¿Podrían los factores ambientales estar jugando un papel en el aumento de la enfermedad renal?

Foto vía flickr

Durante años, misteriosas epidemias de enfermedad renal han estado hirviendo a fuego lento en los puntos críticos agrícolas del mundo en desarrollo, desde la zona tropical de El Salvador hasta las tierras altas del sur de Asia en Sri Lanka e India.

La cadena mortal de brotes de enfermedad renal crónica (ERC) apenas ha aparecido en las noticias desde que afectó por primera vez a los trabajadores agrícolas en la década de 1990. Sin embargo, hoy en día, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más de 20.000 trabajadores en América Central han muerto a raíz del aumento de la ERC.

¿Qué está impulsando las fallas renales en estos trabajadores agrícolas? Aunque la causa precisa de los brotes sigue en disputa, los líderes políticos han comenzado a imponer la importación de pesticidas tóxicos como una reforma provisional para detener la pérdida de vidas. El Salvador y Sri Lanka se han convertido en las dos primeras naciones en prohibir los agroquímicos convencionales por su presunto ataque a los riñones de los jóvenes trabajadores agrícolas rurales.

Índice de sospecha

Sabemos que la genética, la dieta y el estilo de vida influyen en la prevalencia de la enfermedad renal. Pero, ¿y el medio ambiente? ¿Podrían los factores ambientales estar impulsando los brotes de enfermedad renal en los países en desarrollo?

Los riñones son los filtros del cuerpo. A medida que la sangre fluye a través de estos órganos críticos, filtran eficientemente los desechos y las toxinas y preparan su eliminación. Pero la capacidad de los riñones para expulsar agentes extraños no es ilimitada. Los factores estresantes acumulados pueden y conducen a la insuficiencia renal.

El índice de sospecha de los impulsores agroquímicos de la enfermedad renal es más alto que nunca. Sumado a un aumento concomitante en la demanda de técnicos de diálisis y médicos renales en los países afectados, los investigadores y ahora los políticos están comenzando a darse cuenta después de años de inacción.

Guerras agroquímicas

En medio de la creciente evidencia de un vínculo entre la nefrotoxicidad y los agroquímicos, algunos líderes políticos ahora creen que el aumento anormal de casos de ERC puede atribuirse a causas ambientales, específicamente, pesticidas y fertilizantes químicos ampliamente utilizados en el sector agrícola para producir cantidades masivas de cultivos para la exportación.

El Salvador aprobó recientemente una prohibición histórica de 53 productos agrícolas. La prohibición salvadoreña incluye viejos parias como el DDT, así como marcas modernas y populares, como Roundup de Monsanto y 2,4-D de Dow. Es la medida más reciente destinada a frenar una epidemia regional paralizante de enfermedad renal que se propaga a lo largo de la empobrecida costa del Pacífico de América Central.

A principios de este año, se prohibieron tres productos químicos en Sri Lanka luego de una investigación de varios años que vinculó las altas tasas de ERC en la nación insular del sur de Asia con los agentes químicos en los campos. Los investigadores destacaron el cadmio, el arsénico y el plomo entre los ingredientes peligrosos que se encuentran en los pesticidas y herbicidas comunes.

Pero la teoría de los pesticidas también tiene sus descontentos. El impacto de los agroquímicos ha sido muy cuestionado durante años, y la intensidad del debate solo aumenta con las prohibiciones. La agroindustria está contraatacando, desplegando su fuerza política en múltiples naciones para desafiar la regulación emergente.

Mientras tanto, más investigadores y grupos ecologistas están discutiendo cómo los residentes de las naciones dependientes de cultivos de exportación lidian con los factores de riesgo ambientales nocivos que rara vez se ven en niveles similares en los países avanzados, como el agua potable sucia y la exposición al plomo.

Quedan los rompecabezas

El manejo de suelos contaminados y desechos agrícolas expone directamente a los trabajadores agrícolas a los metales pesados ​​que se filtran de los químicos venenosos. Los trabajadores también pueden recibir dosis a través del aire que respiran y de los alimentos y el agua que consumen.

La exposición bioquímica acumulativa a metales pesados ​​como el plomo puede poner en peligro la vida. Pero, ¿significa que los residuos de pesticidas metálicos están creando epidemias de insuficiencia renal en países con grandes cultivos como Sri Lanka y El Salvador?

¿Son los agroquímicos responsables de la muerte de miles de jóvenes trabajadores agrícolas en el Sur global? A medida que el problema se intensifica en los próximos años y el número de muertes continúa aumentando, las respuestas a estas preguntas pueden estar próximas.

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario