Un encuentro con la presidenta de PETA, Ingrid Newkirk

Crédito de la foto: David Shankbone

La amplitud de conocimientos de Ingrid Newkirk sobre temas animales es aleccionadora. Ha vivido (y está viviendo) una vida rica, intrépida, aunque controvertida. Actualmente en una gira mundial llamada The Naked Truth: An Animal Rights Radical at Large, Newkirk se esfuerza por encender una chispa y galvanizar el movimiento por los derechos de los animales. Me reuní con ella después de su parada en Toronto, marcada por el día en que amazon.com anunció que suspendería la venta de foie gras en su sitio web del Reino Unido (un tema por el que PETA hizo campaña). Ella exuda experiencia y perspectiva, y está claro por qué PETA ha crecido hasta convertirse en la organización defensora de los animales más grande del mundo y se ha ganado un lugar permanente en el radar del público y, lo que es más importante, en los radares de las industrias; si su empresa utiliza animales en cualquier capacidad, nunca se sabe cuándo está presente un investigador encubierto de PETA. Podrías llamar a esto ‘La amenaza de PETA’.

La esencia misma del trabajo de PETA es desafiar el statu quo, y ese es un proyecto que nunca ha eludido el antagonismo. La pregunta más polémica a la que se enfrenta PETA (y hay un sinfín de especulaciones al respecto) es si sus tácticas sirven o no para socavar sus esfuerzos. De hecho, gran parte de la atención de los medios que recibe PETA se debe a sus tácticas de campaña a menudo descaradas, más que a los problemas en sí. Newkirk no parece estar demasiado preocupado por esto, y está muy concentrado en resolver los problemas. Uno esperaría que esté agotada después de 30 años, especialmente considerando toda la violencia a la que ha estado expuesta a través de las investigaciones encubiertas de PETA (la más reciente es un video de langostas siendo desmembradas y destripadas en vida). Por el contrario, es trabajadora y optimista.

PETA opera según el axioma de que cualquier publicidad es buena publicidad, y cada granizo mediático en el que PETA se encuentra en el centro se aprovecha como una oportunidad para generar conciencia sobre un problema. Después de 30 años de prueba y error, Newkirk habla con confianza sobre las tácticas de campaña de PETA y puede defenderlas con resultados y logros concretos, como el comercial de superbowl «prohibido» de este año, que generó más de un millón de visitas al sitio web de PETA. “El sexo vende”, dice, y aunque algunos regañan a PETA por usar imágenes sexualmente provocativas para hacer un punto, está claro que Newkirk ve esto como el menor de dos males. Las tácticas pueden no ser tan sofisticadas, y la popularidad de PETA puede ser el resultado de sus apelaciones al mínimo común denominador (léase: sexo).

Pero no todo son patrocinios de celebridades y mujeres con poca ropa. Hay una racha de base en PETA.

Al comprender la importancia del boca a boca y la opinión pública, Newkirk está utilizando este recorrido para difundir lo que cree que es la clave para crear un cambio real para los animales; “la clave es cambiarte a ti mismo, luego pasar a educar y cambiar a los demás”, a “¡Nunca callar!”. A primera vista, esta estrategia parece arrogante, incluso para un activista. Vivimos tiempos sorprendentemente educados, y uno de los aforismos que circulan en torno a temas controvertidos es “Respeto tus elecciones, luego tú debes respetar las mías”. Cuando cosas como los hábitos de consumo se reducen a cuestiones de ‘elección personal’, el respeto mutuo parece una forma virtuosa y diplomática de evitar la confrontación. Sin embargo, podría decirse que esto se ha convertido en una esquiva para ambos lados del debate sobre los derechos de los animales. El desacuerdo puede ser socialmente incómodo, y para las diferencias de gusto triviales, el adagio «vamos a estar de acuerdo en estar en desacuerdo» podría tener algún mérito. Sin embargo, los problemas de los derechos de los animales son problemas de justicia que involucran abuso y crueldad extremos, por lo que la ‘elección personal’ de alguien de comer una hamburguesa con queso, por ejemplo, está repleta de ramificaciones para otros seres sintientes; este es el defecto de la premisa de la ‘elección personal’. Cuando elegimos comer esa hamburguesa, usar cuero, usar un champú probado en animales, etc., estamos eligiendo a un animal, que él o ella será una mercancía. Dado este hecho, el mandato de Newkirk de «¡Nunca callar!» merece una consideración seria, especialmente para los veganos y los ecologistas que se contentan con vivir sus vidas éticamente ilustradas y ocuparse tranquilamente de sus propios asuntos.

Por supuesto, la propia Newkirk ha desarrollado la piel dura y la disposición vociferante que hacen que esto parezca fácil, pero no todos lo han hecho, y las interacciones humanas ocurren con matices, lenguaje corporal y química impredecibles. Puede que no sea tan simple como «¡Nunca te quedes callado!» y, a menos que seas un psicólogo e interlocutor experto, un paso en falso puede repeler a la persona a la que pretendes educar. Así que esta estrategia es simplista y carece de alguna elaboración. Pero Newkirk, haciendo una enmienda refrescantemente realista a su premisa, señaló que «cambiarás a algunas personas, en algún momento».

Centrándonos en un tema específico, discutimos la crisis de los animales sin hogar en los Estados Unidos. La crítica más dura de PETA proviene de la afirmación de que es extremadamente hipócrita por su eutanasia de miles de perros y gatos cada año. Newkirk me explicó la situación, argumentando que los refugios “No Kill” limitan la cantidad de animales que admiten y rechazan a muchos, lo que facilita que tengan altas tasas de adopción. Muchos de ellos también tienen políticas de «Cualquier hogar es mejor que ninguno», que Newkirk descarta como manifiestamente incorrecto, en parte porque muchos de los animales terminan en situaciones de abuso o negligencia. (Para ver la defensa de PETA de esta carga particular que soporta, visite PETASAVES).

Le pregunté a Newkirk qué objetivos destacados está decidida a lograr. Antes de “croar”, dijo, “los elefantes estarán fuera de todos los circos y no habrá más pruebas con animales”. Estos son objetivos ambiciosos, pero con Ingrid Newkirk a la cabeza, las probabilidades de lograrlos son mayores.

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario

1 + once =