Costa Rica planea reducir las emisiones para 2050 para combatir el cambio climático

La nación centroamericana Costa Rica, en su esfuerzo por encontrar las posibles formas de abordar el cambio climático, ha lanzado un plan económico con el objetivo de «descarbonizar» el país para el 2050. Por lo tanto, también será un ejemplo para otros.

Según Carlos Manuel Rodríguez, ministro de Medio Ambiente, sobre la consecución del plan, sus nietos serán testigos de la misma huella de carbono en 2035 que en la década de 1940 lo hicieron sus abuelos y no encontrarán absolutamente ninguna huella de carbono en 2050.

“No solo vamos a reducir esa huella, sino que vamos a traer muchos beneficios”, dijo Rodríguez.

Un investigador de energía eléctrica, Jairo Quirós, de la Universidad de Costa Rica, advirtió sobre el desafiante papel del plan y dijo que “debe considerarse con cierta cautela”.

La hoja de ruta lanzada el domingo afirma que Costa Rica alcanzaría «cero emisiones netas» para el 2050. Eso significa que en el futuro no habrá más emisiones de las que puede compensar mediante la planificación, como la expansión y mantenimiento de sus extensos bosques.

Según el objetivo del Acuerdo de París de 2015 sobre el cambio climático, los recortes de emisiones son los componentes principales para mantener el aumento de las temperaturas globales por debajo de 2 ° C (3,6 ° F).

La economía de Costa Rica creció el año pasado a un 3% como se indica en los datos del Banco Mundial. Costa Rica planea seguir creciendo económicamente junto con la reducción de gases de efecto invernadero.

La ex jefa de clima de la ONU en Costa Rica, Christiana Figueres, mencionó el objetivo como «sin precedentes» en la política internacional.

Figueres dijo a la Fundación Thomson Reuters que existe un plan detallado con el gobierno de las diminutas Islas Marshall para lograr ese objetivo, sin embargo, “todavía no tienen todo el plan articulado sector por sector”.

Aunque Costa Rica representa solo una pequeña parte del clima mundial, el presidente Carlos Alvarado señaló que el plan para cambiar las emisiones podría ser un modelo para otras naciones.

En el lanzamiento del plan, dijo: «Podemos ser ese ejemplo, tenemos que inspirar a la gente». Sin embargo, el plan llevará mucho trabajo lograr, advirtió Quirós.

Para él, algunos objetivos, como hacer funcionar todos los autobuses y taxis con electricidad para 2050, pueden ser un desafío ya que los cambios son costosos.

En el escenario actual, el transporte representa alrededor del 40% de las emisiones de cambio climático de Costa Rica, lo que lo convierte en su fuente individual más grande, según el Instituto Meteorológico Nacional.

Según el nuevo plan, la modernización del transporte público incluye la construcción de una línea de tren eléctrico que conectará 15 de los 31 barrios del área metropolitana de San José, según informó el Instituto Costarricense de Ferrocarriles.

La construcción de las líneas probablemente comenzará en 2022.

El ministro de Medio Ambiente dijo que la cantidad de automóviles que circulan en las áreas urbanas se reducirá a la mitad para el 2040 bajo el plan de descarbonización de Costa Rica.

Rodríguez agregó que el 70% de los autobuses del país y el 25% de sus automóviles serían eléctricos para el 2035.

No existe una industria de extracción de combustibles fósiles en Costa Rica. Sin embargo, depende de los ingresos petroleros que podrían crear problemas. Los impuestos al combustible, los impuestos a la importación de vehículos y los impuestos a la conducción generan alrededor del 12% de los ingresos del gobierno, dijo el ministro.

La eliminación gradual de los combustibles fósiles sin perturbar los ingresos del gobierno requiere nuevas fuentes de ingresos, y para eso, el gobierno deberá impulsar una “reforma fiscal verde” que necesitaría la aprobación legislativa, dijo.

La distribuidora estatal de petróleo del país cambiaría de rumbo e investigaría combustibles alternativos como el hidrógeno y los biocombustibles según el plan. También tomará una iniciativa para ayudar a los trabajadores de combustibles fósiles a cambiar a trabajos de energía limpia.

El plan requiere una mayor expansión de los bosques y Rodríguez admitió que el dinero necesario para el desarrollo de los bosques proviene de los impuestos sobre los combustibles fósiles.

“En las décadas de 1960 y 1970, Costa Rica tenía la tasa de deforestación per cápita más alta del mundo. Hemos logrado no solo detener la deforestación sino duplicar la cobertura forestal ”a medida que la economía crecía, dijo Rodríguez.

El Instituto Costarricense de Electricidad, la empresa estatal encargada de la generación y distribución de electricidad, afirmó que el año pasado el 98% de la electricidad del país provino de fuentes renovables.

Quirós, investigador de la Universidad de Costa Rica, dijo que el plan del condado, aunque «un poco utópico», era claramente «un paso en la dirección correcta».

«Es bueno ser ambicioso», agregó.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

16 − 5 =