¿Por qué nos relajamos en las medidas de protección?

Estudio explica las razones que llevan a algunas personas a actuar de forma imprudente ante el nuevo coronavirus y da consejos para no relajarse en los cuidados necesarios

Covid-19 está desafiando a la especie humana en sus diversos niveles de supervivencia. Desde los procedimientos hospitalarios hasta la vida cotidiana, nos vimos obligados a adoptar medidas preventivas que no formaban parte de nuestra vida diaria. Es posible que en este punto de la pandemia ya se esté preguntando por qué no se lavó las manos con más frecuencia o cómo logró consumir alimentos envasados ​​tan pronto como salió de la tienda.

Es posible que también se haya acostumbrado a usar máscaras en lugares públicos, pero también es posible que su cerebro esté empezando a jugarle una mala pasada. Según un artículo publicado en la revista científica Salud Pública de Lancet, lo más difícil es no aplicar estas medidas de protección, sino mantenerlas. Artículo ‘Errores de juicio durante la pandemia de Covid-19‘enumerado ocho comportamientos de riesgo que la gente debe evitar para que no suceda lo peor.

Inicialmente, Covid-19 ni siquiera tenía nombre y se atribuyó a un coronavirus de origen desconocido, lo que causó preocupación entre la población mundial. El miedo constante a lo desconocido es un factor que atrae respuestas psicológicas del ser humano. Es decir, el hecho de que no haya mucha información sobre algo hace que la gente esté más alerta y tome más precauciones.

Sin embargo, a medida que el virus se propagó, la gente de todo el mundo comenzó a acostumbrarse a la idea de la existencia de una enfermedad mortal, como si esto fuera algo normal. Así, según el estudio, existe una tendencia cerebral a reducir las medidas de prevención en relación con el virus, que puede mejorar los comportamientos de riesgo y, a su vez, contaminación. Para que eso no suceda, siempre se debe recordar que el virus da miedo y puede ser mortal.

Es común avergonzarse de algunas cosas. Sin embargo, en situaciones como pandemia global, dar demasiada importancia a lo que otras personas piensan que puede causar una comportamiento de riesgo. Algunas personas pueden pensar que el uso de máscaras en lugares públicos es feo o muestra vulnerabilidad.

Sin embargo, durante este período, necesitamos descansar nuestra imaginación en lo que otros piensan de nosotros, porque lo más importante es sobrevivir. La máscara tiene un papel indispensable, sus características impiden el contacto de las manos y partículas externas con nuestras mucosas, que son la puerta de entrada principal del nuevo coronavirus. Por esa razón, usar máscaras en público realmente puede salvar vidas.

Otro comportamiento de riesgo que las personas pueden experimentar durante esta pandemia es ignorar otros tipos de riesgo que existían antes del virus. Ahora mismo estamos tan concentrados en el nuevo coronavirus que nos olvidamos de practicar hábitos saludables como comer bien, hacer ejercicio o dormir, factores que previenen el desarrollo de otras enfermedades. En el estudio de Princeton, los investigadores ponen especial énfasis en salud mental. Es bien sabido que la distancia social es crucial en este punto, pero también es importante mantener nuestros hábitos sociales. Ya sea comunicación virtual con otras personas, meditación u otras rutinas que ya practicábamos antes de Covid-19.

El retraso en la aparición de síntomas de Covid-19 es otro factor que puede comportamientos de riesgo. Los síntomas de la enfermedad pueden tardar días en aparecer o incluso no manifestarse, por lo que no hay forma de saber si estamos infectados o no. O si necesitamos tomar ciertas medidas preventivas. En esta situación, la mejor manera de actuar es mantenerse a salvo.

Cambiar no es fácil para nadie, especialmente si es inesperado y con normas desafiantes. A lo largo de nuestra vida, desarrollamos hábitos que permanecen y, en cierto modo, son difíciles de romper. Sin embargo, para que esto no suceda, es necesario recordar que esta pandemia puede ser una buena oportunidad para ver las cosas de otra manera, repensar nuestras actitudes y conectar más con los que nos rodean.

Según el estudio, durante esta época de crisis es importante no juzgar, hacer predicciones o retrospectivas. Pase lo que pase, no es un buen momento para juzgar a alguien. Empiece por usted mismo: según los investigadores, es importante no especular situaciones y mantener la calma.

En resumen, mantenerse a salvo y seguir las reglas es la mitad de la batalla. Con el estudio, los expertos esperan que el conocimiento de estos factores pueda prevenir comportamientos de riesgo y ayudar combatir la crisis del covid-19.



Vea también:

Deja un comentario

uno + 13 =