El jardín vertical es la apuesta de futuro

La Ciudad de México invierte en jardines verticales como forma de retener la contaminación

Señalados como una alternativa para mejorar la sostenibilidad urbana, los jardines verticales están ganando cada vez más espacio en las grandes metrópolis. En la Ciudad de México, se convirtieron en monumentos, además de ayudar a capturar contaminantes en una de las ciudades más sucias del mundo.

Hay siete jardines gigantes repartidos por los barrios de la capital mexicana. El grupo VerdMX garantiza que el aire de la ciudad es de mejor calidad. Según los organizadores, la iniciativa es pionera en el mundo.

Según la ONG VerdMX, cada metro cuadrado de jardín vertical es capaz de capturar hasta 130 gramos de contaminantes. En un año, un edificio de cuatro pisos con jardines verticales puede filtrar 40 toneladas de partículas contaminantes en el aire.

Contaminación

En 1992, la Ciudad de México fue considerada la más contaminada del mundo por la ONU y desde entonces ha trabajado para revertir esta situación. Las altas tasas se deben al crecimiento de la población y al aumento del número de automóviles. La geografía de la ciudad, rodeada de montañas por todos lados, también ayuda en la acumulación de contaminantes.

Las autoridades municipales cuentan con el proyecto Proaire, que ya se encuentra en su cuarta edición. Entre 2002 y 2010, se llevaron a cabo más de 80 medidas contra la contaminación, como la reducción de emisiones industriales y automotrices, la integración de políticas públicas sostenibles, programas de sensibilización educativa y apoyo a ONG como VerdMix.


Fuente: Ecodesenvolvimento


Vea también:

Deja un comentario

13 − seis =