Pide moratoria; Torres de energía solar de EE. UU. queman pájaros

Una organización de medios públicos sin fines de lucro informa que hay llamados a una moratoria en las torres de energía solar.

Según KCET, un funcionario de la oficina de Palm Springs del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. (FWS) sugirió que la Comisión de Energía de California (CEC) y otras agencias involucradas en la aprobación de instalaciones de energía renovable en el desierto permitan «al menos un par de años» de investigación sobre instalaciones de torres de energía solar de concentración ya aprobadas antes de aprobar cualquier nuevo proyecto de ese diseño. O al menos limitar las nuevas aprobaciones hasta que se realicen los estudios.

La sugerencia se hizo en una carta de Pete Sorensen. Es el Jefe de División de la oficina de Palm Springs de FWS. La carta incluía una lista de preguntas sobre amenazas potenciales para las especies de aves y murciélagos de dos proyectos planificados por BrightSource Energy, los proyectos solares Hidden Hills y Rio Mesa en los condados de Inyo y Riverside.

Hay informes de que tanto el sitio de Rio Mesa como el de Hidden Hills han sido identificados como áreas importantes para las aves. KCET dice que cada uno de los proyectos rodearía torres de 750 pies de altura con decenas de miles de helióstatos espejados. Un heliostato es un instrumento que contiene un espejo móvil o accionado. Se utiliza para reflejar la luz solar en una dirección fija. La amenaza potencial para los animales voladores proviene de la intensa radiación cerca de las torres, denominada «flujo solar», que algunos biólogos de vida silvestre temen que pueda dañar o matar a la vida silvestre por ceguera, quemaduras o incluso incineración.

Aparentemente, ha habido estudios anteriores sobre la mortalidad de las aves en la instalación de la torre de energía Solar One, ahora fuera de servicio. KCET señala que los biólogos encontraron una cantidad significativa de lesiones por quemaduras entre las aves encontradas muertas en el sitio.

La carta de Sorensen se hizo pública recientemente en el sitio web de la CCA.

“Nos preocupa el número cada vez mayor de proyectos de torres de energía que se proponen o están en proceso de revisión de permisos, dadas las preguntas pendientes sobre los impactos de la aplicación de esta tecnología a escala de servicios públicos. Como tal, sería beneficioso para el proceso de permisos para proyectos pendientes y futuros, incluidos Hidden Hills y Rio Mesa, recopilar datos de monitoreo que respondan algunas de las preguntas sobre la tolerancia fisiológica de las aves y la respuesta conductual a las torres de energía, de proyectos ya aprobados. antes de aprobar más proyectos. Aumentar nuestro conocimiento sobre los impactos potenciales de esta tecnología mejoraría nuestra capacidad para completar análisis basados ​​en la ciencia de los efectos directos, indirectos y acumulativos para la comunidad aviar, según lo requieren nuestras responsabilidades conjuntas de fideicomiso público. Por lo tanto, sugerimos que las agencias limiten la cantidad de proyectos de torres de energía que se consideran para permisos y desarrollo hasta que obtengamos una comprensión más detallada de esta tecnología y sus impactos, con base en al menos un par de años de monitoreo científicamente sólido. El despliegue de tecnología de esta escala en múltiples lugares y en un período de tiempo corto sin tal comprensión compromete nuestra capacidad para tomar decisiones informadas sobre proyectos que afectarían de forma permanente y acumulativa a las especies y las extensas extensiones de hábitat desértico de las que dependen”.

La mayoría de las propuestas activas de torres de energía solar en los EE. UU. aún no han sido aprobadas.

Mientras tanto, BrightSource ha defendido su posición con una declaración en su sitio web para el proyecto Ivanpah de la empresa. La compañía dice que ha diseñado sus sistemas para minimizar la amenaza contra las aves:

“Nuestra tecnología ha sido diseñada específicamente para evitar dañar a las aves. A diferencia de la tecnología más antigua, cuando nuestros espejos no se enfocan en la parte superior de la torre, la luz se enfoca en un anillo difuso alrededor de la parte superior de la torre, a niveles de concentración demasiado bajos para tener un efecto perjudicial en las aves. También redujimos el tamaño de los helióstatos y los colocamos más cerca del suelo para evitar colisiones, y evitamos ubicar proyectos adyacentes a tierras agrícolas activamente cultivadas e irrigadas o agua estancada que podría atraer insectos y pájaros”.

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

ocho + 19 =