Los ‘puntos críticos’ del cambio climático: por qué son importantes y por qué deberíamos invertir en ellos

Las consecuencias del cambio climático ya se están sintiendo en todo el mundo. Pero algunas regiones se ven particularmente afectadas. Estos llamados «puntos críticos» son áreas donde los fuertes efectos físicos y ecológicos del cambio climático se unen con un gran número de personas y comunidades vulnerables y pobres.

La política de clima y desarrollo debe prestar especial atención a estas regiones. Con el Acuerdo de París en vigor y las conversaciones en curso en Marrakech para completar los detalles, ahora es el momento perfecto.

Un estudio de 2015 identificó tres tipos de puntos críticos de cambio climático: 1) deltas en África y el sur de Asia; 2) regiones semiáridas de África y partes de Asia meridional y central; 3) cuencas fluviales dependientes de glaciares y capas de nieve, especialmente en el Himalaya.

Mapeo de los puntos críticos: deltas de los ríos (verde); regiones semiáridas (naranja); cuencas hidrográficas vulnerables (azul).
Szabo et al; ODS de la ONU, proporcionado por el autor

Los medios de vida se verán amenazados

Las personas que viven en estas regiones dependen en gran medida de su entorno inmediato para obtener alimentos e ingresos, por lo que están particularmente amenazadas por cualquier cambio en las temperaturas, las lluvias o las estaciones.

En circunstancias normales, las personas pueden diversificar sus ingresos y volverse más resilientes si pastorean su ganado en tierras comunales o cultivan sus propios cultivos. Pero el cambio climático amenaza esta «red de seguridad» y puede dejar a las personas más vulnerables a las conmociones externas, como la reciente sequía grave en el sur y este de África. En Níger y la región del Sahel en general, la sequía es una crisis ambiental recurrente con fuertes impactos negativos en la seguridad alimentaria y nutricional que conduce a hambrunas, especialmente entre las personas más vulnerables.

Ganadería afectada por la sequía en la provincia de Mpumalanga, Sudáfrica.
Ganadería afectada por la sequía en la provincia de Mpumalanga, Sudáfrica. Barbara Neumann, autor proporcionado

Las sequías son solo uno de los peligros naturales que se están volviendo más frecuentes y más severos debido al cambio climático. En los puntos críticos de cambio climático semiáridos, estos peligros afectan los medios de vida y probablemente obstaculizarán el desarrollo socioeconómico.

Los deltas de los ríos que se hunden ponen en riesgo a millones

Si bien representan solo el 1% de la superficie de la Tierra, los deltas de los ríos albergan a 500 millones de personas, un número que se prevé que aumente. Ya incluyen muchas grandes ciudades como Bangkok o el enorme área urbana del río Pearl en China. Y los suelos fértiles del delta contienen algunas de las mejores tierras agrícolas del mundo y, por lo tanto, son fundamentales para garantizar que nadie pase hambre.

Sin embargo, estos puntos calientes del delta ya tienen un riesgo creciente de hundirse, gracias a que los humanos extraen petróleo, gas y agua subterráneos y debilitan los sedimentos subyacentes. Cuando se combinan con el aumento del nivel del mar causado por el cambio climático y tifones, huracanes y tormentas más frecuentes, los deltas de los ríos pueden esperar inundaciones y erosión costera aún más pronunciadas en el futuro.

En muchos deltas, el suelo y el agua también se están volviendo cada vez más salados, lo que amenaza la producción de alimentos y podría obligar a muchas personas a migrar.

Por qué debemos invertir en hotspots

Estos desafíos requieren atención urgente. El impacto del cambio climático seguirá creciendo, al igual que la población mundial. Sin estrategias serias para abordar la mitigación climática (deteniendo las emisiones de gases de efecto invernadero) y la adaptación (nuevos sistemas agrícolas, barreras contra inundaciones y protección de humedales costeros, por ejemplo), las personas que viven en puntos críticos climáticos se volverán cada vez más vulnerables.

En septiembre de 2015, los estados miembros de la ONU acordaron un conjunto de 17 objetivos como parte de su Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Estos Objetivos de Desarrollo Sostenible incluyen uno específicamente dirigido a combatir el cambio climático y sus impactos, y el riesgo que plantea el cambio climático se reconoce en los objetivos sobre pobreza y hambre, entre otros.

Este es un buen punto de partida. Sin embargo, en los puntos críticos del cambio climático, la combinación de desafíos ambientales y socioeconómicos exige respuestas específicas. Como destacamos en una publicación reciente junto con colegas de diferentes campos sobre “Hacer que los ODS funcionen para los puntos críticos del cambio climático”, estas regiones vulnerables requieren un seguimiento adicional para evitar un estancamiento del desarrollo.

Necesitamos urgentemente un análisis exhaustivo de las posibles soluciones políticas para los puntos críticos del cambio climático. Sin un esfuerzo coordinado para abordar específicamente estos desafíos, es probable que los objetivos y metas de la agenda de desarrollo sostenible estén en riesgo.


Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Lea el artículo original.
La conversación

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

diecinueve − 4 =