El bote de basura amarillo – Conservation Nature

El contenedor amarillo, creado en 1992, concierne hoy a la gran mayoría de los franceses. Se trata de cuatro tipos principales de residuos. En primer lugar, el papel (si no hay papelera azul): es decir periódicos, flyers, revistas … Si llegan envueltos en film plástico habrá que retirarlo antes de reciclarlos.

Luego, los contenedores amarillos también acogen el cartón, en todas sus formas: cajas, embalajes, ladrillos, etc. Estos embalajes deben estar doblados y limpios. El acero y el aluminio, en forma de latas, botellas de metal o latas, también pertenecen al contenedor amarillo. Los paquetes no tienen que enjuagarse necesariamente antes de desecharse, pero al menos deben estar vacíos. Por último, el contenedor amarillo aloja plásticos: botellas, frascos, latas … Como ocurre con el aluminio, deben estar vacíos, pero no necesariamente limpios. De acuerdo con las instrucciones de clasificación, se aceptarán ciertos tipos de plástico y no otros.

El difícil caso del reciclaje de plástico

En teoría, se supone que el plástico se recicla. De hecho, esto está muy lejos de ser sistemáticamente el caso. Este material, aunque bastante reciente, ha experimentado un crecimiento espectacular desde mediados del siglo XX. A día de hoy, se estima que ya se han producido más de 8 mil millones de toneladas de plástico: de esta gigantesca cifra, solo el 12% ha sido incinerado y el 9% reciclado. Por lo tanto, los miles de millones de toneladas restantes todavía se encuentran en algún lugar, y la mayoría de las veces se descomponen en la naturaleza o en los océanos. Sin embargo, los plásticos tardan más de 400 años en degradarse y su descomposición contribuye a la contaminación del agua y el suelo. Al ritmo frenético actual de la producción de plástico, la situación solo puede empeorar, ya que los desechos plásticos se acumulan cada vez más. Hoy, los océanos contienen alrededor de 150 millones de plásticos; pero la situación es tal que se estima que en 2050 habrá más plástico que peces en los océanos.

En Francia, algunos residuos se reciclan y recuperan bien: este es el caso del vidrio, del cual el 100% de los elementos recogidos (es decir, tres cuartas partes de los residuos) se reciclan. Pero los desechos plásticos se tratan de manera muy desigual. Algunos, como frascos o botellas, se reciclan bastante bien, especialmente cuando se recolectan como parte de una clasificación fácil (es decir, todas las formas de plástico se pueden colocar en el mismo contenedor). Sin embargo, algunos residuos, como los envases flexibles y / o complejos, todavía luchan por ser reciclados y acaban enterrados.

Casi una cuarta parte de los residuos plásticos en Francia se recicla: al incinerarse, se convierte en una importante fuente de energía. Sin embargo, aún queda mucho por hacer, en particular en la recogida de residuos plásticos. De hecho, estos se diferencian según su composición, lo que tiene dos inconvenientes: una parte importante de los residuos plásticos no se puede reciclar, y esta diferenciación mantiene la confusión a la hora de clasificar los residuos por particulares.

Los diferentes plásticos y su proceso de reciclaje

Los tres tipos principales de plásticos reciclables que se utilizan principalmente son PET, HDPE y PP. El acrónimo PET, también llamado PETE, significa tereftalato de polietileno. Este plástico flexible, transparente y ligero es muy utilizado para botellas de todo tipo (agua, zumo, aceite, pero también productos domésticos). Es reciclable cuando está debidamente clasificado (contenedor amarillo). HDPE (o HDPE) significa polietileno de alta densidad, es un plástico que también se usa para botellas y viales. Es más espeso y rígido, y es opaco: generalmente se usa para leche, champú o detergentes pesados. Por último, el PP, o polipropileno, es un plástico duro que se utiliza para contenidos más sólidos o más sucios (yogures, alimentos grasos).

Hay otros envases de plástico que son mucho más difíciles de reciclar. Sin embargo, todavía se utilizan mucho: son plásticos muy finos o blandos, que no pesan lo suficiente para que su reciclaje sea rentable. Por lo tanto, las películas para alimentos, las bolsas de plástico o las fundas de yogur deben eliminarse con la basura doméstica.

Este es el problema que el sistema de “clasificación simplificada” pretende resolver. Este sistema prevé que todos los tipos de plástico, incluso aquellos que no se consideraban reciclables hasta entonces, caigan en el mismo contenedor (amarillo) para ser reciclados juntos. Algunos municipios franceses han adoptado este sistema, que fomenta la clasificación simplificando las instrucciones y mutualiza todos los residuos plásticos para que el reciclaje sea más rentable.

En Francia, la clasificación y el reciclaje de residuos plásticos, en particular los envases, tuvo lugar en 1992. Fue posterior a la clasificación del vidrio, introducida en la década de 1970. Desde el inicio de la clasificación, Francia ha optado por métodos locales de reciclaje y recuperación. , en su propio territorio o en la Unión Europea para promover el comercio. En 2019, el 84% de los residuos de envases se reciclaron en Francia y el 15% en la Unión Europea. Así, solo el 1% se ha reciclado fuera de Europa, lo que limita la contaminación ligada al transporte de residuos.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

tres × uno =