La energía solar basada en el espacio se hará realidad

Hay algo en el espacio que nunca deja de capturar nuestra imaginación. Aunque en este caso está captando nuestra energía, o al menos tiene el potencial de hacerlo. La idea de la energía solar basada en el espacio ha cautivado las mentes desde 1968, cuando el Dr. Peter Glaser, un científico estadounidense, presentó la idea. Los últimos quince años han visto un resurgimiento de la energía solar basada en el espacio como una fuente viable de energía limpia, con iniciativas que buscan sacarla de los reinos de nuestra imaginación y convertirla en realidad.

La energía solar basada en el espacio actúa como una forma de aprovechar la energía limpia a través de paneles solares colocados en satélites en el espacio. La luz del sol se captura y se convierte en electricidad que se transmite a las estaciones receptoras en la tierra, donde la distribución sería posible. La principal ventaja que tiene sobre la energía solar terrestre es su capacidad de capturar energía las 24 horas del día, ya que no sería interrumpida por las condiciones climáticas y esa molesta cosa llamada noche. Tiene la capacidad de transferir energía en tiempo real a medida que se necesita, el potencial de crear un cuarto de millón de empleos solo en los EE. UU. y, por supuesto, proporcionar energía limpia.

A menudo se han expresado preocupaciones sobre los posibles efectos secundarios de los haces de microondas en humanos y animales. Sin embargo, los científicos afirman que los rayos se recibirán en un área grande y se concentrarán en un nivel bajo, lo que demostrará que no causan daño. También ha habido aprensión por la posible pérdida de energía cuando se trata de convertirla y hacerla asequible.

Técnicamente factible y con tantos beneficios potenciales, la energía solar basada en el espacio no se ha realizado en gran medida debido a la falta de inversión económica. Aunque en los últimos años esto ha ido cambiando. En abril de 2009, Pacific Gas & Electric, una empresa de servicios públicos de California, y Solaren Space firmaron un acuerdo por un proyecto estimado en $2 mil millones para desarrollar un sistema que recolectaría energía de los satélites en órbita. En 2009, la agencia espacial japonesa, el gobierno y empresas, como Mitsubishi, iniciaron un proyecto de 21.000 millones de dólares durante los próximos 30 años más o menos. A principios de 2010, EADS Astirum, una empresa espacial europea, anunció su búsqueda de socios que la ayudaran a lanzar una demostración de energía solar en órbita, citando como uno de sus mayores desafíos encontrar inversores.

El movimiento hacia la energía solar basada en el espacio es una gran promesa. Cuando se comparan los costos con algo como la energía nuclear, se revela que la energía solar basada en el espacio es verdaderamente una alternativa competitiva. No hay duda de que pronto veremos los beneficios de la incesante captura de nuestra imaginación en el espacio en forma de energía limpia.

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

12 + seis =