Cómo las bicicletas se convirtieron en el principal modo de transporte en la ciudad holandesa de Groningen

Muchas ciudades alrededor del mundo están tratando de promover el uso de bicicletas en un intento por reducir la congestión del tráfico y mejorar la calidad del aire, ya que la mayoría de los expertos en tráfico las consideran la clave de la movilidad urbana, pero pocas de ellas logran hacerlo como con éxito como Groningen.

Groningen es una ciudad universitaria del norte de los Países Bajos, y se ha convertido en sinónimo de bicicletas, gracias a que con una población de 190.000 habitantes, tiene 300.000 bicicletas y solo 75.000 coches. Esta ciudad holandesa a menudo se llama la capital mundial del ciclismo, y con razón, ya que el 61% de todos los viajes en Groningen se realizan en bicicleta, que es considerablemente más que cualquier otra ciudad amigable con la bicicleta.

Prácticamente sin coches

Gracias a una serie de cambios en la política de transporte y planificación urbana realizados hace un par de décadas, el centro de la ciudad prácticamente quedó libre de automóviles, para alentar a las personas a caminar y usar bicicletas con más frecuencia. A fines de la década de 1970, las autoridades de la ciudad dividieron el centro de Groningen en cuatro cuadrantes e introdujeron una prohibición que prohibía a los ciudadanos viajar directamente de un cuadrante a otro en automóvil, obligándolos a usar una carretera de circunvalación. El efecto logrado con esta medida son tiempos de viaje mucho más largos para aquellos que quieren viajar por el centro de la ciudad en automóvil, lo que naturalmente disuadió a muchos residentes de sentarse al volante.

Si bien la ciudad desalentó la conducción de automóviles, introdujo varias medidas para fomentar el uso de bicicletas y hacer del ciclismo una opción más viable y segura. Se construyó una infraestructura ciclista ampliada, con muchos senderos para bicicletas seguros y de alta calidad en el centro de la ciudad, lo que convirtió a la bicicleta en el modo de transporte más rápido y práctico.

Peatones y ciclistas obtienen más espacio

Al excluir los automóviles del centro de la ciudad y dar más espacio a los peatones y ciclistas, el gobierno local logró evitar los problemas de congestión del tráfico potencialmente enormes. La ciudad se enfrentaba a graves problemas de congestión del tráfico en los años 70, cuando el número de automóviles en Groningen, como en muchas otras ciudades de Europa, comenzó a aumentar drásticamente. Pero Groningen evitó la congestión del tráfico al crear un entorno seguro y cómodo para los ciclistas y, al mismo tiempo, redujo la contaminación del aire y mejoró la calidad de vida de sus residentes.

Si bien los cambios en la política de transporte introducidos en los años 70 ayudaron a que Groningen fuera extremadamente amigable con las bicicletas, la ciudad no ha dejado de trabajar para mejorar su infraestructura ciclista. En 2014, las autoridades instalaron semáforos inteligentes para ciclistas, con el fin de ayudarlos a desplazarse por la ciudad con mayor facilidad. Además de la ola verde para ciclistas ya existente, que reduce aún más sus tiempos de viaje, la ciudad instaló sensores en los semáforos para extender el tiempo de luz verde para los ciclistas en caso de lluvia.

En camino a convertirnos en la ciudad más amigable con las bicicletas del mundo

Durante los próximos diez años, Groningen planea implementar algunas medidas más que deberían ayudarla a seguir siendo la ciudad más amigable con las bicicletas del mundo, pero también a superar los desafíos que se espera que enfrente, ya que la cantidad de ciclistas aumentará significativamente.

Por ejemplo, existe un plan para comenzar a calentar la mayoría de los carriles para bicicletas en el centro de la ciudad, manteniéndolos libres de nieve y hielo, para que los ciclistas puedan usarlos durante todo el año, sin importar las condiciones climáticas, sin correr el riesgo de lesionarse.

Además, las autoridades planean introducir áreas designadas en las carreteras cercanas a la ciudad, donde se alentará a los automovilistas a dejar sus automóviles y alquilar una bicicleta para ingresar al centro de la ciudad.

Soluciones de estacionamiento consideradas esenciales

Además, la ciudad trabajará en la creación de soluciones de estacionamiento más convenientes para ciclistas. Al exigir que se realice un «Análisis del efecto de la bicicleta» antes de construir un nuevo edificio, las empresas y los propietarios de viviendas tendrán la obligación de asegurarse de que haya un estacionamiento adecuado para bicicletas en el edificio, por lo que definitivamente habrá más espacios de estacionamiento para ciclistas en el futuro.

Con todo esto en mente, es seguro decir que Groningen es un ejemplo perfecto de una ciudad amiga de la bicicleta y un modelo que muchas otras ciudades del mundo podrían seguir fácilmente a medida que abordan la congestión del tráfico y tratan de encontrar soluciones de movilidad urbana más sostenibles. Esta ciudad holandesa ha demostrado que no es tan difícil lograr que las personas dejen sus autos y utilicen opciones de transporte alternativas, más respetuosas con el medio ambiente y más rentables. Es una de las pocas ciudades del mundo donde las bicicletas son el principal medio de transporte para la mayoría de sus residentes, algo que muchas ciudades podrían usar.

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

diecinueve − 10 =