Una guía para el vino ecológico

Podemos cobrar una parte de las ventas de los artículos vinculados en esta página. Aprende más.

Cuando pensamos en viñedos, pensamos en colinas onduladas, cargadas de plantas de uva. Es idílico, ¿verdad? Desafortunadamente, los viñedos sufren el mismo trato que cualquier otro cultivo, e involucra una gran cantidad de pesticidas.

El vino tinto es una de las sustancias más saludables que puedes consumir (con moderación), así que brilla por dentro y por fuera al volverte verde (¡no el color!) con tu vino. Siéntese y relájese con una copa de vino después de un duro día de trabajo (o con un ser querido), y mantenga su conciencia tranquila. Así es cómo:

¿Qué es el vino ecológico de todos modos?

Vino Ecológico

El vino ecológico deriva su nombre principalmente de las prácticas de cultivo de uva y vinificación que siguen los enólogos.

Los viñedos y las bodegas necesitan una evaluación de terceros para certificar sus vinos y procesos de elaboración como ecológicos.

Entonces, ¿qué miran estos evaluadores externos? Para obtener la certificación de sostenibilidad, los productores deben cumplir una serie de estándares que abarcan desde la conservación del agua y el compostaje para hacer fertilizante hasta la reducción del consumo de energía y el uso de pesticidas en el cultivo de la uva.

Entre las organizaciones sin fines de lucro más conocidas en los EE. UU. que certifican vinos sostenibles se encuentran California Sustainable Winegrowing Alliance, LIVE, LODI Rules, entre otras.

La mayoría de estas organizaciones analizan dos áreas separadas de producción de vino.

  1. Viñedos (donde ocurre el cultivo de la uva) – Requieren que los miembros informen, entre otras cosas, sobre el uso de fertilizantes, riego, biodiversidad, etc.
  2. Bodegas (donde las uvas se convierten en vino) exigir a los miembros que informen sobre el uso de energía, las emisiones de gases de efecto invernadero, la gestión del agua, la salud y la seguridad del personal, etc.

El caso del vino sostenible

El vino es una parte importante de nuestra vida, cultura y cocina. Bebemos vino en ocasiones sociales para celebrar hitos especiales de la vida o relajarnos en casa.

De hecho, beber vino con moderación tiene beneficios comprobados para la salud que incluyen:

  • Reducir el colesterol malo en el cuerpo.
  • Rico en antioxidantes que aumentan la inmunidad y promueven la longevidad.
  • Protege contra las enfermedades del corazón y la inflamación.
  • Puede beneficiar la salud mental al reducir el riesgo de depresión (el vaso ocasional)
  • Promueve bacterias intestinales saludables.

Sin embargo, el vino es (o puede ser) desastroso para el medio ambiente. Por ejemplo, uno de los mayores productores de vino del mundo, Francia, utiliza el 3% de su tierra agrícola para la producción de vino. ¡Pero esa porción representa el 20% del uso de pesticidas en el país!

No es sólo Francia. Otro gran productor de vino, California, usa miles de libras de pesticidas y fungicidas en los viñedos. Agregue a eso el carbono emitido por la maquinaria de cosecha y el CO2 producido durante el proceso de fermentación del vino, y puede comenzar a ver los efectos de la producción de vino en el medio ambiente.

Con tantas marcas de vino en el mercado, ¿cómo identifica el vino ecológico?

Cuatro reconocidas etiquetas de vino apuntan a vinos Eco-amigables. Están:

  • Orgánico
  • biodinámico
  • Natural
  • Sostenible

En términos simples, los vinos sostenibles tienen como objetivo reducir los desechos y las emisiones. Los vinos orgánicos utilizan menos ingredientes sintéticos, los vinos naturales se basan en procesos de vinificación tradicionales, mientras que los vinos biodinámicos provienen de un proceso de vinificación más holístico.

Pero estas etiquetas no son tan claras como veremos a continuación.

Diferentes tipos de vino ecológico

Tipo de vino ecológico

1. Vino ecológico

El vino orgánico proviene de uvas que han sido cultivadas sin fertilizantes químicos/herbicidas/repelentes de insectos/fungicidas, en la forma en que la naturaleza lo diseñó. Este vino se habrá producido a la antigua, con solo sol, agua y cariño.

Cuando nuestra comida está cubierta con productos químicos, es casi seguro que termina en nuestro sistema; de todos modos, ciertamente termina en nuestras fuentes de agua. ¡Di no a envenenarte a ti mismo y al ecosistema!

La etiqueta orgánica de los vinos es una de las más reconocidas por su riguroso proceso de certificación.

2. Vino biodinámico

Suena un poco aterrador, ¿verdad? Todo lo que significa es que los agricultores permiten que las uvas hagan lo suyo sin la intervención de pesticidas ni herbicidas naturales. En cambio, ponen su fe en el medio ambiente y esperan lo mejor.

