El otro bosque: el ecosistema boreal que desaparece

La zona boreal es una vasta extensión de bosque contiguo que rodea el mundo en latitudes altas en el hemisferio norte, aproximadamente entre 50 y 70 grados de latitud norte. Se compone principalmente de especies de árboles coníferos como piceas y abetos, pero algunas especies de hoja caduca como abedules y hayas se pueden encontrar a lo largo de arroyos y ríos. A pesar de las tasas de precipitación anual relativamente bajas, el bosque boreal es húmedo y húmedo. Este bioma es una de las regiones naturales más sensibles de todo el mundo, y varias tendencias distintas amenazan su propia supervivencia.

Ya no está protegido

Debido a su aislamiento geográfico y su clima severo, las poblaciones humanas endémicas son bastante bajas aquí, y una red de transporte subdesarrollada ha impedido que pocos turistas invadan este vasto bioma hasta hace muy poco. Sin embargo, esto ha cambiado, ya que los intereses comerciales buscan explotar los vastos recursos del bosque boreal.

Registro Comercial

Al igual que las selvas tropicales que se extienden a ambos lados del ecuador, los suelos de los bosques boreales son sorprendentemente pobres en nutrientes. A diferencia de los bosques templados de latitudes medias más fértiles, donde la regeneración de las especies es fácil, el bosque boreal es un ecosistema frágil que no tolera perturbaciones generalizadas como la tala comercial. Solo en Canadá, más de un millón de acres se pierden cada año debido a la tala, principalmente para las industrias del papel y muebles.

Algunas operaciones madereras producen áreas abiertas cubiertas de tocones de 20,000 acres o más, reduciendo el bosque a escombros hasta donde alcanza la vista. El ecosistema boreal tarda años en recuperarse de tal herida, y durante este período de recuperación puede ser susceptible a especies de insectos o plantas invasoras.

Minería y Extracción de Hidrocarburos

Los precios de las materias primas y los metales preciosos aumentan cada día, lo que hace que el bosque boreal, rico en recursos, sea más atractivo que nunca para las rapaces empresas mineras. Muchas de las minas más productivas del mundo se encuentran aquí. Desafortunadamente, muchos acres de bosque deben ser talados para dar paso a caminos de acceso dentro y fuera de las zonas mineras, y la escorrentía tóxica de la producción local de oro y plata puede contaminar las vías fluviales locales, matando la vida silvestre millas río abajo.

La extracción de petróleo y gas es aún más devastadora para el bosque boreal. En el extremo norte del bosque, la producción de gas natural requiere cavar profundamente en el permafrost, liberando cantidades prodigiosas de metano que contaminan la atmósfera y contribuyen al calentamiento global. Mientras tanto, en algunas partes de Canadá, la producción de petróleo de «arenas bituminosas» requiere importantes desmontes y contamina las vías fluviales en miles de kilómetros a la redonda.

Cambio climático

Aunque sus causas principales son las operaciones industriales a gran escala que se encuentran en latitudes más bajas, el cambio climático afecta de manera desproporcionada a los bosques boreales y otros ecosistemas de latitudes altas. A medida que el bosque boreal se calienta y se vuelve más húmedo, las especies de insectos invasores han aprovechado la temporada de reproducción libre de heladas más prolongada para trasladarse al norte y devastar las comunidades de plantas locales. Las temperaturas anuales promedio más cálidas también contribuyen al derretimiento generalizado del permafrost, que libera gases de efecto invernadero como el metano a la atmósfera y exacerba aún más el cambio climático.

El bosque boreal que rodea el planeta en Canadá, Rusia, Alaska y Escandinavia es uno de los hábitats más importantes de la Tierra y un tremendo motor para la producción de oxígeno. Desafortunadamente, su propia supervivencia está amenazada por actividades humanas como la minería, la extracción de petróleo, la tala comercial y el cambio climático. Sin la cooperación internacional para delinear los usos aceptables de este medio ambiente, la selva boreal pronto podría seguir el camino de la selva amazónica, reducida a una cáscara de lo que era.

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

dieciocho − 17 =