El impacto de la energía verde en el sector energético mundial

En las últimas décadas, el mundo ha aceptado en gran medida la realidad del cambio climático y los efectos nocivos de la quema de combustibles fósiles. Muchos han respondido presionando para que se alejen de las fuentes de energía tradicionales que son dañinas para el medio ambiente y abogando por energías renovables como la eólica y la solar. Esta iniciativa política ha dado lugar a un esfuerzo concertado tanto de individuos como de gobiernos para invertir en energía renovable. Pero a medida que las industrias en torno a estas tecnologías “verdes” evolucionan, el cambio a las energías renovables se vuelve no solo beneficioso para el medio ambiente sino también financieramente inteligente.

La historia del mercado de paneles solares de Australia demuestra la nueva realidad: las opciones de energía renovable benefician la factura de servicios públicos de las personas así como el medio ambiente. Antes de 2010, cuando los propietarios tenían pocos incentivos económicos para cambiar a fuentes de energía, los compradores de paneles solares estaban motivados en gran medida por preocupaciones ambientales. Pero ahora, según esta investigación, la mayoría de los australianos que compran paneles solares lo hacen porque quieren pagar menos por sus facturas de electricidad. Los motivos humanitarios ya no son necesarios para que las personas hagan el cambio; ahora todo lo que se necesita son las elecciones racionales del individuo interesado en una economía de mercado.

Esta misma tendencia está sucediendo al mismo tiempo a escala global, a medida que las naciones y las industrias se dan cuenta de que «volverse verde» no es simplemente lo correcto, sino también una decisión económica inteligente. Desde que los científicos hablaron por primera vez de los efectos peligrosos de los combustibles fósiles, los gobiernos han buscado disminuir la producción de gases de efecto invernadero y recurrir a las energías renovables. Los acuerdos internacionales como el Acuerdo de París, firmado en 2016 para establecer objetivos climáticos para la mayoría de las naciones individuales, siguen siendo un factor importante para impulsar a los gobiernos a realizar cambios, pero los factores económicos significan que muchos países están comenzando a ver que las energías renovables también están en sus propios intereses. .

Por el momento, las energías renovables todavía representan una pequeña parte de la producción total de energía mundial. La energía solar y eólica solo se combinan para proporcionar menos del ocho por ciento de la electricidad generada total. Los combustibles fósiles tradicionales aún dominan el sector energético mundial. Pero si bien los cambios se producen lentamente, se están produciendo y parece que aumentarán su ritmo en los próximos años. 2016 vio un aumento del dieciséis por ciento en el crecimiento de la generación de energía renovable.

Algunos países individuales están liderando el camino con cambios aún más drásticos hacia las energías renovables. En Dinamarca, un increíble cincuenta y nueve por ciento de la energía eléctrica proviene de fuentes renovables. Esta cifra es solo del 26% en Alemania, pero que un país con una economía tan grande haya logrado un progreso tan significativo demuestra una tendencia positiva. China y Estados Unidos también están aumentando su producción de energía renovable.

Esta tendencia está ocurriendo por razones económicas y también por preocupaciones ambientales. A medida que las poblaciones y las economías crecen, el consumo de energía en general aumenta rápidamente en todo el mundo. Las energías renovables ofrecen a los gobiernos otra forma de satisfacer estas crecientes demandas.

A medida que los estados y las personas se orientan hacia las energías renovables, las nuevas tecnologías las hacen más eficientes y cada vez más rentables. Dentro de la industria de la energía, muchos expertos visualizan un sistema de “red inteligente”, donde un sistema basado en digital mejora la seguridad y eficiencia de la transmisión y distribución de energía renovable. Una red de este tipo permitiría a los países y organismos internacionales integrar varios tipos de energía en un sistema unificado, sirviendo mejor a sus poblaciones.

Estos avances tecnológicos en la industria están ayudando significativamente a reducir el costo de las energías renovables. Con las empresas compitiendo por contratos gubernamentales y los desarrolladores compitiendo para mejorar los diseños actuales, piezas clave de tecnología como los molinos de viento se están volviendo más baratas cada año. La Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) estima que para 2020 las energías renovables costarán constantemente menos que sus contrapartes de combustibles fósiles. Esto significa que los gobiernos tendrán múltiples incentivos para recurrir a la energía eólica y solar: el menor presupuesto y el crecimiento económico.

La ampliación de la industria de las energías renovables y la construcción de la infraestructura necesaria ofrecerán numerosos beneficios a las economías, sobre todo en forma de creación de empleo. Construir molinos de viento y paneles solares, así como trabajar en la industria de los biocombustibles, que requiere mucha mano de obra, brinda innumerables oportunidades de empleo.

Los cambios en el sector energético global ya están aquí y solo aumentarán en el futuro. La energía renovable seguirá siendo más importante y, a medida que esto suceda, cambiará significativamente la forma en que los humanos aprovechan y usan la energía en todo el mundo. Los combustibles fósiles serán cada vez menos importantes, especialmente a medida que los coches eléctricos se vuelvan más frecuentes. Si bien el petróleo seguirá siendo vital en la aviación en las industrias navieras, ya no será el bien central del comercio mundial de energía. Las transferencias eléctricas a través de las fronteras serán más importantes que los gasoductos y los petroleros. Los países capaces de generar su propia energía a partir de fuentes renovables ya no dependerán de las importaciones de combustibles fósiles.

La producción mejorada de energía renovable también verá una mayor demanda de minerales de tierras raras que ayudan en esa producción. China domina actualmente este sector, pero es probable que el cambio sea eminente a medida que aumenta la demanda y la oferta se vuelve más escasa.

Los cambios en la energía son abrumadoramente positivos y necesarios ante la inminente catástrofe ecológica. Sin embargo, no vienen sin ciertos desafíos y peligros potenciales. Actualmente, muchos países dependen de las exportaciones de petróleo como motor de sus economías. Si el petróleo deja de ser un producto tan solicitado, se verán obligados a diversificar drásticamente sus economías. Mientras esto sucede, es probable que sufran problemas económicos importantes. Las poblaciones de estos países enfrentarán graves dificultades y es probable que las naciones experimenten una importante inestabilidad política y social.

Los minerales de tierras raras también tienen efectos secundarios negativos graves. Son extremadamente tóxicos y su extracción es altamente perjudicial para el medio ambiente. La producción de minerales de tierras raras crea cantidades impactantes de desechos ácidos. Si bien las energías renovables son la respuesta a la crisis del carbono, no se puede olvidar que la producción de energía «verde» tiene sus propios desafíos ambientales.

Un cambio a una red eléctrica basada en energías renovables también plantea desafíos en términos de seguridad. Cualquier sistema digital sería vulnerable a los ciberataques, y un ataque al sistema energético de cualquier país o región probablemente resultaría catastrófico. Los técnicos y expertos en seguridad deben trabajar con diligencia para asegurarse de que esto no suceda.

Los líderes de la industria reconocen los desafíos y oportunidades que se avecinan. En la cumbre anual de IRENA en Abu Dhabi este año, los miembros lanzaron la Comisión Global sobre la Geopolítica de la Transformación de la Energía. Pasarán un año analizando la variedad de efectos potenciales del cambiante panorama energético, desde el negocio del comercio de energía hasta las consecuencias políticas del cambio económico. La cumbre de IRENA también brindó a los expertos la oportunidad de comentar sobre la situación. El funcionario alemán Peter Fischer enfatizó la importancia del momento actual y dijo que «el clima y la energía son cuestiones fundamentales en lo que respecta a la estabilidad y la paz y creo que lo son más que antes».

Lo que ofrece la energía «verde» más que cualquier otra cosa es una oportunidad única para mejorar la salud del planeta y, al mismo tiempo, hacer crecer las economías de todo el mundo. Desde los propietarios de viviendas australianos hasta los gobiernos nacionales, innumerables consumidores están viendo los beneficios de las energías renovables. Estos beneficios solo se harán más obvios en el futuro, a medida que la comunidad global dé un giro fundamental hacia la «ecología».

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

13 − 11 =