Impacto ambiental de la industria de la aviación (¿es malo para el medio ambiente?)

La industria de la aviación revolucionó la forma en que los seres humanos viajaban, permitiéndoles viajar de un continente a otro, a través de continentes, mares y océanos, en cuestión de horas. Sin embargo, la industria ha provocado muchas pérdidas en términos de vidas y contaminación marina, además de tener un impacto en el medio ambiente, incluso sin accidentes. Aquí hay más datos sobre la industria de la aviación y su impacto ambiental..

Fuente: Canva

¿Es la aviación mala para el medio ambiente?

En una palabra, ¡SÍ! La aviación no es la principal amenaza para el medio ambiente, pero sin duda se encuentra entre las principales amenazas. La industria ve un vehículo gigante volar largas distancias y durante un tiempo prolongado, mientras quema galones de combustible y libera una gran cantidad de gases de efecto invernadero.

Esta industria también es responsable de la muerte de muchas aves mientras vuela un avión, del daño al medio marino en caso de accidentes en cuerpos de agua, así como de la contaminación acústica cuando un avión vuela.

La aviación es responsable de aproximadamente 1 gigatonelada de dióxido de carbono en la atmósfera cada año. Según la Agencia Internacional de Energía, los humanos agregaron alrededor de 32,6 gigatoneladas de dióxido de carbono a la atmósfera en 2017, lo que significa que la aviación fue responsable de aproximadamente el 3% de eso.

El hecho más desafortunado es que solo alrededor del 20% de la población mundial total utiliza la industria de la aviación y un tercio de eso se encuentra en los Estados Unidos. Las acciones de unas pocas personas están afectando a todo el planeta, a sus habitantes ya las futuras generaciones. Aún más triste es que el número de personas que vuelan crece cada año, lo que significa más daño al medio ambiente.

¿Es la industria de la aviación responsable del cambio climático?

Entonces, ¿es la aviación responsable del cambio climático? La respuesta es ambas, si y no.

La aviación contribuye a la contaminación ambiental, que a su vez contribuye al cambio climático. En primer lugar, los aviones, al igual que otros vehículos, dependen del combustible que, cuando se quema, libera gas de dióxido de carbono a niveles superiores al 2 %, lo que contribuye al calentamiento global y, en última instancia, al cambio climático.

En segundo lugar, los despegues requieren cantidades significativamente altas de energía, lo que significa que se emite más calor a la atmósfera, lo que contribuye al cambio climático. En tercer lugar, existen otras emisiones de la industria de la aviación, además del dióxido de carbono. Incluyen óxidos de nitrógeno (NOx), vapor de agua, estelas y partículas, todos los cuales tienen efectos de calentamiento adicionales.

La industria de la aviación podría liberar gases y partículas que afectan el medio ambiente, pero son mejores en comparación con otras industrias. Por ejemplo, muchas industrias manufactureras liberan mucho humo y dióxido de carbono que es difícil de ver más allá de ciertas partes.

De hecho, los automóviles de todo el mundo queman alrededor de mil millones de galones de combustible en comparación con los 740 millones de galones que queman los aviones, lo que significa que el transporte terrestre representa alrededor del 10 % de las emisiones de carbono. Otros sospechosos que contribuyen al cambio climático son los fertilizantes, los desechos farmacéuticos que afectan los cuerpos de agua, todo el metano del ganado y la deforestación, entre muchos otros. De hecho, la industria de la aviación contribuye al calentamiento global, pero hay sospechosos más serios.

¿Conducir es mejor que volar para el medio ambiente?

De manera convincente, la respuesta a esto es NO. No hay tantos jets, helicópteros, globos aerostáticos y aviones en la tierra en comparación con la cantidad de vehículos en tierra. En 2016 había alrededor de 1.320 millones de automóviles, camiones y autobuses en todo el mundo, y esta cifra no incluía los vehículos todoterreno ni la maquinaria pesada.

Compare eso con aproximadamente 23,600 pasajeros y aviones con 2,500 más almacenados en 2017, y más de 150,000 aviones en el mundo a lo largo de la historia. Incluso sin tener en cuenta las cantidades de gases de efecto invernadero que se emiten diariamente, está claro que los vehículos terrestres tendrán que producir mucho más que los aviones.

