Gana dinero mientras salvas el mundo

Ganar dinero salvando el medio ambiente puede sonar demasiado bueno para ser verdad, pero si miras más de cerca, la lucha para salvar el planeta ofrece algunas oportunidades bastante lucrativas. Cuando los intereses económicos y los esfuerzos de conservación ambiental se alinean, los empresarios inteligentes y los ahorradores inteligentes tienen la oportunidad de cosechar las recompensas.

Quizás el mejor ejemplo de esta alineación se encuentra en lo que un informe de Gumtree llama ‘La economía de segunda mano’.

El informe contabiliza cada acción de venta, permuta, compra o donación de un artículo usado o de segunda mano como parte de la economía de segunda mano. Según las estimaciones de Gumtree, esta subindustria está pasando desapercibida, se está expandiendo rápidamente y pronto podría valer varios miles de millones de dólares en todo el mundo.

El informe, que se centró en los hogares australianos, encontró que casi el 90% de los australianos tenían artículos no deseados en la casa que podrían reutilizarse o revenderse a otra persona. Se estima que hay 25 artículos no deseados por hogar y venderlos todos podría generarle a cada familia $ 4200.

Por contexto, el ingreso familiar promedio de Australia es de $84,032 al año. Eso significa que la venta de artículos usados ​​y artículos innecesarios podría agregar dos semanas y media de pago al presupuesto anual de cada hogar.

Ese es el tipo de diferencia que puede tener impactos tangibles en la calidad de vida de la familia y la solidez de la economía en general.

Por supuesto, este fenómeno no se limita a Australia. Una investigación de la Universidad de Toronto y el Observatoire de la Consommation Responsible de Montreal indica que el gasto de los consumidores en bienes de segunda mano aporta casi $34 mil millones a la economía de Canadá cada año.

Este gasto está impulsado principalmente por dólares que de otro modo se habrían gastado en importar nuevos bienes. De manera similar, el mercado de ropa usada en África Oriental tuvo un valor de $ 274 millones en 2015 y los bienes de segunda mano representan compras por valor de 1 millón de rand en Sudáfrica.

Estas sumas sustanciales de dinero indican el valor económico inherente de la economía de bienes de segunda mano.

Parece razonable que la reutilización de bienes tenga impactos económicos positivos. La eficiencia es, después de todo, un rasgo fundamental del capitalismo. La reutilización de un bien que ha sido fabricado, vendido y utilizado por el primer propietario agrega una capa adicional de valor al bien antes de que se deprecie por completo.

Estas eficiencias pueden dar lugar a la creación de más puestos de trabajo para quienes reparan, entregan o revenden productos usados. Quizás la característica económica más interesante de la economía de bienes de segunda mano es lo universal que es. Reutilizar o revender artículos va más allá de fronteras y clases. Las naciones ricas y desarrolladas están participando en esta economía secundaria casi tanto como las partes más pobres y menos desarrolladas del mundo.

La economía de segunda mano no solo es un negocio en auge, sino que también es un elemento fundamental en la lucha por salvar el planeta. Cada artículo reutilizado evita una cantidad considerable de emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde la electricidad y el agua que se utilizan en la producción hasta el combustible que gastan los camiones y los barcos a lo largo de la cadena de suministro global, cada nuevo elemento de consumo contribuye al estado de deterioro del ecosistema del planeta.

planeta-tierra-signo

Según The Carbon Trust, la ropa por sí sola representa alrededor del 3 % de la producción mundial (o 850 millones de toneladas métricas) de emisiones de CO2 al año. Otros artículos como CD, electrónica, muebles, juguetes, libros y electrodomésticos tienen diversos grados de impacto en la atmósfera.

Recortar todo el proceso de fabricación y entrega de un nuevo artículo elimina su huella de carbono. Cada botella de vidrio o mueble reutilizado ahorra no solo las materias primas utilizadas para crearlo, sino también el petróleo, el gas, la electricidad y el agua utilizados en el proceso de fabricación.

En el caso de algunos bienes, se magnifican tanto la reutilización como el impacto ambiental del proceso de fabricación. El cuero, por ejemplo, tiene una vida útil mucho más larga que la mayoría de los demás materiales. Mientras que el cuero sintético se agrieta y se desgasta fácilmente en unos pocos años, el material genuino puede durar hasta dos décadas. Esto significa que varias personas pueden usar y revender o reutilizar un par de zapatos de vestir o un cinturón de cuero de primera calidad a través de las generaciones.

Además, la producción de cuero también se considera uno de los procesos más dañinos para el medio ambiente. El ganado criado por su piel puede ser el mayor contribuyente a las emisiones anuales de gases de efecto invernadero del planeta. En ciertas partes del mundo, el proceso de extracción del cuero puede resultar excesivamente cruel para el animal. Mientras tanto, las sales y los productos químicos utilizados para procesar el cuero y preservar sus cualidades naturales a menudo terminan en los ríos, contaminando áreas mucho más allá del centro de producción.

Finalmente, el transporte y las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte de artículos de cuero terminados aumentan aún más la huella de carbono de cada bolso y cada cinturón de cuero.

El cuero es solo un ejemplo de un material cuya producción es destructiva y viable para su reutilización durante muchos años. Otros materiales como el plástico, el algodón, el aluminio y el cobre son igualmente abundantes en el mundo moderno.

En los últimos años, ciertos artículos de uso común han combinado una amplia gama de materiales provenientes de diferentes partes del mundo y ensamblados en una estructura compleja que magnifica el impacto ambiental potencial. Los dispositivos digitales son el mejor ejemplo de esto. Los teléfonos inteligentes, las computadoras portátiles y las tabletas contienen trazas de minerales de tierras raras, baterías que pueden derramar sustancias tóxicas en el suelo o en el agua que las rodea cuando se degradan, o revestimientos plásticos complejos que no son biodegradables.

Aunque estos dispositivos digitales se revenden y reutilizan con frecuencia, lo que minimiza el impacto potencial en el medio ambiente, los fabricantes admiten que los diseñan con obsolescencia programada, lo que limita el potencial de reutilización. Aquí es donde los grupos de consumidores y los organismos reguladores deben presionar a los legisladores y líderes políticos para que tomen medidas y obliguen a la industria a tener mejores estándares.

Línea de fondo

Comprender la forma en que se construyen las cosas y los materiales utilizados permite a los consumidores tomar decisiones conscientes sobre su impacto ambiental. A menudo, la mejor opción para la mayoría de los consumidores es comprar artículos de segunda mano que tienen un precio reducido y están disponibles convenientemente donde viven. Para los vendedores, revender o donar productos usados ​​es el equilibrio perfecto entre ganar dinero y salvar el mundo.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

5 + doce =