Dar el “Sí, quiero” al Medio Ambiente

Bodas que dan el “sí, quiero” al medio ambiente.

Más parejas están agregando opciones ambientalmente racionales a sus planes de boda.

Sarah Shewey, fundadora de Pink Cloud Events, una compañía de producción de eventos ecológicos con sede en Los Ángeles, dice que las novias y los novios están superando la idea errónea de que una boda ecológica no puede ser grande y fabulosa.

“Descubrimos que ahora más que el año pasado, y definitivamente hace más de dos años, la gente se emociona mucho”, dice ella. “Hay más opciones ahora que antes. Están surgiendo más empresas que ofrecen servicios ecológicos o destacan los aspectos ecológicos”.

Es posible tener una boda ecológica con cualquier tipo de presupuesto, dice Shewey, pero la pareja debe priorizar cómo quiere gastar su dinero. Las parejas deben ser conscientes de que si desean alimentos y flores cultivados localmente, es posible que haya menos vendedores para elegir. Con opciones orgánicas, es posible que sea necesario aumentar el presupuesto para alimentos.

Otra tendencia alimentaria que Shewey ha notado es el uso de productos locales por parte de los proveedores de servicios de catering y una disminución en el tamaño de las porciones, ambas en respuesta a ver tanto desperdicio de alimentos.

Algunas parejas encuentran otras formas de disminuir el impacto del día de su boda, ya sea plantando árboles para compensar las emisiones de carbono de los invitados de fuera de la ciudad o comprando platos y vasos para el día de la boda en tiendas de segunda mano o registrándose para recibir regalos orgánicos, ecológicos y plantables.

Las parejas también están repensando la luna de miel visitando lugares enfocados en el ecoturismo o incluso redirigiendo algunos de sus dólares de luna de miel a otros lugares, dice Shewey. Una pareja con la que trabajó planeó una luna de miel a menor escala y usó el dinero restante para instalar pisos de bambú en su casa.

Los registros nupciales también se están volviendo más ecológicos, y las parejas eligen productos como toallas orgánicas y ropa de cama. Esto también educa a los invitados sobre la compra de regalos. Shewey ofrece a sus clientes un registro personalizado en eco-boutiques del área de Los Ángeles.

Las novias, en particular, están aprendiendo que los vestidos y el maquillaje también pueden conseguir ese toque especial. La compañía de Shewey tiene un «estilista de moda ético» que ayuda a elegir el vestido adecuado, ya sea de alta costura vintage o hecho con materiales responsables, dice ella.

“Hay un proceso de educación que afecta el estilo de vida de las novias después de la boda, que nos emociona mucho”, dice Shewey. “La boda es un pequeño reflejo y proyección de lo que será nuestro estilo de vida, por lo que poder incorporar cosas como la moda, el maquillaje y el cabello, algo que todas las chicas hacemos todos los días, es genial”.

[via]

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario

2 × 3 =