Como ya se mencionó, los automóviles representan alrededor de mil millones de galones de combustible quemados por día en comparación con los 740 millones de galones de los aviones. Además, los automóviles y el transporte terrestre representan alrededor del 10% de las emisiones de carbono, siendo la industria de la aviación culpable de alrededor del 2% de las mismas. Una investigación realizada por el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados de la Universidad de Oslo descubrió que, a largo plazo, los viajes en avión dan como resultado un cambio de temperatura más bajo por pasajero-kilómetro que los viajes en automóvil.

Conducir vehículos de gasolina solo es favorable a volar si hay más personas en el vehículo; Cuanta más gente haya en un coche, menos emisiones de dióxido de carbono. Además, menor será el ratio de emisiones por persona. Un automóvil ocupado por cuatro personas en promedio produce 55 g de dióxido de carbono por pasajero por kilómetro, lo que significa que el automóvil con solo el conductor producirá 220 g para ese pasajero. Conducir solo será mejor que volar si el automóvil es eléctrico, ya que tienen muchas menos emisiones que todos los demás vehículos terrestres, acuáticos o aéreos.

aviación-contaminación-ambiental

¿Cómo afectan los aviones al medio ambiente?

1. Quemar mucho combustible

Los vehículos están construidos para quemar combustible para que tenga lugar la locomoción. Sin embargo, los aviones queman combustible de una manera que es realmente perjudicial para el medio ambiente. Eche un vistazo a la aritmética de la revista Smithsonian:

Un Boeing 747 tiene una capacidad de tanque de gasolina de 63,500 galones y podría quemar cinco galones de combustible para aviones por milla de vuelo, lo que significa que quemará 20,000 galones para un vuelo de 4,000 millas. En comparación, un Honda Civic obtiene 30 millas por galón y el mismo viaje requeriría 133 galones de combustible.

Sorprendentemente, cuando lleva más a un avión o si carga cargas más pesadas, el avión quemará más combustible. Cualquier cosa que reduzca la carga útil en un avión, reduce el combustible quemado.

2. Liberar una gran cantidad de gases de efecto invernadero

La industria de la aviación da como resultado una emisión de dióxido de carbono del 2 al 3%, una cifra que la industria generalmente acepta. Sin embargo, se producen más gases además del dióxido de carbono. Incluyen óxidos de nitrógeno (NOx), óxidos de azufre, vapor de agua, estelas y partículas, entre otros, todos los cuales tienen efectos adicionales sobre el calentamiento global. Por ejemplo, un vuelo de regreso de Londres a San Francisco emite alrededor de 5 toneladas de dióxido de carbono por persona, que es más del doble de las emisiones de un automóvil familiar en un año.

3. Efectos del Vapor de Agua

La aviación emite vapor de agua que crea nubes. El vapor, junto con los otros gases nocivos de los aviones, dará como resultado nubes que atrapan el calor dentro de la atmósfera. Además, cualquier lluvia resultante tendrá trazas de los gases, lo que afectará la tierra, los animales, las plantas, los seres humanos y la vida marina.

4. Impacto en la vida marina

Hay docenas de aviones que se han estrellado en los océanos, intencionalmente o no. Hasta la fecha, el vuelo desaparecido MH370 de Malaysian Airlines, que desapareció en 2014, nunca se ha encontrado, aunque se cree que se estrelló en el Océano Pacífico. Por otro lado, la Segunda Guerra Mundial, que duró entre 1939 y 1945, vio cientos de aviones derribados sobre el Pacífico en la guerra entre Japón y los EE. UU. Toda esa contaminación por escombros y químicos tiene un efecto sobre la flora y fauna de dichos cuerpos de agua, incluyendo la reducción en la diversidad de especies.

5. Contaminación acústica

Los motores de los aviones producen mucho ruido, especialmente durante el despegue. Incluso cuando están en el aire, los aviones producen mucho ruido debido a los motores y la turbulencia de alta velocidad sobre el fuselaje. Dichos ruidos podrían causar molestias a la comunidad, interrumpir el sueño, afectar las actividades académicas en las escuelas y aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, especialmente para las personas que viven cerca de los aeropuertos.

¿Cómo ayuda volar menos al medio ambiente?

1. Menos emisiones de carbono

Los aviones emiten varios compuestos, incluido el dióxido de carbono, que es el principal responsable del calentamiento global y el cambio climático. Volar de Europa a Asia o de EE. UU. a Asia puede producir alrededor de 5 toneladas métricas de carbono, que incluye dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero. 5 toneladas métricas es la cantidad promedio de dióxido de carbono producido por cada ser humano en el planeta durante un año completo. Volar menos significa que, en última instancia, se producirán menos emisiones de carbono, ya que no habrá muchos aviones en el aire.

2. Menos emisiones de gases de efecto invernadero

Por defecto, si las personas optan por volar menos, los aviones producirán menos gases de efecto invernadero. La mayoría de las emisiones de los aviones se mantienen a millas de distancia de la superficie de la tierra, lo que significa que bloquean el calor para que no escape a la atmósfera, como en un invernadero, lo que hace que aumenten las temperaturas en la superficie del planeta. Por lo tanto, provocan el derretimiento de los casquetes polares y el aumento del nivel del mar en los océanos.

3. Menos Contaminación

si la gente vuela menos, más aviones estarán en tierra y estacionados. Esto eventualmente significa que habrá menos contaminación acústica. También significa que habrá menos contaminación sobre nuestros cuerpos de agua o tierra con menos posibilidades de que los aviones se estrellen.

4. Se quema menos combustible

Si volamos menos, significa que no habrá muchas cargas en el aire. No habrá tantos seres humanos o bolsas en los aviones, lo que significa que los aviones que vuelan quemarán menos combustible y, por lo tanto, tendrán un menor impacto en el medio ambiente en comparación con si el avión estuviera lleno de personas y cargas.

¿Cómo afectan los viajes aéreos al cambio climático?

1. Bombea muchos gases nocivos al medio ambiente: Los viajes aéreos crecen por vía aérea, y en 2019 se realizaron 9 millones de viajes en todo el mundo. Todos estos viajes significaron que los aviones quemaron miles de millones de galones de combustible. Viajar en avión bombea dióxido de carbono y otros óxidos de nitrógeno tóxicos, partículas de escape que causan cáncer y otras partículas peligrosas.

2. Contribuye al calentamiento global: El dióxido de carbono, en particular, es responsable de absorber el calor y volver a emitirlo a la tierra, lo que resulta en el calentamiento global. El gas, el vapor y otras emisiones también crean nubes que atrapan el calor dentro de la atmósfera.

3. Las emisiones quedan en la atmósfera: A diferencia de las emisiones del suelo que podrían ascender a la atmósfera, las emisiones de los aviones se liberan a miles de kilómetros por encima de nuestras cabezas. Permanecen en la atmósfera y podrían calentarla durante siglos. Como permanecen en la atmósfera por mucho tiempo, y debido a que más viajes aéreos significan más emisiones, continúan afectando el clima al desencadenar reacciones y efectos atmosféricos que calientan el planeta.

4. Ozono y metano: Estos dos son producidos por los aviones, pero cuando los óxidos de nitrógeno de los aviones reaccionan con el oxígeno a esa gran altura, se produce más ozono, aunque elimina el metano de la atmósfera. El ozono y el metano son gases de efecto invernadero y, por lo tanto, los aviones provocan efectos de calentamiento y enfriamiento en la atmósfera. Sin embargo, el resultado neto acumulativo impulsará un mayor calentamiento y, posteriormente, cambios climáticos.

5. Efectos inciertos: Las estelas son nubes de diminutos cristales de hielo producidos por los aviones en función de las condiciones atmosféricas. Aunque la ciencia no tiene claro cómo afectan las estelas al clima, algunos estudios han sugerido que tienen un efecto similar al del dióxido de carbono producido durante un vuelo. Además, no está claro si los gases de escape de los aviones podrían afectar la formación de nubes, lo que también podría contribuir al calentamiento global y al cambio climático.

Referencias:

http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/es9039693

https://yaleclimateconnections.org/2015/09/evolving-climate-math-of-flying-vs-driving/

https://www.lonelyplanet.com/articles/how-to-minimise-your-impact-when-flying

https://davidsuzuki.org/what-you-can-do/air-travel-climate-change/

https://acp.copernicus.org/articles/19/8163/2019/

https://theconversation.com/climate-explained-how-much-does-flying-contribute-to-climate-change-127707

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario