Causas del calentamiento global – Conservation Nature

El calentamiento global se atribuye en gran medida a un efecto invernadero adicional, debido a las emisiones de gases de efecto invernadero y principalmente a las emisiones de CO2, debido a las actividades humanas.

El efecto invernadero es un proceso natural de calentamiento del clima que interviene en el balance radiativo de la Tierra (balance entre la cantidad de energía recibida por la Tierra y la cantidad de energía reemitida hacia el espacio. Cuando el balance es cero, la temperatura media del planeta es estable.). Se debe a los gases de efecto invernadero contenidos en la atmósfera, principalmente vapor de agua (que más contribuye al efecto invernadero), dióxido de carbono y metano.

La mayoría de los gases de efecto invernadero son de origen natural. Pero algunos de ellos solo se deben a la actividad humana o ven aumentar su concentración en la atmósfera debido a esta actividad. El efecto invernadero no es en sí mismo perjudicial para los ecosistemas; sin él, la temperatura de la Tierra rondaría los -18 ° C. Sin embargo, un exceso de gases de efecto invernadero que exceda la capacidad de los ecosistemas para atraparlos y absorberlos es un peligro para la mayoría de las especies.

Debido a las actividades humanas, la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera ha seguido aumentando. La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera ha aumentado en un 31% desde 1750. La tasa actual de aumento no tiene precedentes en al menos 20.000 años. Las emisiones globales de gases de efecto invernadero de las actividades humanas han aumentado desde la época preindustrial; el aumento fue del 70% entre 1970 y 2004. Aproximadamente tres cuartas partes de las emisiones humanas de dióxido de carbono durante los últimos veinte años se deben a la combustión de combustibles fósiles. El resto se debe principalmente a cambios en el uso del suelo, especialmente a la deforestación.

Cuando usamos combustibles fósiles, como carbón, petróleo o gas, quemamos carbono, agregando CO2 al aire: alrededor de 20 mil millones de toneladas por año en todo el mundo. Los océanos y los bosques y, en mucha menor medida, otras plantas eliminan aproximadamente la mitad de este exceso de dióxido de carbono. Sin embargo, su concentración sigue creciendo: de alrededor del 0,028% hace 150 años, hoy es del 0,0365%. Entre 1970 y 2004, las emisiones anuales de dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero antropogénico, aumentaron de 21 a 38 gigatoneladas (Gt), un aumento de alrededor del 80%, y representaron el 77% de las emisiones antropógenas totales de GEI en 2004.

Otro gas de efecto invernadero es el metano (CH4), cuya concentración se ha duplicado desde la revolución industrial. Las fuentes “humanas” son los arrozales, los basureros, las haciendas ganaderas, las fugas de las redes de gas y la minería del carbón. La concentración atmosférica global de CH4 disminuyó de alrededor de 715 ppb en la época preindustrial a 1.732 ppb a principios de la década de 1990, y llegó a 1774 ppb en 2005. La tasa de crecimiento ha estado disminuyendo desde principios de la década de 1990, en consonancia con las emisiones totales (suma de antropogénicos y fuentes naturales), que se han mantenido prácticamente constantes durante este período.

El óxido nitroso u óxido nitroso (N2O) es otro gas de efecto invernadero, que proviene de ciertas industrias y del exceso de aplicaciones de fertilizantes. La concentración atmosférica global de N2O cayó de 270 ppb en la época preindustrial a 319 ppb en 2005.

También hay ozono en la atmósfera inferior, que se forma como resultado de las emisiones de monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (N2O) y compuestos orgánicos volátiles (COV). Finalmente, están los gases fluorados: CFC, HCFC, HFC, PFC y HF6. La concentración de muchos hidrocarburos halogenados (incluidos los hidrofluorocarbonos) aumentó, principalmente como resultado de las actividades humanas, mientras que en la era preindustrial estuvo cerca de cero.

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario

18 − seis =