Nueva York intenta disminuir los niveles de ozono

La contaminación del aire está por encima del límite permitido, en pruebas con ratas, el aire contaminado provocó un aumento de la grasa abdominal

El transporte público es una de las armas de Nueva York contra la contaminación del aire. La ciudad está muy bien comunicada por metro. Hay más de 330 km de senderos. Prácticamente una segunda ciudad subterránea. Más de la mitad de los casi 9 millones de personas que viven allí utilizan este medio de transporte.

Como en otras ciudades del mundo, el tráfico en Nueva York es el mayor contaminante del aire. La contaminación está por encima del límite permitido por la agencia estadounidense de protección ambiental, pero ha sido mucho peor: desde 1990, la calidad del aire solo ha mejorado. El índice de monóxido de carbono cayó un 73% y el material particulado bajó un 43%. El desafío ahora es disminuir los niveles de ozono que aún se encuentran por encima de los niveles aceptables.

Investiga

Dos nuevas investigaciones sobre los efectos de la contaminación en la salud revelan información sorprendente. Investigadores de las universidades de Ohio y Nueva York realizaron pruebas en ratones de laboratorio. Dejaron a los animales durante diez semanas expuestos seis horas al día al aire contaminado, un aire que se encuentra en las áreas urbanas de las principales ciudades estadounidenses. La dieta se mantuvo normal.

Resultado: las finas partículas de contaminación provocaron inflamación y alteración de las células grasas. Ha aumentado la cantidad de grasa abdominal. Además, las ratas expuestas a aire contaminado tuvieron aumentos significativos en la tasa de glucosa, que es la cantidad de azúcar en la sangre, y esto solo aumenta el riesgo de diabetes tipo 2, la más peligrosa.

Los científicos que analizaron a los ratones obesos no investigaron si los efectos de la contaminación en los ratones adultos serían los mismos. Pero otra investigación, también de la Universidad de Ohio, en Estados Unidos, encontró en ratones de varias edades que la contaminación daña el cerebro y causa problemas de aprendizaje, memoria e incluso depresión.

En una caja bien iluminada, los animales tuvieron dos minutos para encontrar un agujero oscuro, donde se sentirían más cómodos. Quienes respiraron el aire contaminado tardaron más en descubrir la salida. Para llegar a esta conclusión, el equipo analizó el hipocampo, un área del cerebro vinculada a la memoria y otras funciones, y encontró claras diferencias entre un grupo y otro.

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario

19 − siete =