Moody’s Analytics pronostica que el cambio climático causará daños por un valor de $69 billones para el año 2100

El cambio climático podría infligir un daño de 69 billones de dólares en la economía global para fines de este siglo si asumimos que las temperaturas globales alcanzan el límite de los 2 °C para mostrar sus efectos más terribles, predice la consultora Moody’s Analytics.

Incluso alcanzar los 1,5 grados Celsius, o 2,7 grados Fahrenheit de temperatura global que los científicos consideraban principalmente como un límite estabilizador del clima, causaría daños por valor de 54 billones de dólares para el año 2100, según un informe de Moody’s, citado por el Panel Intergubernamental. sobre Cambio Climático.

Cruzar el umbral de dos grados «podría alcanzar puntos de inflexión para bucles de retroalimentación de calentamiento aún más grandes e irreversibles, como el derretimiento permanente del hielo de verano en el Océano Ártico», advierte la firma.

El informe de Moody’s predice que el aumento de las temperaturas «dañará universalmente la salud y la productividad de los trabajadores» y que los fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes «interrumpirán y dañarán cada vez más la infraestructura y la propiedad críticas».

Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics, dijo que el informe fue «el primer intento de cuantificar cuáles podrían ser las consecuencias macroeconómicas» del cambio climático, escrito mientras respondía a los bancos centrales y los bancos comerciales europeos.

Según Zandi, el cambio climático “no es un evento de precipicio. No es un shock para la economía. Es más como un corrosivo”. Sin embargo, agregó, es uno que “se vuelve más pesado con cada año que pasa”.

Al sopesar la salud financiera de las empresas y los municipios, se tendrá en cuenta el clima, como ya ha dicho Moody’s Investors Service, una importante agencia de calificación crediticia.

El nuevo informe destaca el daño que se hace a la salud humana, la productividad laboral, el rendimiento de los cultivos y el turismo.

Dice que «las enfermedades transmitidas por el agua y por vectores, como la malaria y el dengue, probablemente serán el mayor efecto directo de los cambios en la salud humana y la pérdida de productividad asociada».

Según el informe, los mosquitos, las pulgas y las garrapatas se mudarían a nuevas áreas debido al aumento de las temperaturas, lo que provocaría más días de enfermedad. También aumentaría el gasto público y privado en atención médica.

La productividad laboral, especialmente entre los trabajadores al aire libre, incluidos los trabajadores que trabajan en la agricultura, sufrirá el daño.

Algunas de las economías de más rápido crecimiento, como China, India, Sudáfrica, Brasil y Rusia, se verán gravemente afectadas, dice el informe.

Según las previsiones del informe de Moody’s Analytics, la demanda de petróleo y gas natural será menor, lo que afectará a los países exportadores de petróleo, especialmente en Oriente Medio. También pronostica que el PIB de Arabia Saudita caerá un 10 por ciento o más para 2048 y sería el reino más dañado por el cambio climático, lo que afectaría los ingresos del gobierno, dice Moody’s.

Hubo caídas en el PIB en Arabia Saudita cuando los precios del petróleo altamente cíclicos se hundieron, sin embargo, el reino sufriría más daños durante un período prolongado como resultado del cambio climático, dice Moody’s.

India será la más afectada de las 12 economías más grandes donde el PIB está creciendo lentamente en 2,5 puntos porcentuales y más debido a los efectos del cambio climático, dice el informe. El estrés por calor afectará a la industria de servicios del país, la productividad agrícola caerá y los costos de atención médica aumentarán.

Los diferentes escenarios fueron realizados por la firma con base en un estudio internacional del Banco Mundial, considerando diferentes locaciones y ponderando variados sectores económicos. Mencionó que los bienes raíces costeros sufrirían por el aumento del nivel del mar, ya que eliminaría los ingresos por alquiler en algunas áreas, y también se reduciría el gasto de los consumidores.

Sin embargo, los escenarios solo llegan hasta 2048. El informe de Moody’s dice que «la angustia se agrava con el tiempo y es mucho más grave en la segunda mitad del siglo».

“Es por eso que es tan difícil lograr que la gente se centre en este tema y obtenga una respuesta política integral”, dijo Zandi. “El negocio se enfoca en el próximo año, o dentro de cinco años”.

Agregó: “La mayoría de los modelos se vencen en 30 años, pero, en realidad, el daño a la economía está en el próximo medio siglo, y no hemos desarrollado las herramientas para mirar tan lejos”.

Algunas empresas también están mirando hacia el futuro sobre el cambio climático.

Una de las firmas de seguros más grandes de EE. UU., Chubb, dijo el lunes que no venderá más seguros a nuevas centrales eléctricas a carbón ni venderá nuevas pólizas a empresas que obtengan el 30 por ciento o más de sus ingresos de la extracción de carbón utilizado en centrales eléctricas.

Más de una docena de compañías de seguros líderes en Europa ya han cortado los seguros para las compañías de carbón, pero las empresas estadounidenses resisten la presión de tener en cuenta el cambio climático.

El paso ejemplar de Chubb fue solo el comienzo. “Una importante aseguradora de EE. UU. como Chubb, que restringe los seguros para empresas y proyectos de carbón, cambia las reglas del juego”, dijo Ross Hammond, estratega principal de la campaña Insure Our Future, que intenta presionar a las compañías de seguros para que se retiren del mercado del carbón. Sin embargo, la compañía todavía necesita dejar de asegurar nuevas minas de carbón y arenas bituminosas, o arenas bituminosas, en el norte de Alberta, dijo Hammond.

Lindsey Allen, directora ejecutiva de Rainforest Action Network, dijo que “no se pueden construir nuevos proyectos de carbón sin seguro, y Chubb acaba de asestarle un duro golpe a las decenas de empresas que siguen apostando por la expansión del carbón a nivel mundial”.

Un informe, escrito por separado por el economista jefe de Equinor, la compañía petrolera noruega antes conocida como Statoil, capturó los tres escenarios del cambio climático y su impacto en las economías globales, principalmente en la energía.

Según el informe, solo uno de ellos conduciría a un camino sostenible, que también conlleva enormes desafíos. Alcanzar ese conjunto de objetivos para 2050 requiere que “casi todo el uso de carbón sea erradicado”, la demanda de petróleo debe reducirse a la mitad y la demanda de gas natural debe reducirse en un 10 por ciento o más. Debería haber un fuerte aumento en las energías renovables, así como en la captura y el almacenamiento o la utilización del carbono, respaldado por el avance continuo de la tecnología.

Eirik Waerness, vicepresidente sénior y economista jefe de Equinor, dijo: «Para alcanzar los 1,5 grados centígrados, el modelo para lograrlo es enormemente desafiante». Según él, la mitad de los autos nuevos e incluso más tendrían que funcionar con electricidad para 2030. La energía eólica y solar igualaría la producción actual total de electricidad, saltando de los niveles actuales incluso en caso de que la demanda de electricidad se duplique.

La temperatura de 1,5 grados centígrados es el objetivo de umbral establecido por la mayoría de los científicos del clima para evitar un cambio climático terrible.

Al decidir sobre el financiamiento de nuevos proyectos de energía, la compañía actualmente asume un precio de carbono de $ 55 por tonelada, dijo Waerness. Es por eso que Equinor ha estado invirtiendo más en proyectos como la energía eólica marina para ganar experiencia con la tecnología y las plataformas marinas.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

8 + uno =