El desastre de Fukushima en Japón conduce a la energía geotérmica

Han pasado casi 18 meses desde el terremoto de magnitud 9,0 que asoló la costa japonesa. El desastre fue responsable de la tragedia nuclear que se desarrolló en la planta de energía Fukushima Daiichi de Japón. Pero a pesar de esa tragedia, los lugareños han estado encontrando oportunidades para mejorar el medio ambiente.

Antes del desastre del año pasado, el balneario de Tsuchiyu Onsen atraía a decenas de miles de turistas. Todos estaban en busca de las cualidades curativas de sus aguas termales. Ahora, ese mismo recurso natural está a punto de convertir este resort en un pionero del impulso del país hacia la energía renovable.

Tsuchiyu está a 15 km de Fukushima. Para la primavera de 2014, generará 250 kilovatios de electricidad. Eso es aproximadamente una cuarta parte de las necesidades totales de la ciudad. Todo esto tendrá lugar en una planta geotérmica escondida en las montañas circundantes.

La planta será la primera que se construya dentro de un parque nacional. Es un movimiento controvertido que solo fue posible después de que el Ministerio de Medio Ambiente relajó recientemente las regulaciones sobre el desarrollo de áreas protegidas.

Si todo va según lo planeado, el proyecto no solo podría ayudar a la ciudad a ser autosuficiente en la generación de energía, sino también a revivir su papel como destino turístico. El número de visitantes disminuyó debido a los temores persistentes sobre la radiación. En el pasado, los operadores de aguas termales han estado entre los oponentes más feroces de la energía geotérmica. Eso es porque es una fuente de energía obvia dadas las enormes reservas de agua volcánica de Japón. Muchos operadores temen que las plantas geotérmicas afecten el flujo y la calidad del agua, que se bombea desde las profundidades y luego se enfría para beneficio de los entusiastas bañistas de Japón.

Pero en Tsuchiyu es una historia diferente. Los propietarios de spas son ahora algunos de los más entusiastas patrocinadores de la energía geotérmica. Kazukya Ikeda es gerente general de la Asociación de Turismo Tsuchiyu Onsen. Ikeda dice: “La planta no afectará la calidad del agua ni la temperatura. Hemos sondeado la opinión en el pueblo y nadie ha puesto objeciones”.

La medida también tiene sentido económico. Según un nuevo sistema de tarifas de alimentación introducido el mes pasado, las empresas de servicios públicos deben pagar precios superiores por la energía renovable: 42 yenes (alrededor de 53 centavos) por kilovatio de energía geotérmica.

La resistencia a la energía geotérmica ha sido enorme en Japón. Algunos observadores dicen que eso se debe a que la nación siempre ha dependido en gran medida de la energía nuclear de Fukushima. Pero desde el desastre nuclear de 2011, la mentalidad japonesa está comenzando a cambiar. Japón ahora puede aprovechar un recurso que los expertos en energía creen que tiene un enorme potencial. Según el Ministerio de Comercio e Industria, sus 18 plantas geotérmicas representan el 0,2% de la producción de electricidad. Y no se han construido nuevas plantas durante una década.

Los científicos creen que la participación del sector podría aumentar enormemente. Eso es gracias a la tarifa de alimentación, los nuevos subsidios para financiar las perforaciones de prueba y el reconocimiento oficial de que el apogeo de la energía nuclear ha pasado.

A largo plazo, Ikeda cree que Tsuchiyu se convertirá en un modelo para otros pueblos pequeños que luchan por encontrar fuentes de energía limpias y estables.

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

cuatro × dos =