Nuevo informe encuentra que la crisis climática continuará afectando la salud humana causando retraso en el crecimiento, desnutrición y más muertes

La crisis climática confirma que un futuro sombrío será responsable del aumento de las muertes en las próximas décadas, la desnutrición y el impedimento directo del crecimiento y la disminución del coeficiente intelectual en los niños, como destaca un nuevo informe, informó The Guardian.

Global Health Alliance Australia, en asociación con la Universidad de Monash en Melbourne, produjo un informe de política «De Townsville a Tuvalu», que señala los efectos pasados ​​​​de la crisis climática en la región de Asia Pacífico y que tendrá en el futuro. También hizo recomendaciones para que el gobierno australiano mitigue su impacto.

En la última década, Australia se ha enfrentado a muertes debido al clima extremo y las olas de calor.

“Absolutamente hay personas que mueren por muertes relacionadas con el clima, el calor[especially due to] estrés en este momento”, dijo Misha Coleman, directora ejecutiva de Global Health Alliance Australia, a The Guardian. “Durante los incendios del Sábado Negro [in Victoria in 2009] por ejemplo, sabemos que los incendios mataron directamente a las personas, pero hubo casi 400 muertes adicionales en esos días calurosos debido al estrés por calor y la insolación. ”

Se identificó un efecto cognitivo en los niños que experimentaron eventos climáticos extremos en el útero. Por ejemplo, las mujeres que quedaron embarazadas durante las inundaciones de 2011 en Brisbane dieron a luz a niños con coeficientes intelectuales más bajos, vocabularios más pequeños y menos imaginación en promedio que sus pares a los dos años.

Las concentraciones más altas de gases de efecto invernadero también están reduciendo los valores nutricionales de los cultivos básicos, lo que provoca retraso en el crecimiento, anemia y desnutrición en los niños, entre 10 y 20 años de edad, según The Guardian.

“¿Cuál es el futuro de nuestros hijos?” dijo Coleman al Guardian. “Estos eventos son más comunes, más frecuentes y no van a ser menos en un corto período de tiempo”.

Los investigadores examinaron casi 120 artículos revisados ​​por pares para reconstruir el impacto probable de la crisis climática en la región. El documento destacó que las enfermedades tropicales raras como el virus Nipah, una enfermedad transmitida por murciélagos que causa una infección fatal en humanos y cerdos en el sudeste asiático, podría volverse frecuente en Australia si encuentra condiciones favorables.

En caso de que los refugiados climáticos busquen ayuda en Australia, su sistema de atención médica se verá sobrecargado ya que los países vecinos no tienen sistemas de atención médica adecuados para manejar un aumento en la enfermedad causada por la emergencia climática, advierte el documento.

Un documento de 2018 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), destacado por el informe que predijo que “entre 2030 y 2050 el cambio climático causará 250 000 muertes adicionales por año por estrés térmico, malaria, desnutrición y diarrea”, según el informe. Señaló que la crisis climática con sus diversas consecuencias no solo creará nuevas enfermedades, sino que amplificará las existentes y destruirá los sistemas de atención médica.

El documento de Global Health Alliance Australia hizo hincapié en las categorías de riesgos para la salud de la OMS a partir de la crisis climática. Ellos son:

  • Impactos directos de la mayor frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos y su gravedad.
  • Impactos ambientales como la contaminación del aire, menos agua dulce y patrones cambiantes de enfermedades.
  • Impactos sociales como enfermedades mentales, desnutrición, desplazamiento de población y pobreza.

Según Global Health Alliance Australia, el gobierno australiano debe estar preparado para los peligros insidiosos de los dos últimos puntos.

“Eventos meteorológicos severos están causando inundaciones, particularmente en asentamientos informales en el Pacífico, lo que provoca enfermedades, incluida la diarrea, que pueden ser muy graves y mortales para las personas, especialmente para los niños”, dijo John Thwaites, presidente del Instituto de Desarrollo Sostenible de la Universidad de Monash, como informó The Guardian.

El informe advirtió que, además del virus Nipah, los mosquitos propagarían enfermedades como el dengue, el chikungunya y el zika, ya que con el aumento de la temperatura global, las poblaciones de mosquitos expandirían su alcance. De hecho, en una ciudad en el noreste de Queensland, Townsville, la fiebre Q ya prevalece.

“La fiebre Q es algo que transmiten muchos animales salvajes y domésticos”, dijo Coleman a The Guardian. “A medida que el cambio climático degrada su hábitat a través de incendios y sequías, estos animales buscan pasto verde y agua dulce. [and] se encuentran en campos de golf y en bloques de dos acres de jubilados. “

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario