Se estima que reduce el costo de $300-$500/kWh.

Hay desarrolladores que descubrieron varias formas de aumentar la densidad de energía para reducir aún más el costo, mientras que existen circuitos de energía integrados que administran el proceso de descarga y carga para proporcionar un costo económico.

Sin embargo, esto ocupa espacio de instalación porque requiere sensores, bombas, recipientes de contención secundaria y unidades de control.

Diagrama de una batería de flujo de vanadio
Diagrama de una batería de flujo de vanadio

Estas baterías duran más que otras ya que no se deteriora con el tiempo. El tamaño de la batería también se puede aumentar agregando más electrolito. Tampoco tiene limitación de ciclo, por lo que la carga y descarga no afecta su vida útil.

Al seleccionar la batería solar adecuada, una calculadora de tamaño puede ayudarlo a planificar sus necesidades de energía. También debes tener en cuenta el precio, la capacidad, el voltaje y el ciclo de vida de la batería.

Los precios bajos son atractivos pero no deben comprometer su calidad. Una mejor capacidad significa que se puede almacenar más energía dentro de la batería.

El voltaje del banco debe coincidir con los requisitos del sistema y, lo que es más importante, se debe considerar cuántos ciclos de carga/descarga puede entregar la batería antes de que caiga a un porcentaje específico de la capacidad nominal.

¿Trabajando en su propio proyecto solar? ¡Cuéntanoslo todo en los comentarios!

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario

cinco × 2 =