El estado del hielo marino del Ártico: un hallazgo alarmante

El estado del hielo marino del Ártico es un tema que se ha debatido durante años.

Siendo el Ártico una de las primeras áreas afectadas por el calentamiento global, el estado de su hielo marino está particularmente monitoreado y es estratégico para evaluar el aumento de las aguas globales.

Y lo menos que podemos decir es que en los últimos años la tendencia no es positiva.

Aquí hay una descripción general del estado del hielo marino del Ártico y lo que significa para el resto del mundo.

El Ártico: un área enorme y estratégica para el clima

Si el Ártico es objeto de todas las atenciones en lo que respecta al calentamiento global, es porque su importancia en el ecosistema global y su influencia en el clima es importante.

El Ártico es un área enorme de aproximadamente 21 millones de kilómetros cuadrados. Está formado por varios países como Suecia o Finlandia, Rusia (especialmente Siberia), Estados Unidos (con Alaska), Canadá o incluso Dinamarca con Groenlandia.

El Ártico es, por tanto, un 50% más grande que su primo continental en el Polo Sur, la Antártida, que tiene “sólo” 14 millones de kilómetros cuadrados. A diferencia de la Antártida, que es predominantemente continental, el Ártico es principalmente un océano, parcialmente congelado.

Con tal área compuesta de hielo y nieve, un calentamiento del Ártico conduce naturalmente a una disminución en la producción de hielo y nieve. Si bien el derretimiento del hielo marino no contribuye directamente al aumento de los océanos, el derretimiento de las capas de hielo y los glaciares en tierra firme en el Ártico es una amenaza.

El problema es que en el Ártico, el aumento de temperatura es entre 2 y 3 veces más rápido que en el resto del mundo.

Temperaturas medias en constante y rápido aumento

Los últimos años han revelado lo que el mundo científico ha asumido durante mucho tiempo: las temperaturas medias están aumentando más rápidamente en el Ártico que en otros lugares.

Los años posteriores a 2010, por ejemplo, tuvieron promedios 1 ° C más altos que los años 1980-2010. Y algunos de esos años tuvieron temporadas promedio superiores a 2 ° C. En áreas como Siberia, incluso en la primavera de 2020 se registraron diferencias de 3 a 5 ° C en comparación con los promedios estacionales.

Por tanto, la tendencia parece inevitable: la temperatura sigue aumentando en el Ártico, y cada vez más rápidamente.

Menos nieve y menos hielo

El aumento de las temperaturas en la región, naturalmente, no está exento de consecuencias, tanto a nivel local como global.

A nivel local, el aumento de estas temperaturas ha reducido la cantidad de nieve que hasta ahora cubría el hielo y otros glaciares. La nieve y el hielo tienen una relación intrínseca: la nieve protege al hielo del sol y el hielo «aísla» la nieve del mar y sus rayos, ayudando así a mantenerse.

Cuando llueve en lugar de nevar, o cuando nieva muy poco, el hielo se expone directamente a la luz solar. Como su superficie es más brillante que la de la nieve, absorbe más calor, lo que acelera su fusión.

Si las nevadas disminuyen demasiado, como ocurre actualmente en muchas partes del Ártico, el deshielo podría acelerarse. Por otro lado, cuanto menos hielo hay, más se expone el hielo restante: el mar se vuelve azul oscuro en lugar del blanco del hielo, lo que ayuda a almacenar el calor en lugar de reflejarlo.

Por ahora, el área de hielo marino del Ártico en verano ya es un 40% más pequeña que en 1970. Y, en promedio, se está derritiendo a una tasa tremenda del 13% por década.

Si la desaparición de la banquisa no promueve directamente la subida del nivel del mar, la desaparición de ciertos glaciares terrestres (el inlandsis) y la nieve son ellos, con el fenómeno de expansión térmica, directamente ligados.

El Ártico: un espacio cada vez más verde propicio para los incendios forestales

El derretimiento del hielo ártico no deja de tener consecuencias. Su clima también está cambiando profundamente. Los investigadores ya están diferenciando el antiguo clima ártico del actual, ya que este último ha cambiado.

También estiman que el que estará vigente en 2100 ya no tendrá mucho que ver con el actual: más precipitaciones en un período más largo y entre 3 y 10 meses sin hielo están en el programa.

Lamentablemente, los cambios ya están en marcha: la vegetación crece cada vez más en la zona, hasta el punto de que un tercio de la tundra puede haberse vuelto verde en los últimos diez años.

Desastrosa consecuencia de este cambio: los incendios en la región son cada vez más frecuentes, favorecidos por las temperaturas extremas del verano. Algunos de estos incendios incluso se califican como «zombis», ya que nunca se apagan realmente y continúan proliferando incluso en invierno, bajo los témpanos de hielo.

No hace falta decir que la existencia de estos incendios forestales, que con mayor frecuencia queman turba y tundra ricas en carbono, liberan materiales que solo aumentan el calentamiento global y, por lo tanto, derriten el hielo.

Conclusión

El Ártico se encuentra actualmente en una pendiente muy resbaladiza donde su clima ya está cambiando significativamente y donde los eventos climáticos se unen para acelerar el proceso de cambio.

Su hielo marino solo se reducirá cada año y es muy poco probable que la tendencia se revierta.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

18 + 19 =