Verde en la Ciudad con Huertos Urbanos

Aunque no puedo presumir de tener un pulgar verde, me encantan las plantas. Me encanta comerlos, me encanta mirarlos, me encanta estar en medio de ellos, en un bosque o en un invernadero o sentado frente a ellos como una gran ensalada.

Cuando me mudé a Vancouver, una de las muchas cosas que me parecieron maravillosas de la ciudad fue la plétora de jardines urbanos que encontré tanto en los barrios residenciales como en el centro de la ciudad.

Los jardines urbanos son excelentes para una serie de beneficios sociales y económicos, así como ecológicos: incluida la mejora de la calidad del aire, el apoyo a la diversidad biológica y la disminución de la huella de carbono de la región al requerir menos alimentos y desechos entrantes y salientes.

Hace años (casi al mismo tiempo que llegué a Rain City), tuve amigos en el centro de Toronto que inventaron ingeniosos jardines en la azotea con construcciones de varios niveles que ahora puedes encontrar tutoriales para hacerlos tú mismo en Internet.

Verdaderamente, donde sea y como sea que vivas en una ciudad hoy, puedes encontrar una manera de cultivar tus propios alimentos.

Mire el inspirador noticiero sobre esta mujer de 70 años que afirma que la nutrición que recibe de su huerta es su “fuente de la juventud”.

los película Crecido en Detroit lleva esta revolución alimentaria a un nivel completamente nuevo y dice mucho sobre la capacidad para el bien de la comunidad que existe cuando uno combina su compasión social y ambiental. La película documenta una escuela secundaria alternativa para adolescentes embarazadas en Detroit que conserva un curso de agricultura urbana en el que los estudiantes utilizan un lote baldío de la ciudad para aprender a cultivar y nutrir plantas en un entorno urbano, no solo enseñando a las niñas valiosas habilidades para la vida, sino también también proporcionando suficientes productos para alimentar 100% de la población estudiantil.

Cada vez más en un número de formas, los ciudadanos norteamericanos -habitualmente involucrados en una cultura de alimentación frecuente y ciega- han estado tomando el negocio de lo que está pasando en sus estómagos en sus propias manos.

Ahora que lo sabes, ¿qué vas a cultivar?

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario

uno − 1 =