Efectos ambientales y de salud del fracking

El fracking, también conocido como fracturamiento hidráulico o hidrofracking, es una técnica de estimulación de pozos que consiste en inyectar agua en los pozos a alta presión para fracturar rocas de modo que el petróleo, el gas y otros productos puedan fluir libremente. Por lo general, según la Agencia Estadounidense de Protección Ambiental (EPA), la perforación se realiza hasta una o dos millas en la superficie de la tierra verticalmente o en ángulo. Luego hay una perforación horizontal de una milla o más para llegar a la roca de esquisto.

El agua mezclada con arena, sales, detergentes y otros productos químicos se bombea a alta presión al pozo. La presión crea fisuras mantenidas abiertas por partículas de arena de las que escapan gas natural y petróleo. Ha habido una preocupación con el auge del fracking que ha afectado al mundo recientemente y por una buena razón. Por mucho que le dé al mundo un suministro constante de energía fósil, está dañando el medio ambiente y a las personas.

Impactos ambientales del fracking

Los defensores del fracking argumentan que en realidad es una forma relativamente segura de extraer petróleo y gas natural. Pero según investigaciones realizadas por Cornell y la Universidad de Duke, el fracking es peligroso para el medio ambiente. Algunas de estas cifras pueden parecer pequeñas, pero cuando se estima el impacto a lo largo de los años, la amenaza para el medio ambiente de repente parece amenazada.

1. Contaminación del agua

Según Scientific American, el fracking utiliza un promedio de 9,6 millones de galones de agua por pozo. Esta es agua que podría ser utilizada en la agricultura y para el consumo. Además, la mayoría de estos pozos se encuentran en lugares semiáridos que podrían aprovechar el agua. Lo que fluye hacia la superficie se llama reflujo y esta agua contiene metales pesados, material radiactivo, hidrocarburos y otras toxinas.

Debido a la descomposición del uranio, el agua resbaladiza bombeada regresa a la superficie con una cantidad muy alta de un gas radiactivo llamado radón. El remanso de flujo se puede tratar, dice Marcia Bjornerud, geóloga estructural de la Universidad de Lawrence, pero es muy costoso debido a la cantidad que se bombea y la mayoría de las plantas de tratamiento de agua en los pueblos pequeños no pueden manejar esto. Entonces, en cambio, una gran cantidad de esta agua se vierte en los ríos que contamina.

Se bombean enormes cantidades de salmuera o agua aceitosa y productos químicos a un pozo que se adentra unos dos kilómetros en la tierra. Esto puede contaminar fácilmente el agua subterránea y representar una amenaza para los lugareños. La industria del fracking en promedio agrega 3500 pozos cada año, lo que significa más agua utilizada y más contaminación de los sistemas de agua.

2. Contaminación del aire

El metano es uno de los principales gases liberados por los pozos de fracking y es un veinticinco por ciento más potente que el dióxido de carbono en términos del efecto invernadero. El metano impacta el medio ambiente al crear una ‘manta de aire’ que atrapa el calor dentro de la atmósfera terrestre causando un sobrecalentamiento en la tierra, un mayor efecto invernadero. Como resultado, conduce al derretimiento del hielo liberando el dióxido de carbono atrapado y aumentando el nivel del agua del océano que, a su vez, puede tragar islas.

Durante la vida útil de un pozo, del 3,6 al 7,9 por ciento del gas metano se escapa a través de fugas y venteos, según un estudio realizado por Robert W. Howarth de la Universidad de Cornell. Esto parece una cantidad pequeña, pero teniendo en cuenta que se están excavando 3500 pozos cada día, estas son cantidades aterradoras de metano que se liberan al aire.

Los carcinógenos del agua corriente pueden evaporarse a la atmósfera y contaminar el aire. Los equipos utilizados en la perforación, el transporte y el procesamiento liberan óxido de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles que reaccionan químicamente en presencia de la luz solar para formar smog, es decir, ozono troposférico.

3. Contaminación del suelo

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cornell descubrió que una oleada de agua que fluye de regreso a la superficie de la tierra provoca el aflojamiento de los coloides. Dado que los coloides están cargados eléctricamente, se unen a los productos químicos y luego a las partículas del suelo. Los investigadores de la Universidad de Duke que investigaban el derrame en Dakota del Norte encontraron altas concentraciones de selenio, plomo y amonio en los suelos alrededor de los sitios de perforación mucho tiempo después de que ocurriera el derrame.

Se descubrió que el radio, un elemento muy radiactivo, se había adherido al suelo y se estima que permanece años después. Los productos químicos inorgánicos, las sales de salmuera y el metal ligado no se biodegradan, lo que significa que los efectos no desaparecen. Parte de él puede consumirse a través de plantas si hay plantas consumibles en la región si alguna sobrevive. El suelo radiactivo es en realidad un páramo ya que las plantas se envenenan y finalmente mueren, lo que provoca la muerte y la migración de la vida animal que depende de las plantas, lo que eventualmente contribuye a la pérdida de la biodiversidad.

Efectos sobre la salud del fracking

Se ha descubierto que las comunidades en áreas alrededor de los sitios de fracking son más susceptibles a problemas respiratorios, daño a órganos, cáncer y problemas neurológicos debido a las partículas en el aire del fracking y los productos químicos utilizados en el fracking. Los derrames accidentales destruyen granjas y socavan la agricultura. Lo que es peor es que la mayor parte del fracking se encuentra en áreas relativamente secas y el fracking está agregando tensión a las comunidades que ya están bajo presión, ya sea que se den cuenta o no.

1. Cáncer

Los compuestos cancerígenos en el aire y la exposición al radón tanto en el aire como disuelto en las aguas residuales causan cáncer. Algunos afectan directamente al ADN, lo que hace que las células se dividan más rápido de lo que están experimentando la muerte celular programada, como sucede con muchas muertes celulares. El daño al ADN hace que la célula vaya a Aptopsis, pero cuando las hebras de muerte celular se dañan, la célula sufre una división celular maligna descontrolada que causa cáncer.

La mayor parte de esto se debe a los elementos radiactivos emitidos por el proceso de fracking. Algunos aumentan el metabolismo celular y provocan una división más rápida de la célula, lo que da como resultado tumores, algunos de los cuales pueden ser cancerosos. El metabolismo más rápido de las células es por las sustancias químicas ingeridas a través de las plantas que beben y comen que han absorbido estas sustancias químicas. Cuando se ingiere el agua radiactiva, tiene una alta probabilidad de causar envenenamiento, daño a órganos, cáncer y muerte.

2. Problemas respiratorios

La sílice cristalina de la arena que se utiliza en el fracking hidráulico provoca una silicosis que en realidad es incurable y supone un peligro para los trabajadores que la inhalan. La silicosis es una enfermedad pulmonar que se caracteriza por dificultad para respirar con poco esfuerzo, fatiga, dolores en el pecho, oscurecimiento de la piel a azul y enfermedades del corazón. Aumenta el riesgo de tuberculosis y problemas respiratorios ya que ataca los pulmones.

Cuanto mayor sea la duración de la exposición al polvo de arena y las concentraciones a las que uno está expuesto, más agudo puede ser. Los que viven alrededor de los pozos son susceptibles a la silicosis crónica si están expuestos a cantidades bajas de polvo de arena durante un largo período de tiempo. Las partículas contenidas en la combustión del diésel y el polvo causan muchos problemas respiratorios y, en algunos casos, la probabilidad de muerte.

3. Defectos fetales

Los defectos de nacimiento son una preocupación seria para las personas expuestas y que viven cerca de pozos de fracking. Los compuestos orgánicos volátiles y los hidrocarburos aromáticos policíclicos que se encuentran alrededor de los pozos afectan el desarrollo fetal normal al impedir la formación del corazón y el sistema neurológico. Además, la exposición a compuestos radiactivos puede dañar o alterar partes del ADN de un feto y causar defectos y, en algunos casos, mutaciones.

4. Desglose del sistema neurológico

Se ha descubierto que las personas que se encuentran a millas de distancia de los pozos de fracking se quejan de dolores de cabeza, convulsiones, mareos y, a veces, pérdida del conocimiento. Estos indican un efecto sobre el sistema nervioso. El sistema sensorial/nervioso humano puede ser muy sensible incluso a niveles bajos de benceno.

Múltiples estudios han encontrado que los niveles de benceno son más altos de lo que se puede contener, de ahí el efecto del sistema nervioso. También se ha descubierto que el benceno causa daño a los órganos que forman la sangre, es decir, la médula sanguínea. Cuando afecta la médula ósea roja provoca enfermedades como la anemia que con el tiempo pueden volverse graves. También significa que se producen menos glóbulos rojos para transportar oxígeno, lo que provoca dificultad para respirar y fatiga con poco esfuerzo.

5. Daño del Sistema Endocrino

El sistema endocrino humano es muy sensible a los productos químicos utilizados en el fracking y, aunque la mayoría de las empresas tratan de ocultar los productos químicos utilizados, hasta ahora la investigación ha descubierto 632 de ellos. Imagínese qué efectos a largo plazo tendrían en la salud de una persona.

Un documento de gestión de riesgos humanos y ecológicos mostró que el 75 % de estos productos químicos pueden afectar la piel y los ojos, el 37 % pueden causar daños en los órganos de los riñones, el hígado y el corazón, y un aterrador 25 % puede causar alteraciones en el ADN y daños en las principales glándulas endocrinas, a saber, el páncreas. , glándula pineal, ovarios, testículos, glándula tiroides, glándula paratiroides, glándula pituitaria y glándulas suprarrenales.

Por mucho que el ‘boom del fracking’ en el mundo esté creando seguridad energética, resuelve un problema mientras crea más. Al final del día la pregunta es, ¿vale la pena? Puede crear empleo, pero está causando multitud de problemas de salud a las personas a las que emplea. Puede estar beneficiando económicamente a la comunidad local, pero la gente se ve afectada. Y por no hablar de los pequeños terremotos provocados por el fracking que pueden convertirse en un problema en el futuro si continúa. Y por mucho que entregue gas y combustibles fósiles en toneladas, está destruyendo el medio ambiente tanto en los componentes como en su valor estético.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario