¿La mezclilla es ecológica? (Y es malo para el medio ambiente)

¡A todas nos encantan los vaqueros! La mezclilla es una de las telas más icónicas del mundo y se ha vuelto popular a través de las fronteras nacionales y culturales, y los jeans de mezclilla se han convertido en un símbolo de la cultura estadounidense en todo el mundo. El denim tiene una historia ilustre, con la palabra ‘denim’ proveniente de Sergio de Nimes, un tipo particular de tejido que se producía en la localidad francesa de Nimes. Hoy, la tela es responsable de prendas de vestir como jeans, faldas, chalecos, camisas, blusas y chaquetas. Sin embargo, ¿cómo se relaciona la tela con el medio ambiente? Este artículo explica:

¡Pues sí y no! La respuesta real depende de varios factores que incluyen cómo y de qué están hechos, el uso de agua, la durabilidad, etc. La mezclilla tiene un gran impacto ambiental ya que conduce a la contaminación de las vías fluviales locales por los tintes utilizados para producir jeans. Además, el cultivo de algodón que se usa para hacer la tela requiere muchos pesticidas químicos. Un par de jeans podría requerir hasta 8 galones de agua, lo que equivale a tres días de consumo de agua en un hogar estadounidense promedio.

No:

1. Cómo se hacen: Si observa cómo se fabrican los productos de mezclilla, los denunciará abrumadoramente como ambientalistas. En las fábricas, el proceso de producción depende de tintes que podrían ser cancerígenos, así como de una cantidad inquietante de agua, en un mundo donde más del 10 % de la población mundial carece de acceso a agua potable segura.

2. De qué están hechos: La fabricación de ropa de mezclilla se basa en el algodón que se cultiva utilizando tácticas de explotación, requiere mucha agua para crecer y debe rociarse con pesticidas altamente tóxicos. Estos plaguicidas son nocivos para la salud humana y suponen un riesgo para el medio ambiente.

Pueden envenenar las vías fluviales, envenenando aún más a cualquiera que entre en contacto con esas aguas, incluso si se encuentran a kilómetros de distancia. También se cultivan con mucha agua y los principales países productores también tienen la particularidad de ser bastante secos.

3. Su problema de agua: Lo sé, esto ya se ha tratado anteriormente, pero créanme, la producción de mezclilla es un gran problema en relación con el agua. Aunque las cifras pueden variar según la marca, la producción de un par de jeans podría requerir hasta 8 galones de agua, lo que equivale a tres días de consumo de agua en un hogar estadounidense promedio. Eso es demasiada agua.

Aparte de esto, el cultivo del algodón en sí requiere más agua y los pesticidas utilizados envenenan mucho más. El cultivo de algodón utilizado para hacer la tela requiere una gran cantidad de herbicidas y pesticidas químicos para mantener a raya a las criaturas.

Sí:

1. Su durabilidad: Una tela de mezclilla puede durar bastante tiempo y un par de jeans o una chaqueta hecha de buena mezclilla es probablemente algo en lo que no tendrás que pensar en reemplazar durante muchos años. La mezclilla de buena calidad es duradera y puede convertir a un individuo en un comprador responsable, sostenible y ecológico.

2. Tendencias emergentes: Algunos fabricantes han optado por pasarse a las nuevas tecnologías para confeccionar su denim. Esto ha sido necesario por la protesta pública sobre los efectos reales de la mezclilla en la salud humana y el medio ambiente. La mezclilla contemporánea se produce de una manera mucho más responsable y sostenible, lo que garantiza que el producto final requiera menos agua, menos productos químicos y menos energía.

¿Los jeans son malos para el medio ambiente?

Abrumadoramente, ¡sí!

1. Producción de algodón

Los jeans dependen del algodón cuya producción requiere mucha agua, fertilizantes y pesticidas. La cantidad de agua para riego puede llegar a los 25 litros por kilogramo de algodón producido y la energía necesaria para preparar el suelo es de unos 60MJ/kg, lo que equivale a 2 metros cúbicos de gas natural.

Esto tiene serios impactos ambientales ya que a veces, el curso de los ríos tiene que ser alterado para regar los campos de algodón. El uso excesivo de fertilizantes también hace que los suelos se vuelvan salados y la dependencia de los pesticidas mata organismos y contamina tanto el suelo como las vías fluviales cercanas.

2. Teñir hilos de urdimbre

El proceso de producción requiere teñido, que se basa en productos químicos tóxicos. Estos químicos afectan la salud humana, sin olvidar el hecho de que contaminan el medio ambiente. Después de teñir, la tela se enjuaga con agua, eliminando el exceso de tinte, se seca y luego se dimensiona para fortalecer los hilos. El proceso contamina el agua y por supuesto el suelo.

3. Consumo de energía

Los procesos mecánicos de hilar y tejer telas de mezclilla requieren mucha energía. El área de hilado y tejido también debe mantenerse a una temperatura y un nivel de humedad constantes, para obtener jeans de calidad. Esa es una gran cantidad de energía utilizada para producir estas telas, lo que las hace realmente malas para el medio ambiente.

¿Es el denim sostenible?

Los tejidos vaqueros contemporáneos son sostenibles, aunque no se puede decir lo mismo de los tradicionales. Además, cómo la mezclilla sostenible depende del fabricante, algunos los producen de manera sostenible, mientras que otros utilizan procesos tradicionales.

Para la variedad tradicional, un solo par de jeans requería una vergonzosa cantidad de productos químicos, miles de litros de agua y un consumo de energía que ha sido casi cómicamente grande en comparación con el producto terminado.

Según Frank y Oak, la fabricación de un solo par de sus jeans promedio requirió más de 10,000 litros de agua. Además, todo el proceso requería cultivar mucho algodón, que es uno de los cultivos más sedientos del mundo. El proceso también requería teñir y lavar los jeans para crear degradados y estilos codiciados. Esto ni siquiera menciona toda el agua que usan los clientes después de comprar los jeans para lavarlos.

Hoy, el mundo se enfrenta a una crisis de agua dulce y la industria de la moda tiene mucho que compensar, ya que es el segundo mayor consumidor y contaminador de agua.

Como resultado, muchos fabricantes de prendas de mezclilla están produciendo jeans de una manera mucho más responsable y sostenible.

Estos tipos de mezclilla requieren menos agua, menos productos químicos y menos energía. Frank y Oak, por ejemplo, se han asociado con una instalación con certificación ecológica en Dubai que se especializa en la investigación y el desarrollo de una producción de mezclilla más sostenible.

Tal asociación ha ayudado a la empresa de fabricación a implementar un enfoque nuevo, innovador y ecológico para hacer su par favorito de mezclilla. Por ejemplo, su proveedor recicla el 100% del agua que utilizan, junto con los residuos que provienen de sus mesas de corte.

La tela de mezclilla puede durar mucho tiempo y un par de jeans o una chaqueta hecha de buena mezclilla es probablemente algo que no tendrás que pensar en reemplazar por muchos años. Si se cuida bien, puede durar una década o más.

Ni siquiera necesita comprar otros nuevos porque incluso la ropa de segunda mano estaría en excelente forma y duraría bastante tiempo. El hecho de que la mezclilla sea duradera te convierte en un comprador responsable, te asegurará reducir el desperdicio y ayudará a compensar el hecho de que la industria de la moda usa mucha agua y daña el planeta.

El costo ambiental de hacer un par de jeans

1. Agua

Producir denim consume una cantidad inquietante de agua. Un estudio realizado por Levi Strauss & Co descubrió que producir un par de jeans Levi requiere la asombrosa cantidad de 3781 litros de agua. Esto es preocupante ya que más de 785 millones de personas de la población mundial no tienen acceso a agua limpia, lo que pone una perspectiva alarmante sobre la sedienta industria de la mezclilla y nuestras compras de mezclilla.

Además, la mayor parte del problema recae en los países más secos del mundo. Pakistán, por ejemplo, tiene una industria algodonera muy grande, pero ha estado en medio de una crisis de agua durante años.

2. Pesticidas

El cultivo de algodón puede ocupar alrededor del 2,5 % de las tierras agrícolas, pero es responsable de alrededor del 16 % de todos los insecticidas y del 6,8 % de todos los herbicidas utilizados en todo el mundo. Los pesticidas son altamente tóxicos y ofrecen un ambiente de trabajo peligroso y arriesgado para los productores de algodón.

Según la Organización Mundial de la Salud, entre el 1 y el 3 % de los trabajadores agrícolas en todo el mundo sufren intoxicación aguda por pesticidas y al menos 1 millón requieren hospitalización cada año. Además, los pesticidas contaminan el suelo y los sistemas de agua cercanos, amenazando el suministro de alimentos y creando riesgos para la salud.

3. Tintes

Además del uso excesivo de agua y los riesgos causados ​​por los pesticidas, la industria de la mezclilla requiere el uso extensivo de productos químicos nocivos que se utilizan en el proceso de teñido. Se sabe que algunos de los colorantes, como los colorantes Azo, liberan aminas cancerígenas.

Estos productos químicos son nocivos para el medio ambiente y aumentan los riesgos para la salud y la seguridad de los trabajadores. Como tal, un comprador debe buscar marcas que usen tintes naturales y algodón orgánico para evitar financiar los procesos tóxicos.

4. Chorro de arena

El pulido con chorro de arena es una técnica muy controvertida que logra el aspecto fresco y desgastado de los jeans. Los jeans están literalmente chorreados con arena, de ahí el nombre, para suavizar la tela y desgastarlos. El proceso plantea importantes riesgos para la salud de los trabajadores, ya que las partículas finas de polvo pueden alojarse en sus pulmones.

El mismo aspecto desgastado o resultado también se puede lograr mediante el lavado a la piedra, el lijado, el cepillado o el uso de láser. Estas alternativas se evitan porque son más costosas que el arenado. Aún más inquietante es que la mayoría de las empresas no tienen tanto control o conocimiento de sus cadenas de suministro como deberían, y el sandblasting podría estar ocurriendo sin que las marcas gigantes lo sepan.

Al Jazeera descubrió este lado feo del pulido con arena de la industria de la mezclilla en 2015 y tan pronto como el equipo de medios visitó las fábricas chinas, sus equipos de pulido con arena fueron retirados de estas fábricas.

5. Trabajo

La mano de obra es otro costo de la mezclilla para el medio ambiente. La producción de algodón tiene sus raíces en el comercio de esclavos que condujo a la esclavitud en Occidente y ha continuado hasta la fecha. Hoy en día, encontrará problemas de explotación como el trabajo infantil y forzado en Uzbekistán e India, y la incapacidad de competir con el costo del algodón subsidiado por Estados Unidos en África occidental y central y Brasil, todos los cuales están relacionados con la producción de algodón y la moda. industria en general. ¿Cómo podrían estas personas socialmente desmoralizadas cuidar su entorno, cuando todas las ganancias van a las grandes corporaciones, que las están explotando para obtener ganancias?

¿Por qué la mezclilla sostenible es la necesidad del futuro?

La pura verdad es que necesitamos denim sostenible, ¡ya! La mezclilla requiere mucho en términos de agua, energía y mano de obra, al mismo tiempo que compromete la salud humana y del medio ambiente a través de tintes tóxicos, herbicidas, fertilizantes y pesticidas. Con una forma sostenible de hacer denim, el proceso requeriría mucho menos.

Ahorraría el agua que millones de personas necesitan con urgencia, eliminaría las prácticas laborales de explotación, como el trabajo infantil forzado y obligar a los trabajadores a soportar la limpieza con chorro de arena y sus peligrosos efectos, y salvaría nuestros suelos y vías fluviales.

También es justo decir que las formas sostenibles de cultivar algodón para la industria de la moda no se habrían basado en gran medida en la esclavitud como sucedió hace más de 200 años en los Estados Unidos.

Una industria de mezclilla sostenible nos convertiría también en compradores responsables y sostenibles. Los fabricantes también desarrollarían o confiarían en tecnologías desarrolladas recientemente que ven un proceso de fabricación sostenible. Conseguir un denim 100% orgánico y ecológico es un sueño inalcanzable, pero pequeños pasos en esa dirección traerían cambios significativos.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario