China permite que aumenten las emisiones para aumentar el PIB

En una declaración reciente de Xie Zhenhua, el principal negociador ambiental de China, China permitirá que sus emisiones de gases de efecto invernadero sigan aumentando hasta que su PIB per cápita sea cinco veces su tasa actual. Para justificar esta política ambiental, Xie mira hacia el historial de emisiones de los países occidentales desarrollados. Allí, los principales niveles de emisiones alcanzaron un máximo de 50.000 dólares de PIB per cápita; con un PIB de solo $5000 per cápita, China desea permitir que su PIB crezca al menos a $25,000 antes de promulgar reducciones estrictas en las emisiones de gases de efecto invernadero. Xie enfatiza que la política consiste en imponer sanciones justas y equilibradas para todos los países en desarrollo.

Solo con esos hechos, el argumento de Xie es sólido. Sin embargo, dado que China ya emite una cuarta parte de las emisiones de CO2 del mundo cada año, definitivamente hay más en la imagen que simplemente desarrollar la economía. En una declaración posterior, Xie admitió que las alternativas bajas en carbono pronto serán la opción principal para la mayoría de los países, y que los países que dimensionen la iniciativa para desarrollar estas tecnologías sostenibles hoy obtendrán una ventaja en un mercado competitivo posterior.

Xie señala que, aunque sus niveles de emisiones están aumentando, los niveles aumentan lentamente debido a las políticas ambientales internas de China. Solo el año pasado, China adoptó objetivos para reducir el consumo de energía en un 16 % y aumentar la proporción de combustibles no fósiles en su combinación energética al 11,5 %. También señala que China invertirá $ 7 mil millones durante los próximos tres años para instalar 3 GigaWatts de energía solar, con otros mercados sostenibles planeados en el futuro.

La noticia llega a la luz de la Cumbre de Cambio Climático de Doha de la próxima semana, donde diplomáticos de todo el mundo se reunirán para discutir las políticas globales de cambio climático. Un tema importante de debate es el Protocolo de Kioto, que vence oficialmente a fines de este año. Tanto diplomáticos como defensores del medio ambiente esperan que la Cumbre extienda el acuerdo por varios años. Sin embargo, EE. UU. y otros países industrializados desconfían de extender el Protocolo sin grandes concesiones, a saber, el fortalecimiento de las políticas de reducción de emisiones en grandes economías como China e India. Si Xie se mantiene fiel a sus políticas durante la conferencia, el Protocolo de Kioto está en peligro de expirar por completo.

Muchos grupos de activistas ambientales están preocupados de que la Cumbre de Doha sea solo otra RIO+20, una gran reunión de negocios que se esconde detrás de una máscara pro-verde. Y si los diplomáticos siguen el hilo de pensamiento de Xie, de permitir que la política económica influya en gran medida en la política ambiental, entonces será solo otra conferencia ambiental fallida.

Pero quizás esta cumbre sea diferente. Desde RIO+20, Alemania, Japón y Francia han dado un paso adelante como principales defensores de la energía sostenible; Tokelau se ha vuelto completamente dependiente de la energía; Suecia está en camino de tener una tasa de desvío de basura del 100%. Si permitimos que estos países progresistas tomen el escenario e influyan en el tren de pensamiento, entonces tal vez haya esperanza de que Doha, y lo que sea que siga a Kioto, sea realmente efectivo para detener la marea del cambio climático.

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

dos × cinco =