El presidente Trump firma una orden ejecutiva para permitir la extracción de recursos en la Luna

Donald Trump no parece tener preocupaciones como el coronavirus en mente mientras se aventura por acuerdos menos terrenales. El lunes, Trump firmó la orden ejecutiva llamada Fomentar el apoyo internacional para la recuperación y el uso de los recursos espaciales para alentar a los EE. UU. a extraer minerales de la luna.

La orden ejecutiva establece que EE. UU. puede extraer y usar el agua, el hielo y otros recursos minerales de la Luna y el Tratado del Espacio Exterior de 1967 permite usar los recursos del espacio en la Luna, Marte y otros lugares.

La orden deja en claro que EE. UU. no ve el espacio como un «bien común global», abriendo el camino para explotar la luna sin ningún tipo de tratado internacional.

“La política de apoyo con respecto a la recuperación y el uso de los recursos espaciales es importante para la creación de un entorno de inversión estable y predecible para los innovadores y empresarios espaciales comerciales, y es vital para la sostenibilidad a largo plazo de la exploración humana y el desarrollo de la Luna, Marte. , y otros destinos”, dice la orden.

“El espacio exterior es un dominio legal y físicamente único de la actividad humana, y Estados Unidos no ve el espacio como un bien común mundial.

“Esta Orden Ejecutiva ordena al Secretario de Estado que lidere un esfuerzo del Gobierno de los EE. UU. para desarrollar declaraciones conjuntas, acuerdos bilaterales e instrumentos multilaterales con estados extranjeros afines para permitir operaciones seguras y sostenibles para la recuperación comercial y el uso de recursos espaciales, y para objetar cualquier intento de tratar el Acuerdo de la Luna de 1979 como una expresión del derecho internacional consuetudinario”.

La orden establece que “los estadounidenses deberían tener derecho a participar en la exploración comercial, la recuperación y el uso de recursos en el espacio exterior”, y también menciona que EE. UU. nunca firmó un acuerdo conocido como el Tratado de la Luna de 1979. Como se estipula en este acuerdo, cualquier actividad en el espacio debe seguir el derecho internacional.

Estados Unidos se opondrá a cualquier intento internacional de obstruir sus esfuerzos para eliminar trozos de la luna o, en caso de que surja la oportunidad, la extracción adicional de Marte y “otros cuerpos celestes”, según la orden ejecutiva de Trump.

El nuevo celo de la administración Trump para comenzar a perforar la luna está en línea con su apoyo al fracking para extraer minas en la Tierra. La administración ha abierto una vasta extensión de tierra federal para la perforación de petróleo y gas, ya que Trump anuló varias leyes ambientales para revivir la industria del carbón en crisis.

No es que todos los arrendamientos de perforación terrestre ofrecidos hayan sido tomados por compañías de combustibles fósiles y el interés del sector privado detrás de hacer una explosión en el espacio para minar la luna también es incierto. Según la orden ejecutiva, el gobierno federal «requerirá la asociación con entidades comerciales para recuperar y utilizar los recursos, incluidos el agua y ciertos minerales, en el espacio exterior».

El interés constante de Trump en afirmar el poder estadounidense en el espacio se encontró en la formación de la Fuerza Espacial dentro del ejército de los EE. UU. el año pasado para llevar a cabo la guerra espacial donde sea necesario. Sin embargo, cuando el presidente tuiteó en junio, parecía estar confundido acerca de la composición del espacio, que la NASA “debería enfocarse en las cosas mucho más grandes que estamos haciendo, incluido Marte (del cual la Luna es parte)”.

No está claro si el presidente realmente piensa que la luna es parte de Marte, pero los dos están, de hecho, bastante alejados. La luna, que orbita alrededor de la Tierra, está a unas 238 000 millas de distancia de nuestro planeta, mientras que Marte, que está a un promedio de 140 millas de distancia de la Tierra, es en sí mismo un planeta.

El Tratado de la Luna de 1979 establece que el uso no científico de los recursos espaciales debe regirse por regulaciones internacionales, que EE. UU. no firmó. En 2015, el Congreso aprobó una ley que permite explícitamente a las empresas y los ciudadanos estadounidenses utilizar los recursos de la luna y los asteroides.

La orden establece: “La industria estadounidense y las industrias de países afines se beneficiarán del establecimiento de prácticas internacionales estables mediante las cuales los ciudadanos privados, las empresas y la economía se beneficiarán de la expansión de la esfera económica de la actividad humana más allá de la Tierra”.

En un comunicado, el presidente dijo: “Después de desafiar lo desconocido y descubrir el nuevo mundo, nuestros antepasados ​​no solo navegaron a casa y, en algunos casos, nunca regresaron. Se quedaron, exploraron, construyeron, guiaron y con ese espíritu pionero imaginaron todas las posibilidades que pocos se atrevieron a soñar”.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario