La primera carretera del mundo con energía solar está generando más electricidad de lo esperado

A fines de 2014, el gobierno de los Países Bajos, en colaboración con el sector privado, inauguró un carril bici único en su tipo que puede generar electricidad a través de la energía solar, con el objetivo de utilizar la cultura ciclista del país para aumentar la generación de electricidad a partir de Fuentes de energía renovable. Ahora, seis meses después del lanzamiento del proyecto piloto, los ingenieros que ayudaron a crear la primera carretera solar del mundo dicen que ha superado incluso las expectativas más optimistas en cuanto a la cantidad de energía que ha producido.

SolaRoad, que se construyó en noviembre de 2014 en la ciudad holandesa de Krommenie, cerca de Ámsterdam, es un carril bici de 230 pies de largo que tiene células solares incrustadas, cubiertas con una capa de vidrio templado, que convierte la luz solar en electricidad, que es luego se envía a la red eléctrica y se utiliza para alimentar semáforos, alumbrado público o viviendas. Los ingenieros dijeron que el sendero para bicicletas ha sido muy popular entre los ciclistas en los primeros seis meses desde que se inauguró, con más de 150,000 ciclistas recorriéndolo hasta el momento.

Representantes del grupo que lanzó el proyecto anunciaron recientemente que el carril bici ha producido más de 3000 kWh de electricidad, que es significativamente más de lo que los ingenieros habían pronosticado, y suficiente para abastecer a un hogar típico de una sola persona durante un año.

Una de las finalidades a las que se destinará en el futuro la electricidad generada por esta vía es la recarga de vehículos eléctricos

“No esperábamos un rendimiento tan alto tan rápido”, dijo Sten de Wit, portavoz de SolaRoad, en una declaración escrita. “Si traducimos esto a un rendimiento anual, esperamos más de los 70 kWh por metro cuadrado por año, que pronosticamos como límite superior en la etapa de laboratorio”, agregó.

La construcción del tramo de 230 pies de largo costó casi $4 millones, y para 2016, se supone que tendrá unos 330 pies, que es cuando la electricidad que producirá se usará para otros fines, además de alimentar el alumbrado público y los hogares. Una de las finalidades a las que se destinará en el futuro la electricidad generada por esta vía es la recarga de vehículos eléctricos, que podrían ampliar su autonomía circulando por esta vía.

Sin embargo, aunque la tecnología tiene un gran potencial, ya que puede ayudar a los hogares locales a independizarse de la red y aborda el problema de la ansiedad por la autonomía, que es un obstáculo importante para una adopción más generalizada de vehículos eléctricos, tiene un gran inconveniente. Dado que los paneles solares incrustados en la carretera no se pueden inclinar hacia el sol, no pueden recibir tanta luz solar ni generar tanta electricidad como los paneles solares de techo estándar.

El carril bici solar en los Países Bajos no es el único proyecto de carretera solar en el mundo. Solar Roadways, una empresa nueva con sede en Idaho, fundada por Scott y Julie Brusaw, inició una campaña de financiación colectiva en abril de 2014 con el objetivo de recaudar dinero que se utilizaría para poner en producción los paneles solares para carreteras de la empresa. La campaña, que se inició en Indiegogo, ha recaudado 2,2 millones de dólares hasta el momento, superando su objetivo original de 1 millón de dólares, pero aún no ha resultado en la instalación de una carretera solar en los Estados Unidos.

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

19 + diecinueve =