Sorprendentemente, el banco público más grande del mundo parece dudar en detener las inversiones en combustibles fósiles

El cabildeo de última hora obliga al Banco Europeo de Inversiones (BEI) a dudar ante una propuesta para detener nuevas inversiones en combustibles fósiles. El movimiento de Alemania y otras naciones para debilitarse, uno de los movimientos climáticos más ambiciosos del sector financiero, está generando preocupación.

El banco público más grande del mundo, el BEI, anunció este año que dejaría de otorgar préstamos a nuevos proyectos de gas, después de haber reducido la inversión en carbón y petróleo. Haría más dinero disponible para desarrollos de energía renovable. Se esperaba que los ministros de finanzas de la UE confirmaran los detalles del plan en una reunión de la junta el martes, pero el cabildeo de último minuto obligó a posponerlo.

Los ejecutivos del banco dijeron que el plan aún estaba en curso y probablemente sería aprobado el próximo mes.

“La nueva política de préstamos energéticos es un hito en el camino del BEI para transformarse en el Banco Climático de la UE. Estoy satisfecho con el importante progreso logrado hoy y confío en obtener una aprobación final en noviembre”, dijo Andrew McDowell, vicepresidente del BEI responsable de energía.

Sin embargo, los defensores del clima temen que las medidas se retrasen aún más y se debiliten.

“Este retraso es el resultado directo de que Alemania y la Comisión Europea presionan para volver a agregar más combustibles fósiles a la política. Esto es lo opuesto al liderazgo exigido por millones de activistas y huelguistas climáticos en todo el mundo”, dijo Alex Doukas de la ONG Oil Change International. “Estamos en medio de una emergencia climática, por lo que no debería ser difícil decir no a más dinero público para combustibles fósiles”.

El BEI sancionó alrededor de 12.000 millones de euros (10.400 millones de libras esterlinas) en préstamos para proyectos de combustibles fósiles, casi todos para gas entre 2013 y 2017. Los partidarios de la industria del gas argumentan que es un combustible de «transición» que reduce la demanda de petróleo y carbón con mayor contenido de carbono. al mismo tiempo que proporciona seguridad energética. Sin embargo, los activistas climáticos dicen que los proyectos de gas liberan altos niveles de metano que tienen un efecto invernadero mucho mayor en comparación con el dióxido de carbono, y la transición a energías renovables sin carbono, como la energía eólica y solar, se retrasará por esto.

Según el BEI, ha aportado 65.000 millones de euros y más para financiar nuevos proyectos de energías renovables, pero el presidente del banco, Werner Hoyer, ha pedido más urgencia. “Creemos que las emisiones de gases son demasiado altas y no se pueden mantener. Debemos salir de estos combustibles fósiles. Somos conscientes de que se necesita un período de transición. Somos conscientes de que se necesita ayuda para las regiones que dependen del carbón y el gas. Pero uno no debe esconderse detrás de estos argumentos para perpetuar el uso de este tipo de materiales”, dijo en una entrevista reciente.

Según una copia filtrada de un comunicado de la cumbre, los líderes de la UE planean describir el calentamiento global como una «amenaza existencial», pero con la diferencia de la velocidad variable de acción. Polonia y Hungría se encuentran entre los pocos países que se opusieron al establecimiento de un objetivo de cero emisiones de carbono en toda la UE para 2050. Para la seguridad energética, según se informa, Alemania cree que el gas es necesario, al menos de forma provisional, ya que se separaría del carbón y la energía nuclear. energía.

La demanda de acción urgente se está volviendo cada vez más ruidosa, encabezada por Greta Thunberg, los huelguistas climáticos estudiantiles, los manifestantes de Extinction Rebellion y las voces del establecimiento influyente como David Attenborough y la Iglesia de Inglaterra. Los científicos advirtieron el año pasado que para mantener el calentamiento global en un nivel relativamente seguro, queda poco tiempo, probablemente más de una década, para que el mundo transforme los sistemas de energía.

Sorprendentemente, los sectores financieros a nivel mundial continúan moviéndose en la dirección opuesta, especialmente en el sector privado. The Guardian reveló en una investigación de una semana que los bancos de inversión y las empresas de gestión de activos más grandes del mundo habían invertido agresivamente en nuevos proyectos de carbón, petróleo y gas desde el Acuerdo Climático de París de 2015. Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, ha advertido sobre la mayoría de estos activos que quedarían varados, lo que resultaría en quiebras con un riesgo creciente de un colapso financiero global.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

19 − 9 =