¿Los ciervos comen Hostas? (¿Y cómo mantenerlos alejados?)

Las hostas son hermosas flores con flores brillantes y una fragancia suave. Gracias a su atractivo y encanto indeleble, a menudo son utilizados por jardineros de todo el mundo. Estas plantas son moderadamente altas y pertenecen a la misma familia/género que los lirios.

Pero, ¿cómo proteges a tu amado grupo de los ciervos? ¿Los ciervos incluso se aprovechan de las hostas? En caso de que lo hagan, ¿cuáles son algunas formas definitivas de deshacerse de ellos?

Bueno, estas son algunas de las preguntas que estamos a punto de explorar en este artículo. Entonces, si usted es un entusiasta de la jardinería que está interesado en proteger sus queridas flores, estas son algunas de las cosas que necesita saber.

¿Los ciervos comen Hostas?

Desafortunadamente, los ciervos comen hostas. En la mayoría de los escenarios, tienden a sacar el tallo de la hosta y luego mastican las hojas, las flores y las ramitas. Debido a su amenaza generalizada, es fundamental proteger sus plantas empleando las pautas correctas.

¿Las hostas son resistentes a los ciervos?

Desafortunadamente, no hay nada llamado ‘hostas resistentes a los ciervos’ porque los ciervos finalmente comerán cualquier planta cuando tengan hambre y carezcan de fuentes adecuadas de alimentos. Si bien siempre puede implementar las estrategias y los métodos correctos para protegerse de los ciervos, no existe una solución permanente para esto.

¿Los ciervos comen hojas de Hostas?

¡Sí! El follaje de las hostas es uno de los favoritos de la mayoría de los ciervos. Como se mencionó anteriormente, tienden a eliminar la planta del suelo y luego se dan un festín con sus hojas y ramitas.

¿Por qué a los ciervos les gustan las hostas?

A los ciervos les gustan las hostas porque tienen un follaje denso y son fáciles de eliminar. Dado que las hostas tampoco tienen fragancias fuertes, la mayoría de los ciervos se sienten atraídos por ellas de forma casi natural.

¿Volverán las hostas después de que los ciervos se las coman?

¡Sí! Afortunadamente para la mayoría de nosotros, las hostas volverán incluso si los ciervos se las comen. En caso de que su planta haya sufrido recientemente un ataque de ciervos, córtela directamente en el suelo. En los próximos meses, encontrará que la hosta produce un montón de hojas pequeñas.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, debe esperar hasta la próxima primavera para que la planta florezca y vuelva a crecer hojas. Recomendamos emplear los mejores métodos para proteger sus hostas, especialmente durante los meses de invierno. Considere usar paja o mantillo como cobertura para obtener buenos resultados.

¿Cómo evitar que los ciervos coman Hostas?

Si te preocupa que los ciervos se atiborren de tus Hostas favoritas, ¡no estás solo! Miles de propietarios enfrentan el mismo problema al tratar de mantener alejados a los venados de sus propiedades. Vale la pena señalar aquí que los ciervos se encuentran entre los pocos animales que prefieren masticar comida durante la noche.

Por lo tanto, si encuentra que sus hostas están dañadas la mayoría de las mañanas, existe una gran posibilidad de que los ciervos sean los principales culpables. Notarás que, a diferencia de otros roedores como las ardillas y los conejos, los ciervos no se limitan a mordisquear el follaje, ni dejan un corte limpio a 30 o 45 grados. Los ciervos tienden a ser más depredadores. Simplemente sacan la planta, retuercen las ramitas y las mastican.

El follaje queda con partes irregulares y trozos triturados gracias al patrón específico y preciso de los dientes de venado.

En caso de que las señales coincidan y sospeche que los ciervos están invadiendo su propiedad, aquí hay algunas pautas para mantenerlos bajo control.

1. Limite su entrada

Una de las maneras más fáciles de lidiar con este problema es limitar por completo el acceso de los ciervos a su jardín. Si bien todo el proyecto puede no ser barato, sin duda es una excelente manera de evitar que vengan ciervos. Dado que la mayoría de los ciervos pueden saltar muy alto, considere la posibilidad de obtener vallas grandes y altas con una altura de al menos 10 a 12 pies.

Si tener una cerca alta no es una buena idea para su jardín, considere colocar cercas exteriores de seis a ocho pulgadas de altura. Sin embargo, al colocar estas vallas, asegúrese de que estén colocadas en un ángulo de 60 grados. La posición de la valla por sí sola contribuirá en gran medida a confundir a su venado.

Además de cercas o como una opción alternativa, siempre puedes considerar cubrir tus flores con redes o flotadores. Sin embargo, esto debe hacerse todos los días (una vez por la noche y una vez por la mañana). También debe invertir en redes de calidad con tela asegurada en los bordes. De esta forma, puedes estar completamente seguro de que el viento no terminará por quitar la funda.

2. Use dispositivos sensibles al movimiento

Las luces sensibles al movimiento contribuyen en gran medida a proteger sus hostas de posibles daños. También juegan un papel importante al ayudarlo a elegir entre una valla alta y una corta. Estas luces se encenderán automáticamente cada vez que un ciervo se aventure por su jardín. Solo la luz asustará a los ciervos y los mantendrá alejados.

Si buscas conformarte con la baja tecnología, prueba las campanillas de viento. Un acento al aire libre clásico por excelencia, a menudo asustan a los ciervos y evitan que regresen. Sin embargo, algunos ciervos pueden sentirse cómodos con el sonido de las campanadas, lo que reducirá su miedo con el tiempo. Por eso es mejor combinar estos carillones con algo más.

Además de las opciones mencionadas, también puedes probar equipos de sensores. La mayoría tienen luz y sonido bien instalados y otros vienen con rociadores que espantan y espantan a los ciervos. Encontrará estos dispositivos en modo día y noche, dando paso a una protección 24 horas al día, 7 días a la semana.

Instalarlos es igualmente simple y, dado que los dispositivos funcionan con IA, solo rociarán agua o activarán la alarma cuando detecten un animal.

3. Confundirlos

La forma más fácil de confundir a un venado es usando el repelente adecuado. ¡Sí! Los repelentes no son los favoritos de los ciervos y, según el tipo de producto que esté utilizando; podrían terminar teniendo un impacto profundo y relevante en las habilidades olfativas y táctiles de los ciervos.

Por lo general, rocía estos repelentes cerca de las flores y continúa haciéndolo hasta que su jardín esté completamente libre de venados. Es posible que deba volver a solicitar los productos al menos una vez cada dos semanas. En caso de que lloviera o irrigaras la tierra del jardín, es posible que tengas que volver a aplicar la solución.

Aunque encontrará repelente de ciervos en todas las formas, tamaños y tipos, la mayoría de ellos vienen con los ingredientes comunes de proteína animal, agentes inductores de olores picantes como huevos viejos, cáscaras o ajo, chiles verdes/rojos y más. Según el Departamento de Agricultura de EE. UU., los repelentes con olor a azufre se consideran más efectivos que otros.

4. Asustar a los ciervos

Al tratar de deshacerse de los ciervos de su propiedad, es posible que deba realizar pruebas y errores en un par de métodos. Sin embargo, las tácticas siempre deben cambiar porque no quieres que el venado se sienta cómodo con un repelente específico. Para obtener los mejores resultados, mezcle y combine o pruebe un método con algo completamente diferente y poco convencional.

Por ejemplo, incluso si está usando aerosoles repelentes de ciervos, le recomendamos que pruebe un montón de disuasivos visuales. Estos pueden ser cualquier cosa, desde platos para pastel que haya colgado en un poste, o un rociador activado por movimiento que salpica agua sobre los ciervos, cada vez que cruzan el campo.

Si todo falla, intente conseguir un perro para patrullar por el jardín. De esta manera, cada vez que el venado intente cruzar el límite, el perro le gritará. En la mayoría de los casos, este acto por sí solo será suficiente para asustar a los ciervos y, dado que los ciervos se toman sus miedos muy en serio, existe una alta probabilidad de que no visiten su propiedad en el corto plazo.

5. Plantarlos justo al lado

Los ciervos tienden a ser bastante asustadizos. Estos animales están en constante alerta y huyen de inmediato en el momento en que se sienten incómodos. Debido a estos rasgos, generalmente no se acercarán a edificios u otras estructuras donde las personas «realmente» residen. En caso de que termine reuniendo coraje y aventurándose a su casa, usted o cualquier otro miembro de la familia puede verlos tratando de masticar sus plantas.

En el momento en que los vea, inmediatamente comience a golpear fuertemente sus ventanas. Si es conveniente, intente gritar o regrese corriendo a su jardín en el momento en que encuentre un ciervo. Cualquiera de estas técnicas terminará asustando al venado. Debido a que las hostas prosperan bien en la sombra, también tendrá la tranquilidad de saber que no está obstaculizando su crecimiento de ninguna manera.

Este método, sin embargo, tiene dos inconvenientes. En primer lugar, el venado puede optar por aventurarse en su jardín cuando usted está durmiendo (tarde en la noche o temprano en la mañana). Luego, también pueden venir a visitarte cuando estés haciendo un mandado.

Por eso, aunque estés plantando hostas en casa, te recomendamos utilizar una técnica preventiva adicional para tener total tranquilidad, incluso cuando no estés en casa.

Las hostas son flores impresionantes que pueden iluminar cualquier jardín. Por lo tanto, si los tiene en casa, asegúrese de protegerlos bien para que tengan la oportunidad de crecer y prosperar. Siga nuestras pautas para obtener los mejores resultados y continúe probando una o más medidas simultáneamente para lograr un mayor impacto. Una vez que cumpla con estas pautas, sus hostas estarán bien protegidas y seguras durante los próximos días.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario