La ‘prohibición de fumar’ en Singapur suena extraña para reducir la contaminación del aire

El 1 de enero de 2019, Singapur introdujo una «zona de no fumar» a lo largo de un tramo de tres kilómetros de Orchard Road, uno de los distritos comerciales más concurridos de la ciudad. Suena controvertido: restringir el derecho de las personas a fumar en espacios públicos, como una forma de abordar la contaminación del aire y mejorar la salud pública. Pero fumar en realidad no está prohibido a lo largo de Orchard Road: en cambio, los fumadores se concentrarán en 40 áreas designadas para fumar, espaciadas entre 100 y 200 metros.

La contaminación del aire es un desafío importante para las ciudades de todo el mundo, ya que es una causa importante de muerte y mala salud. Los habitantes de las ciudades tienen dificultades para evitar los impactos de la mala calidad del aire, y los niños, los ancianos y las personas con condiciones médicas preexistentes son los más vulnerables.

La contaminación del aire afecta directamente la productividad empresarial y la educación, a través de la enfermedad y la pérdida de días laborales, y puede desalentar la inversión interna y el crecimiento económico. Por lo tanto, las ciudades enfrentan una sanción sustancial por la mala calidad del aire, incluso antes de tener en cuenta los costos adicionales de salud pública.

Claramente, cualquier intento de desarrollar soluciones debe ser bienvenido. Pero la zona de no fumadores de Singapur es una intervención extraña, porque no parece responder a la naturaleza del crecimiento urbano, que requiere un enfoque integrado en muchos sistemas diferentes, desde el transporte hasta la industria y la atención médica, para evitar sus consecuencias más perversas. .

La raíz del problema

Las ciudades son centros de creatividad y actividad económica, pero cada acto de consumo y transporte contribuye a la contaminación ambiental. Una de las estrategias básicas para hacer frente a la contaminación del aire consiste en diluir y dispersar los contaminantes.

La zona de no fumadores desplaza simultáneamente el tabaquismo y lo concentra en pequeñas áreas para fumadores. El nivel de contaminación causado por cada una de estas áreas estará influenciado por el entorno que la rodea, por lo que, idealmente, estos entornos ayudarán a diluir y dispersar el humo. Por ejemplo, la densidad y altura de los edificios afecta los flujos de viento, lo que puede ayudar a dispersar la contaminación. Los cañones de las calles, que consisten en filas similares de edificios de altura media y alta, inhiben la dispersión.

Las estructuras de diferentes alturas crean una superficie rugosa, lo que fomenta una mayor mezcla de aire y conduce a una mayor dispersión y dilución. La infraestructura verde, es decir, la red de características y espacios naturales en un área determinada, también puede actuar como una barrera entre las fuentes de contaminación, las carreteras y las áreas designadas para fumar y las personas.

Pero nada de esto abordará la raíz del problema. La mayor parte de la contaminación del aire proviene de la quema industrial y doméstica de combustible para calefacción y refrigeración, electricidad y transporte. Las emisiones del transporte por carretera son las fuentes más importantes de contaminación del aire urbano, ya que los motores de gasolina y diésel emiten óxidos de nitrógeno reactivos (NOx) y partículas microscópicas (PM). El desgaste de los frenos y los neumáticos, así como el polvo de la carretera, también son fuentes importantes de PM. En luz solar fuerte, el NOx reacciona con otros compuestos para formar ozono, un contaminante altamente tóxico a nivel del suelo.

El humo del cigarrillo de segunda mano afecta significativamente la calidad del aire en áreas frecuentadas por peatones, pero este es solo un ingrediente en un cóctel muy potente de contaminantes. La Organización Mundial de la Salud recomienda que se introduzca una política de no fumar en áreas que sufren de humo de segunda mano. La exposición a largo plazo a las micro-columnas de humo que provienen de las personas que fuman cigarrillos puede provocar la inhalación de sustancias químicas cancerígenas del tabaco, incluidas las nitrosaminas.

Para Singapur, el desafío es que reunir a los fumadores en las 40 áreas designadas podría resultar en una concentración de microplumas. Los líderes de la ciudad necesitarán urgentemente realizar un análisis detallado de los impactos localizados en la calidad del aire vinculados con cada una de estas áreas designadas. Esta investigación podría informar cualquier cambio en la ubicación y el diseño de las áreas designadas, incluida la mejora de la infraestructura verde.

Rediseñando el paisaje urbano

Pero la zona de no fumar no puede ser lo único que hacen las autoridades de Singapur para combatir la contaminación del aire. Debe haber un enfoque integrado, que reconfigure todo el diseño de cada paisaje urbano de la ciudad, para fomentar la mezcla, dispersión y dilución de contaminantes y maximizar la calidad del medio ambiente local, con énfasis en la infraestructura verde y separando a las personas de los contaminantes. fuentes. Cualquier política eficaz de calidad del aire también debe fomentar el uso de transporte público respetuoso con el medio ambiente y el cambio hacia los vehículos eléctricos.

El problema con la zona de no fumar de Singapur no será el cumplimiento, sino garantizar que sea parte de un enfoque integrado destinado a minimizar la contaminación atmosférica. El peligro para Orchard Road es que la política puede intensificar el problema y los resultados de salud a través de la concentración en lugar de la dispersión.

Todas las ciudades deben desarrollar soluciones efectivas para la contaminación del aire. Para muchas ciudades, la aplicación de políticas de calidad del aire es un problema importante. Para todas las ciudades, el desafío principal es evitar intervenciones políticas aisladas destinadas a abordar un problema de calidad del aire. El tema crítico es desarrollar un enfoque integrado u holístico mucho más desafiante desde el punto de vista político para mejorar la calidad de vida en la ciudad.La conversación

Por: John Bryson, Profesor de Empresa y Competitividad, Universidad de Birmingham

Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario