¿Son las carreteras solares una posibilidad real?

Pocas personas cuestionan el valor de las fuentes de energía renovable, ya que nuestro mundo continúa en un alboroto de consumo y daño ambiental. El problema de las energías renovables es su viabilidad. Métodos como las turbinas eólicas crean peligros únicos para la vida silvestre, y las represas requieren una gran cantidad de dinero para construirse con solo un puñado de lugares adecuados para construirlas.

La energía solar ofrece una solución de bajo costo que se puede aplicar en cualquier lugar donde llegue el sol, pero requiere una gran cantidad de área para ser viable. Aquí es donde entra la propuesta de las calzadas solares. Las calzadas solares pueden ser la forma de superar el requerimiento de superficie que necesita la energía solar, pero ¿son realmente una solución viable?

La idea detrás de las carreteras solares

Las carreteras solares son muy parecidas a las carreteras normales, excepto por el hecho de que tienen paneles solares integrados en las carreteras. Esto les da algunas ventajas únicas en comparación con las carreteras estándar.

Por ejemplo, son capaces de traducir una gran cantidad de fotones en energía eléctrica utilizable. Se pueden construir con materiales que no son propensos a agrietarse o crear baches como lo son los materiales de las carreteras actuales, y pueden tener marcadores de carril iluminados para ayudar a los conductores durante la noche.

Estos tipos de carreteras podrían revolucionar la energía renovable, pero aún tienen algunos desafíos distintos que superar.

Los desafíos de las carreteras solares

Si bien existen algunos prototipos de carreteras solares, el mayor problema con su creación gira en torno al costo. Requieren células solares y materiales lo suficientemente resistentes como para soportar miles de toneladas de presión. Según los profesionales de T. Luckey Sons Inc., que se especializan en el levantamiento de losas en Ohio, el movimiento del suelo juega un papel importante en el posible éxito de las carreteras solares. Además de la presión debajo de la carretera, la estructura también deberá ser lo suficientemente resistente para soportar miles de libras de camiones y automóviles diariamente.

Estos desafíos monetarios en la fase de diseño inicial de las carreteras con energía solar son solo la punta del iceberg. Algunos críticos incluso han afirmado que las carreteras solares parecen maximizar el costo de recolectar energía solar. Los costos de mantenimiento adicionales a la reparación de celdas que se han roto debido a cambios en el suelo, clima frío, accidentes y desgaste costarían a los contribuyentes una cantidad increíble de dinero. Esto puede hacer inviable su uso.

Incluso algunas de las soluciones propuestas a estos problemas son un poco mediocres.

Por ejemplo, una solución para prevenir las heladas es utilizar carreteras con calefacción. Esto hace que el costo de mantenimiento sea aún más alto y puede resultar en un mayor uso de energía que el que producen estas carreteras. La combinación de estos costos colocaría a las carreteras solares como algo aún más costoso que las células fotovoltaicas regulares, que cuestan el doble por kWh que las fuentes no renovables. Esto los hace inviables para aplicaciones a gran escala.

Tomando un camino diferente

A pesar de los numerosos desafíos que pueden impedir que las carreteras solares reemplacen las carreteras y otras partes de la carretera de alto tráfico, todavía hay algunas situaciones en las que pueden ser factibles. Las carreteras privadas que cuentan con menos tráfico que otras carreteras y experimentan el tráfico de vehículos más pequeños crean una situación ideal. Reemplazar la típica entrada privada con entradas solares es otro ejemplo en el que esta tecnología puede proporcionar una situación en la que todos ganan.

Carreteras solares: ¿un sueño imposible o pronto será una realidad?

La conclusión es que es poco probable que las carreteras solares se utilicen en autopistas y otras áreas de alto tráfico hasta que los avances en ingeniería permitan formas más sólidas y rentables de instalarlas. Las carreteras solares de propiedad privada, como los callejones y las entradas de vehículos, son una opción más viable para el futuro cercano.

Si bien estas áreas más pequeñas no resolverán ninguna crisis energética en el futuro cercano, pueden proporcionar una forma confiable de producir energía renovable con una inversión relativamente menor.

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario