Reciclaje de bolsas plásticas de combustible potencial

Debido a que la mayoría de los plásticos no son biodegradables, durante años se ha debatido mucho si es aceptable quemar plástico como método de eliminación. Por un lado, los científicos dicen que es peligroso quemar plástico porque presenta riesgos para la salud y el medio ambiente, y potencialmente emite sustancias tóxicas y cancerígenas al aire. Por otro lado, hay investigaciones que muestran que no todo el plástico es dañino cuando se quema.

Para quemar

Los plásticos halogenados son ejemplos de bolsas y envases compuestos de cloro y flúor que son perjudiciales para nuestra salud y el medio ambiente cuando se queman. El contaminante más fatal que emite el plástico quemado se llama dioxina, una sustancia química que se acumula en los tejidos humanos y animales y no se descompone. Esta sustancia química se produce cuando se queman simultáneamente materiales orgánicos como papel, madera y basura en descomposición. También se emiten otros gases como el óxido de nitrógeno y el monóxido de carbono, lo que acelera el calentamiento global.

O no quemar

En el lado opuesto de la investigación, los estudios muestran que el polietileno es un tipo de plástico común que es seguro para quemar. Se dice que tiene el mismo poder calorífico que el aceite y, a diferencia de su homólogo halogenado, se puede quemar junto con material orgánico cuando se bate a fondo.

La respuesta al debate

En Goa, India, un experimento de reciclaje químico logró convertir poliolefina, polietileno y polipropileno (los dos últimos necesitan tratamiento para eliminar la suciedad antes de quemarse) en GLP, gasolina y diesel. Un equipo de ingenieros químicos del campus de Bits Pilani KK Birla Goa está buscando industrias locales para establecer una planta de demostración y probar la idea.

Por lo tanto, este avance científico puede dar forma a todo el panorama de la industria de los combustibles una vez que se apruebe y esté disponible para uso público. Pero para responder si es seguro quemar plástico, este descubrimiento solo confirma el debate anterior: no es seguro.

¿Por qué?

Aunque ayudará a la industria de los combustibles, también podría contribuir al calentamiento global y las emisiones de carbono adicionales.

Durante mucho tiempo, la mayoría de las comunidades, especialmente las organizaciones ambientales, han tomado la ruta segura al optar por reducir, reutilizar y reciclar el plástico para evitar las amenazas potenciales que plantea la quema. Y, de hecho, esto demuestra ser una mejor manera de asegurarnos de que el plástico que usamos no abarrote las ciudades, obstruya los sistemas de drenaje o termine flotando en cuerpos de agua. De la misma manera, también podríamos reducir la contaminación del aire y el cambio climático asegurándonos de que los vapores de plástico quemados no terminen en la atmósfera.

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario