Las semillas transgénicas y los pesticidas causan controversia en los Estados Unidos

El uso de plaguicidas puede haber aumentado con los nuevos modelos de semillas, según un experto

Un nuevo estudio del experto Charles Benbrook, de la Universidad de Washington, contradice el principal argumento de los defensores del uso de semillas modificadas genéticamente. Afirman que la práctica reduce el uso de pesticidas en los cultivos, pero el estudio encontró que el uso de pesticidas ha crecido en un 7% desde el uso de semillas transgénicas.

Al principio, cuando se desarrollaron las primeras variedades de semillas modificadas, de hecho hubo una reducción en el uso de pesticidas. El llamado algodón Bt y el maíz Bt que producía el herbicida en sí, pronto dejaron de ser las únicas variedades de semillas modificadas genéticamente disponibles en el mercado.

Monsanto y Round Up

Con la llegada de la empresa Monsanto y su línea de semillas modificadas, el efecto fue el contrario. Los productores comenzaron a usar un solo tipo de pesticida, RoundUp (que es fabricado por Monsanto), y en mayores cantidades. Benbrook decidió averiguar cuánto exactamente.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos había terminado su programa de mapeo del uso de pesticidas años antes, lo que obligó a Benbrook a estimar el uso total utilizando datos incompletos asociados con otras fuentes. La conclusión fue que se han utilizado alrededor de 185 millones de kilogramos más de pesticidas desde la introducción de semillas modificadas en 1996 que los que se habrían utilizado con semillas convencionales.

Para Graham Brookes de PG Economics, un grupo de consultoría especializado en biotecnología que ha elaborado sus propios estudios sobre el tema, las conclusiones de Benbrook son inexactas y sesgadas. Keith Kloor también acusó a Benbrook de ser parcial porque estaba afiliado a Organic Center.

Sin embargo, Kloor no mencionó que Benbrook también fue anteriormente «Director Ejecutivo del Subcomité del Comité de Agricultura de la Cámara con jurisdicción sobre la reglamentación de plaguicidas, la investigación, el comercio y las cuestiones agrícolas extranjeras», además de ex director ejecutivo de la Academia del Consejo Nacional de Agricultura. de Ciencias.

¿Inofensivo?

Otra crítica de los estudios es que, aunque el uso de RoundUp ha aumentado mucho, es mucho más seguro que otras alternativas de pesticidas. Pero hoy en día hay evidencia, incluso de científicos del USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) de que RoundUp no es tan inofensivo como se pensaba. Benbrook cita evidencia del aumento de residuos de pesticidas presentes en los productos minoristas. Él cree que esto se debe a que los productores están usando dosis más altas para prevenir la aparición de malezas resistentes al RoundUp.

Según Tom Lascawy, fundador de Food & Environment Reporting Network, este ni siquiera sería el mayor problema, ya que muchos agricultores ahora están recurriendo a pesticidas más antiguos y tóxicos para controlar las malezas. Aún así, según Tom, el 2,4-D, un sustituto de uso común, está relacionado con el cáncer, la neurotoxicidad, problemas renales y hepáticos, efectos reproductivos y trastornos endocrinos.

Benbrook dice que los agricultores no tienen otra opción y terminan comprando semillas modificadas resistentes a varios ingredientes activos y tratando el maíz Bt con insecticidas que no se han usado antes. La situación solo sería buena para la industria de semillas y pesticidas, que acumula ganancias récord y se beneficia de la propagación de malezas e insectos resistentes.

Vale la pena recordar que Benbrook no se opone totalmente a las semillas modificadas. Según él, «serán necesarios cambios profundos en los sistemas de manejo de malezas en los tres cultivos genéticamente modificados más grandes para estabilizar primero y luego reducir el uso de herbicidas».

Vínculo entre industria e investigación

Hay estudios que señalan que no hay evidencia de que los transgénicos dañen la salud humana. Para Benbrook, es necesario ser consciente de que estas investigaciones se realizan con base en los datos de seguridad proporcionados por la industria que desarrolla y comercializa semillas transgénicas.

Un artículo de 2009, publicado en The New York Times, registró una protesta realizada por algunos científicos a la EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos) criticando la falta de independencia en la investigación sobre transgénicos. Los manifestantes afirman que, si bien las semillas comunes se pueden obtener fácilmente para el desarrollo de la investigación, los transgénicos solo se liberan con la autorización del fabricante. A veces se deniega la autorización o el fabricante requiere una revisión de los resultados obtenidos antes de su publicación.

Muchos científicos en los Estados Unidos cuestionan la independencia de la investigación que apunta a resultados positivos para el uso de transgénicos, sin embargo, muchos otros afirman que la investigación que encontró evidencia de daño a la salud no es científica y está sesgada. Quien pierde con todo esto es el consumidor, que no puede saber si está consumiendo o no un producto seguro.

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario

nueve − 7 =