El vino biodinámico proviene de la agricultura biodinámica, un enfoque holístico de la agricultura creado por Rudolf Steiner.

Este tipo de agricultura incorpora todo el ecosistema centrándose en dar nueva vida al suelo moribundo, promover la biodiversidad e incluso secuestrar carbono para mitigar el cambio climático.

A diferencia de los viñedos de monocultivo que solo producen uvas, las granjas biodinámicas pueden, por ejemplo, producir compost, criar abejas o incluso cultivar otros cultivos junto con las uvas.

Además, el vino biodinámico no requiere productos químicos sintéticos en el proceso de fermentación.

Demeter, una organización sin fines de lucro, certifica vinos biodinámicos y es reconocida a nivel mundial.

3. Vino natural

Debe sonar confuso, ¿no? ¿No es todo vino natural? Bueno, no del todo.

Los vinos naturales utilizan muy pocos o ningún aditivo, productos químicos o incluso trucos tecnológicos en la producción al nivel más básico. Tampoco tienen azúcares añadidos ni colorantes.

La mayoría de los enólogos naturales siguen un proceso similar que produce vino sin sulfitos, a diferencia de los vinos convencionales.

Según la mayoría de los amantes del vino, debido a que el vino natural no utiliza procesos como la filtración y la separación mecánica, el producto final es un vino más turbio con un sabor superior al de los vinos convencionales.

4. Vino sostenible

Las bodegas productoras de vino sostenible se enorgullecen de reducir los desechos y las emisiones de efecto invernadero. También fomentan la conservación del agua, pero depende de cada agricultor individual decidir las tácticas.

Como tal, el vino sostenible no es exactamente una etiqueta específica de vinos ecológicos, sino un paraguas para múltiples certificaciones bajo él.

Una de las etiquetas de vinos sostenibles más reconocidas en los Estados Unidos es la etiqueta de Viticultura Sostenible de California Certificada (CCSW, por sus siglas en inglés) emitida por la Alianza de Viticultura Sostenible de California. Representa el 81% de todos los vinos producidos en los EE. UU. y considera factores como la gestión del agua, los residuos, el control de plagas, etc.

Otras etiquetas de vinos sostenibles populares incluyen las emitidas por LIVE (Low Input Viticulture and Enology) para bodegas en el noroeste del Pacífico, LODI Rules y SIP (Sustainability in Practice) que considera los aspectos laborales de la producción de vino.

¿No es el vino vegano?

el vino es vegano

Es un error común pensar que todo el vino es vegano. Un poco como para rascarse la cabeza, ¿no? ¿Seguramente el vino está hecho principalmente de uvas?

Aunque tendrías razón en un sentido, el proceso de filtración suele ser un obstáculo tanto para los veganos como para los vegetarianos. Para controlar el contenido de taninos del vino, los enólogos suelen utilizar claras de huevo, gelatina o proteínas de la leche. Solo habría un indicio de esto en la botella (solo un rastro), pero muchos veganos militantes eliminaron inmediatamente el vino de su dieta por este motivo.

Sin embargo, eso no significa que todas las botellas estén prohibidas. Muchos incluso ahora llevan el símbolo vegano porque sustancias como el caolín y la bentonita están reemplazando los productos animales que generalmente se usan en el proceso de filtración. ¡Todavía hay esperanza!

Esté atento a las bodegas y supermercados en busca de botellas con ‘apto para veganos/vegetarianos’ en la etiqueta.

Seguro que hay un puñado de botellas que puedes beber. Los vinos orgánicos suelen ser el mejor lugar para comenzar a buscar, ya que es menos probable que utilicen productos animales en sus bodegas. Ser un soldado vegano o vegetariano no debería significar que no puedas disfrutar de una copa de vino tinto por las noches.

¿Puedes ir localmente?

Si tienes la suerte de vivir cerca de un viñedo, apóyalo siempre con tu negocio. Esto significa que se destinan menos millas aéreas al envío del vino, y usted está reforzando financieramente a los enólogos de su área, algo fundamental si se trata de una pequeña empresa.

Conclusión

El vino, con moderación, es bueno para la salud. Sin embargo, como hemos establecido, la producción de vino no es el proceso más respetuoso con el medio ambiente. Aún así, puede combinar una buena botella de vino ecológico con cualquier ocasión, por ejemplo, San Valentín, si comprende las diferentes etiquetas de vino y lo que significan para usted, su salud y el medio ambiente.

¡Feliz Año Nuevo Lunar, también conocido como Año Nuevo Chino! 2022 es el Año del Tigre.


Nota del editor: esta publicación se ha actualizado para que sea más fresca y coherente.

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario

catorce − dos =