Estudio de la ONU pide soluciones basadas en la naturaleza para ayudar a una mejor gestión del agua

Cinco mil millones de personas podrían quedar con acceso deficiente al agua para 2050 si no se hace nada para mejorar su suministro y calidad, según reveló un informe.

La dura advertencia se hizo en la edición de 2018 del Informe sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo de las Naciones Unidas.

La publicación del estudio, que coincide con el Día Mundial del Agua el 22 de marzo, argumenta que los embalses, los canales de riego y las plantas de tratamiento de agua no son los únicos instrumentos de gestión del agua a nuestra disposición.

Las soluciones basadas en la naturaleza (NBS), como las estructuras de recolección de agua y la regeneración de suelos y bosques, deben adoptarse para «evitar conflictos relacionados con el agua», afirma el informe.

“Si no hacemos nada, unos cinco mil millones de personas vivirán en áreas con poco acceso al agua para 2050”, dijo Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO, durante una presentación conjunta del informe con Gilbert Houngbo, presidente de ONU-Agua. , en el 8º Foro Mundial del Agua en Brasilia (Brasil).

Azoulay dijo:

“Necesitamos nuevas soluciones en la gestión de los recursos hídricos para enfrentar los desafíos emergentes a la seguridad del agua causados ​​por el crecimiento de la población y el cambio climático.

“Este informe propone soluciones que se basan en la naturaleza para gestionar mejor el agua”.

Las medidas de NBS ya se han practicado con un éxito sorprendente.

En 1986, el estado indio de Rajasthan había experimentado una de las peores sequías de su historia. Durante los años siguientes, una ONG trabajó junto con las comunidades locales para establecer estructuras de captación de agua y regenerar suelos y bosques en la región.

Esto condujo a un aumento del 30 % en la cubierta forestal, los niveles de las aguas subterráneas aumentaron varios metros y la productividad de las tierras de cultivo mejoró.

Estas medidas, decía la última edición del informe, Soluciones basadas en la naturaleza para el agua, son buenos ejemplos de NBS. Reconoce el agua no como un elemento aislado, sino como parte integral de un proceso natural complejo que implica la evaporación, la precipitación y la absorción de agua a través del suelo.

La presencia y extensión de la cubierta vegetal en pastizales, humedales y bosques influye en el ciclo del agua y puede ser el centro de las acciones para mejorar la cantidad y calidad del agua disponible.

“Durante demasiado tiempo, el mundo ha recurrido primero a la infraestructura construida por el hombre o “gris” para mejorar la gestión del agua”, escribe Houngbo en el prólogo del informe.

“Al hacerlo, a menudo ha dejado de lado el conocimiento tradicional e indígena que adopta enfoques más ecológicos.

“Tres años después de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, es hora de que volvamos a examinar las soluciones basadas en la naturaleza (SbN) para ayudar a lograr los objetivos de gestión del agua”.

Centrándose en la ‘ingeniería ambiental’

La denominada infraestructura ‘verde’, a diferencia de la infraestructura ‘gris’ tradicional, se centra en preservar las funciones de los ecosistemas, tanto naturales como construidos, y la ingeniería ambiental en lugar de la ingeniería civil para mejorar la gestión de los recursos hídricos.

Esto tiene múltiples aplicaciones en la agricultura, el mayor consumidor de agua con diferencia. La infraestructura verde puede reducir las presiones sobre el uso de la tierra al tiempo que limita la contaminación, la erosión del suelo y los requisitos de agua al contribuir al desarrollo de sistemas de riego más eficaces y económicos, por ejemplo.

Un Sistema de Intensificación del Arroz, introducido originalmente en Madagascar, ayuda a restaurar el funcionamiento hidrológico y ecológico de los suelos en lugar de utilizar nuevas variedades de cultivos o productos químicos.

Permite ahorros del 25 al 50 % en los requisitos de agua y del 80 al 90 % en semillas, al tiempo que aumenta la producción de arroz en un 25 a 50 %, según la región en la que se implemente.

Se estima que la producción agrícola podría aumentar en un 20 % en todo el mundo si se utilizaran prácticas de gestión del agua más ecológicas.

Un estudio citado por el Informe revisó proyectos de desarrollo agrícola en 57 países de bajos ingresos y encontró que el uso más eficiente del agua, combinado con reducciones en el uso de pesticidas y mejoras en la cobertura del suelo, aumentó el rendimiento promedio de los cultivos en un 79 %.

Las soluciones verdes también han mostrado un gran potencial en las zonas urbanas. Si bien los muros con vegetación y los jardines en la azotea son quizás los ejemplos más reconocibles, otros incluyen medidas para reciclar y recolectar agua, pozos de retención de agua para recargar las aguas subterráneas y la protección de las cuencas hidrográficas que abastecen las áreas urbanas.

La ciudad de Nueva York ha estado protegiendo sus tres cuencas hidrográficas más grandes desde fines de la década de 1990. Al deshacerse del suministro de agua sin filtrar más grande de los EE. UU., la ciudad ahora ahorra más de $300 millones al año en costos de mantenimiento y tratamiento de agua.

China inició recientemente un proyecto titulado “Ciudad Esponja” para mejorar la disponibilidad de agua en los asentamientos urbanos. Para 2020, construirá 16 Ciudades Esponja piloto en todo el país con el objetivo de reciclar el 70 % del agua de lluvia a través de una mayor penetración, retención y almacenamiento del suelo, purificación del agua y restauración de los humedales adyacentes.

Los humedales solo cubren alrededor del 2,6 % del planeta, pero desempeñan un papel desproporcionadamente importante en la hidrología. Impactan directamente en la calidad del agua al filtrar sustancias tóxicas de pesticidas, descargas industriales y mineras.

Existe evidencia de que los humedales por sí solos pueden eliminar del 20 al 60 % de los metales en el agua y atrapar del 80 al 90 % de los sedimentos de la escorrentía.

Sin embargo, los ecosistemas tienen límites y no pueden filtrar todo tipo de sustancias tóxicas vertidas al agua.

Hay puntos de inflexión más allá de los cuales los impactos negativos de la carga de contaminantes en un ecosistema se vuelven irreversibles, de ahí la necesidad de reconocer umbrales y gestionar los ecosistemas.

Los humedales también actúan como barreras naturales que absorben y capturan el agua de lluvia, limitando la erosión del suelo y los impactos de ciertos desastres naturales como las inundaciones.

Con el cambio climático, los expertos predicen que habrá un aumento en la frecuencia e intensidad de los desastres naturales.

Algunos países han comenzado a tomar precauciones. Por ejemplo, Chile anunció medidas para proteger sus humedales costeros después del tsunami de 2010. El estado estadounidense de Luisiana creó la Autoridad de Restauración y Protección Costera tras el huracán Katrina (2005), cuyo impacto devastador se vio magnificado por la degradación de los humedales en el delta del Mississippi.

Sin embargo, el uso de soluciones basadas en la naturaleza sigue siendo marginal y casi todas las inversiones aún se canalizan a proyectos de infraestructura gris, según el informe.

Sin embargo, para satisfacer la creciente demanda de agua, la infraestructura verde parece ser una solución prometedora que complementa los enfoques tradicionales.

Los autores del informe piden un mayor equilibrio entre los dos, especialmente dado que las soluciones basadas en la naturaleza están mejor alineadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados por las Naciones Unidas en 2015.

Infografía de soluciones basadas en la naturaleza para el agua

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

2 + quince =